#RioplatensesNoVayan: Organismos de DD.HH. solicitan que no se juegue el amistoso entre Uruguay y Argentina en Israel

Estándar

Por Guillermo Martínez.

A partir de los rumores sobre un posible amistoso en Israel  —el 19 de noviembre— de las selecciones masculinas de fútbol de Argentina y Uruguay, organismos de Derechos Humanos y organizaciones en solidaridad con Palestina iniciaron una campaña de difusión sobre la situación en territorios palestinos ocupados solicitando la cancelación del partido.

El pedido se realizó a la AFA (Asociación del Fútbol Argentino) y la AUF (Asociación Uruguaya de Fútbol). Las organizaciones que llevan adelante este pedido se encuentran expectantes de la respuesta de las organizaciones de fútbol ya que se cuenta con el antecedente de la cancelación por parte de la selección masculina argentina del partido que se iba a disputar en 2018 con Israel.

La información del partido se realizó la última semana de septiembre en medios de comunicación a ambas orillas del Río de La Plata, pero sin tener la confirmación del calendario de partidos en AFA o AUF. Aquí se adjunta la carta enviada a ambas organizaciones,

Sr. Ignacio Alonso Labat

Presidente Asociación Uruguaya de Fútbol

Sr. Claudio Fabián Tapia                                     

Presidente Asociación del Fútbol Argentino

S/D

De nuestra mayor consideración:

En función a los rumores difundidos por los medios de comunicación sobre la posibilidad de que nuestras selecciones masculinas de fútbol vayan a disputar un encuentro amistoso en Tel Aviv, queremos transmitir nuestra inquietud  y preocupación ya que se utilizará políticamente este evento deportivo para fortalecer el lobby de un estado genocida que lleva ya 70 años violando de manera sistemática los derechos humanos del pueblo palestino. Queremos recordarles que las organizaciones de derechos humanos más reconocidas del mundo, incluyendo Amnistía Internacional, Human Rights Watch, FIDH, hasta organizaciones israelíes como B´Tselem consideran que el Estado de Israel viola sistemáticamente los derechos humanos del pueblo palestino.

Quizás ustedes recuerden a los cuatro niños que murieron a causa de un misil israelí disparado desde la costa mientras jugaban al fútbol en una playa de Gaza en julio de 2014. Además, el Estado de Israel tiene un largo historial de represión y obstrucción del deporte y el fútbol palestinos: encarcelamiento sin juicio, mutilación de futbolistas, asesinato, bombardeo de estadios y canchas, prohibición a futbolistas de Gaza de trasladarse a Cisjordania para competir en campeonatos nacionales, como así también les impide viajar al exterior para participar en torneos internacionales, formación de equipos de fútbol en las colonias israelíes ilegales asentadas en tierras palestinas robadas, etc.

Por todo ello, se llevaron adelante varias campañas (sobre todo en el marco de la UEFA) para exigir a la FIFA que adopte sanciones contra ese país, por violar reiteradamente la libertad deportiva y el derecho al deporte del pueblo palestino. Ver aquí las campañas bajo la consigna: Tarjeta Roja al Apartheid Israelí.

El Estado de Israel, además, utiliza el deporte y la cultura para lavar su imagen internacional y desviar la atención sobre los crímenes que comete a diario contra el pueblo palestino. Por eso, aceptar sus invitaciones a realizar partidos o espectáculos en su territorio es participar en ese lavado de imagen. Independientemente de vuestra intención, Israel utilizará el partido de nuestras selecciones para mostrarse como un estado moderno, abierto y liberal, ocultando la realidad de su régimen de ocupación militar, colonialismo y Apartheid (como describió fundadamente un comité de expertos de la ONU en informe del año 2017).

Es por todo esto que desde el año 2005, casi 200 organizaciones de la sociedad civil palestina han solicitado a todos los pueblos del mundo que se unan a una campaña global de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) para presionar a Israel hasta que respete el Derecho Internacional y los derechos del pueblo palestino. BDS se inspira en la campaña que ayudó a presionar y poner fin al Apartheid Sudafricano, que en sus últimos años de vida tenía prohibido participar en cualquier torneo deportivo internacional. 

Con este mensaje queremos apelar a vuestra sensibilidad y trayectoria humanitaria, solicitarles que nos brinden la oportunidad de conversar en profundidad acerca de nuestras razones para solicitar que escuchen el llamado al boicot cultural y deportivo. Estamos a disposición para aportar información y mantener un diálogo positivo y fraterno. Nos gustaría que puedan escuchar todos los argumentos, cuenten con información y luego tomen la decisión adecuada. Si bien es verdad que en la cuestión Palestina-Israel hay dos narrativas, hay una sola realidad, y ésta es el despojo y la opresión del pueblo palestino. Tantas resoluciones de la ONU, La Corte Internacional de Justicia, el Tribunal Russell sobre Palestina, y demás organismos creados con el fin de velar por los DD.HH., no pueden estar equivocados. La postura ética es colocarse del lado del oprimido y escuchar su clamor. Como bien dijo el Arzobispo Desmond Tutu: “Si eres neutral en una situación de injusticia, estás tomando partido por el opresor”. 

Esperamos que vuestras asociaciones repitan la correcta y digna decisión que tomó la Selección Masculina Argentina de cancelar su partido amistoso en Israel en el año 2018, y adopten una medida ejemplar y coincidente con los ideales de derechos humanos que enuncian, representando los valores de solidaridad y amistad de los pueblos argentino y uruguayo para con otros pueblos víctimas de opresión, Apartheid y genocidio como es el pueblo palestino. Sudáfrica nos marcó el camino hace tres décadas. No podemos retroceder y avalar con nuestra presencia amistosa un régimen de Apartheid en el siglo XXI.

Porque el fútbol y el deporte son incompatibles con la ocupación militar, la colonización y el Apartheid, y con la violación sistemática de los derechos humanos fundamentales de todo un pueblo, y porque no hay nada ‘amistoso’ en el Apartheid, llamamos a que no se juegue este partido en Israel.

 

Fuente: Virginia Bolten.

Los comentarios están cerrados.