¿Quieres ayudar a los israelíes? Conviértete en una persona antisionista

Estándar
Activistas de izquierda israelíes se manifiestan en solidaridad con los palestinos en Jaffa durante la huelga general en todo el país para protestar por la guerra en Gaza y el próximo desalojo de varias familias de sus hogares en Jerusalén Este, el 18 de mayo de 2021 (Oren Ziv).

Israel ha utilizado durante mucho tiempo el dolor judío para justificar la violencia contra los palestinos. Como antisionistas, nos corresponde a nosotros detener esta cínica explotación.

Por Asaf Calderon 19 de mayo de 2021.

Hasta el miércoles, el recuento de muertos en Israel y Palestina es de 227 palestinos en Gaza y 12 en Israel. Estos números revelan una innegable disparidad en el poder y, en consecuencia, en las pérdidas. Sin inmutarse por las cifras, el Estado de Israel y sus partidarios han ideado una serie de herramientas retóricas para justificar la violencia de Israel y el número desproporcionado de víctimas palestinas. Un par de argumentos engañosamente inocentes están resultando particularmente populares: “Es complicado” y “Hay dos lados de la historia”.

¿Cómo se puede discutir la complejidad? Por supuesto que es complicado; nunca hay un solo lado de una historia. Pero tampoco hay dos lados. Cada historia puede descomponerse en sus moléculas, diseccionarse de innumerables formas diferentes y observarse desde un sinfín de perspectivas. Si estás escribiendo una disertación al respecto, esta es una excelente manera de ver la situación en Palestina, pero no es una forma de hacer política.

La política se trata de elegir un bando. Si miras la cadena de eventos que llevaron a esta escalada – y el opresivo status quo que causó esos eventos – y todo lo que puedes decir es “es complicado”, no has cumplido con tu deber político.

El régimen de apartheid que ha creado Israel, con su jerarquía racial, desplazamiento y ocupación militar, está en la raíz del llamado “conflicto”. Israel tiene poder soberano sobre toda la tierra entre el río y el mar. Más específicamente, el gobierno israelí eligió conscientemente iniciar la escalada actual debido a la confluencia de su ideología supremacista judía y los estrechos intereses políticos de Netanyahu. El desplazamiento de palestinos de Sheikh Jarrah ha sido facilitado durante mucho tiempo por el régimen, como parte del proyecto más amplio de la continua limpieza étnica que comenzó con la Nakba en 1948.

La policía israelí detiene a una mujer palestina en Sheikh Jarrah, el 10 de mayo de 2021. (Oren Ziv)

Las últimas protestas en Sheikh Jarrah se produjeron justo cuando Netanyahu se enfrentaba a una posible coalición de judíos y palestinos que podría haberlo destronado, dejándolo frente a sus cargos de corrupción. En lo que puede verse como un intento deliberado de provocar tensiones, el gobierno de Netanyahu reaccionó a las protestas de Sheikh Jarrah asaltando la mezquita de Al-Aqsa.

Dos días después de que se lanzaron cohetes contra Israel, Israel comenzó su ataque en curso contra Gaza y la violencia estalló en las calles, esta coalición propuesta se vino abajo. Las razones internas de la escalada son menos relevantes frente a la realidad actual de la violenta opresión de los palestinos que continuará degenerando en un derramamiento de sangre mientras se mantenga. Lo que importa es que el régimen israelí, que lleva a cabo esta dominación, tiene la responsabilidad general de la escalada y puede optar por ponerle fin, pero hasta ahora se ha negado a negociar un alto el fuego.

No hay “dos lados” de esta verdad, y optar por oponerse a la opresión y agresión de Israel no es moralmente complicado. Con eso en mente, estoy escribiendo esto para ti si ya estás convencido o sospechas eso, pero algo te impide oponerse a Israel de todos modos.

