Archivo del Autor: losotrosjudios

«No podemos hacer como si no pasara nada»

Estándar

Por Koldo Campos.

El mundo del deporte se manifiesta de esta manera ante la guerra en Ucrania. En consecuencia, se suspenden partidos de fútbol y otras competencias deportivas, se adoptan medidas contra equipos rusos, se expulsa a deportistas de ese país… Y es que “no podemos hacer como si no pasara nada” pero no es verdad porque sí se puede, sí se puede mirar para otro lado. ¿Quién dice que no? ¡Claro que se puede hacer como que aquí no pasa nada! De hecho, hace años que el mundo del deporte lo viene haciendo cuando consiente que el Estado de Israel participe en las competencias deportivas europeas como si fuera un Estado europeo más y hasta prohibiendo, incluso, que el público pueda manifestar su repudio a un régimen que sigue ocupando Palestina, asesinando gente, robando sus recursos, levantando muros y a pesar de decenas de resoluciones de condena de Naciones Unidas. Y no pasa nada. El Hapoel y los Macabeos van y vienen por Europa sin que haya muestras de rubor, sonrojos o mayores escrúpulos y declaraciones.

Lee el resto de esta entrada

Más de 220 académicos/as de América Latina rechazan lazos con el apartheid israelí

Estándar

Académicos y académicas de 14 países de América Latina se niegan a participar en intercambios académicos, colaborar o recibir fondos de instituciones israelíes cómplices del apartheid, como un acto de defensa de los derechos del pueblo palestino.

La Campaña Palestina para el Boicot Académico y Cultural a Israel (PACBI) acoge con gran satisfacción la declaración firmada por más de 220 académicas y académicos de 14 países latinoamericanos, quienes se comprometen a rechazar cualquier vínculo con instituciones cómplices del apartheid israelí.

Los y las firmantes se comprometen a no participar en intercambios o colaboraciones académicas con instituciones israelíes cómplices o con el Estado de Israel, y a rechazar la financiación de estas entidades.

Lee el resto de esta entrada

Gideon Levy: «Dime qué hay de falso en el informe de Amnistía Internacional sobre Israel»

Estándar
Personas palestinas que se dirigen al complejo de la mezquita de Al Aqsa en Jerusalén Oriental para las oraciones del primer viernes del mes santo musulmán del Ramadán esperan para pasar por el control de Qalandia entre Ramala y Jerusalén Oriental, ambos en la Cisjordania ocupada, el 2 de junio de 2017. © Abbas Momani / AFP vía Getty Images

A medida que disminuyen las maldiciones y los chillidos –Amnistía son antisemitas, el informe está lleno de mentiras, la metodología es absurda– uno debe preguntarse: ¿Qué, precisamente, es incorrecto en el informe del apartheid?

¿Israel no se basó en una política explícita de mantener la hegemonía demográfica judía, mientras se reducía el número de palestinos dentro de sus fronteras? ¿Si o no? ¿Verdadero o falso? ¿Esta política no existe hasta el día de hoy? ¿Sí  o no? ¿Verdadero o falso? ¿Israel no mantiene un régimen de opresión y control de los palestinos en Israel y en los territorios ocupados en beneficio de los judíos israelíes? ¿Sí o no? ¿Verdadero o falso? ¿Las reglas de enfrentamiento con los palestinos no reflejan una política de disparar a matar, o al menos mutilar? ¿Sí o no? ¿Verdadero o falso? ¿Los desalojos de palestinos de sus hogares y la denegación de permisos de construcción no forman parte de la política israelí? ¿Sí o no? ¿Verdadero o falso? Lee el resto de esta entrada

La crueldad como política de Estado – La historia de Harun

Estándar

Palestina en el corazón

Tractor confiscado a por el ejército israelí a agricultores palestinos en la aldea de Al Rakiz, Columnas al Sur de Hebrón. Diciembre 2021. (B’Tselem).

María Landi

Publicado en el portal Desinformémonos el 31/1/22

Hace muchos años un amigo palestino me dijo: «El mundo no puede creer todo lo que nos hace Israel. Por eso necesitamos voces israelíes que lo cuenten.» Esa frase inolvidable de mi amigo vale para los hechos de hace 74 años –la limpieza étnica, la destrucción y la muerte que dieron origen al Estado de Israel− como para lo que viven todos los días desde entonces, bajo las mil y una políticas que tienen como único propósito hacer de la vida palestina un infierno cotidiano, hasta aniquilarla.

Podría dedicar esta columna a hacer un recuento de los actos de mayor crueldad cometidos solo este último mes en el territorio palestino –desde el Mediterráneo hasta el río Jordán−…

Ver la entrada original 2.160 palabras más

Y ahora Amnistía Internacional: Sí, es APARTHEID

Galería

Palestina y la microfísica de la muerte continua. Por Berenice Bento.

Estándar

Foto: Mustafa Hassona/Anadolu Agency

Por Berenice Bento.

El sistema mortífero operado por Israel actúa tanto con deliberación y constancia, en forma de genocidad, como en arrebatos inoportunos cuando el genocidio muestra su rostro inquietante. La resistencia y la solidaridad impiden la culminación del exterminio.

En las últimas horas de 2021 estaba terminando de leer el libro La expulsión de los palestinos i. Con una extensa documentación, Nur Masalha demuestra que todo el proceso de expulsión del pueblo palestino de sus tierras y hogares fue minuciosamente planificado. La supuesta “transferencia” (concepto inventado por los sionistas) del pueblo palestino a otras regiones se refiere en realidad a procesos de limpieza étnica. Abarcando otro período histórico, las investigaciones de Ilan Pappé ii contribuyen a deshacer la narrativa oficial del “Estado de Israel”. Es como si los dos libros estuvieran en una línea de continuidad temporal. Mientras que el análisis de Masalha abarca un período de 1882 a 1948, Pappé centrará su investigación histórica principalmente en los meses previos a la fundación del llamado «Estado de Israel». Lee el resto de esta entrada

¿Cómo se dice bantustán en hebreo?

Estándar

Por Ilan Baruch y Alon Liel.

Alon Liel e Ilan Baruch, exembajadores de Israel en Sudáfrica

Durante nuestras carreras en el servicio exterior, ambos fuimos embajadores de Israel en Sudáfrica. En este puesto, conocimos de primera mano la realidad del apartheid y los horrores que infligía. Pero más que eso, la experiencia y la comprensión que adquirimos en Sudáfrica nos ayudaron a entender la realidad en nuestro país.

Durante más de medio siglo, Israel ha gobernado los territorios palestinos ocupados con un sistema legal de dos niveles, en el que, dentro de la misma extensión de tierra en Cisjordania, los colonos israelíes viven bajo la ley civil israelí mientras que los palestinos viven bajo la ley militar. Se trata de un sistema de inherente desigualdad. En este contexto, Israel ha trabajado para cambiar tanto la geografía como la demografía de Cisjordania mediante la construcción de asentamientos, que son ilegales según el derecho internacional. Israel ha impulsado proyectos para conectar estos asentamientos con su propio territorio mediante una intensa inversión en el desarrollo de infraestructuras. Una vasta red de autopistas e infraestructura de agua y electricidad han