Lo que te detiene puede ser tu amor y preocupación por lo que ves como pueblo israelí. Con eso me refiero a los judíos que somos ciudadanos de Israel, dejando de lado a los ciudadanos palestinos de Israel y a otros que no entran en esta categoría. Puedes tener amigos y familiares israelíes sentados en refugios antiaéreos, o incluso seres queridos que resultaron heridos por un misil o por la violencia callejera. Puede que sientas una conexión especial con los israelíes porque te criaron para amarnos como a tus hermanos. El amor y el cuidado nunca son algo malo. Estoy feliz de que te preocupes por nosotros. Pero esto no debería impedirte oponerte al Estado de Israel. Al contrario: nuestro sufrimiento debería hacerlos enojar más con el régimen, no a ser más indulgentes.

El dolor israelí ha sido durante mucho tiempo aprovechado por el régimen y sus partidarios para justificar la violencia contra los palestinos. Es una táctica cínica. Se centra en nuestras heridas no para curarlas, sino para perpetuar la violencia sin fin que solo conducirá a más heridas, en su mayoría heridas palestinas, pero también heridas israelíes.

La explotación del dolor no es simplemente una táctica de hasbará *, está en el corazón mismo de la identidad israelí. Comienza con nuestros traumas históricos colectivos, desde los pogromos hasta el Farhud y muy especialmente el Holocausto, que se utilizan para justificar nuestra supuesta necesidad de un etnoestado. Continúa con la pérdida de nuestros soldados, a quienes lloramos anualmente justo antes del Día de la Independencia. Su “sacrificio” justifica nuestra cultura altamente militarizada – el mito del “ejército popular” – en el que todos sirven y las líneas entre civiles y soldados se vuelven cada vez más borrosas. Nuestro traumatismo colectivo por los ataques con misiles, los atentados suicidas y los desesperados ataques con cuchillos se utiliza para convencernos de que construir más muros es la única forma de mantenernos a salvo.

El sufrimiento se utiliza en Israel como pegamento social. Se presume que estamos unidos en la pérdida y el dolor. Sin embargo, el sufrimiento israelí no es homogéneo. La jerarquía racial interna de Israel, que coloca a los judíos asquenazíes en la parte superior y a los judíos mizrajíesy etíopes en la parte inferior (justo por encima de los palestinos), garantiza la distribución desigual del dolor. Las brutales políticas neoliberales de las últimas décadas perpetúan aún más la desigualdad y el sufrimiento. El pueblo israelí está plagado no solo de guerras constantes sino de un alto costo de vida, bajos salarios y un deterioro persistente de la red de seguridad social. Casi un tercio de los niños israelíes viven en la pobreza, mientras que una pequeña élite se enriquece día a día. En nombre de permanecer unidos contra enemigos externos, el sionismo ha creado una sociedad profundamente dividida.

Sin embargo, el régimen israelí no es algo externo que nos pase a los israelíes. No somos sus peones indefensos, sino sus defensores dispuestos. Si bien de ninguna manera debemos minimizar la responsabilidad del pueblo israelí por la violencia del régimen contra los palestinos, también debemos reconocer cómo esta violencia también nos daña a nosotros y cuán destructiva es. Reconocer las formas en que la calamitosa lógica del régimen israelí también se vuelve hacia adentro es un paso crucial para poder salir adelante de nuestra asociación con este régimen opresor y, en última instancia, disolverlo y construir algo mejor.

Mientras trato de hablar sobre el dolor israelí, incluso sobre mi propio dolor personal, siento una especie de malestar incómodo. Nuestro dolor ¿no está perpetuando la propaganda sionista? Quizás lo sea. Pero no debería. El sionismo nos prometió un refugio seguro y no nos entregó nada más que guerras, privaciones y luchas constantes. Como antisionistas israelíes, no debemos permitir que los sionistas se aprovechen de nuestro dolor. Y para los no israelíes que nos aman: deberían ser antisionistas debido a la injusticia que el sionismo provoca contra los palestinos. Pero si lo que te detiene es la sensación de que también necesitas proteger a los israelíes, no lo dudes.

* https://es.wikipedia.org/wiki/Hasbar%C3%A1 (N.del T.)

Asaf Calderon es un activista judeo-israelí que vive en Nueva York.

https://www.972mag.com/israeli-anti-zionists-palestinians/

Traducción de J.M.



Los comentarios están cerrados.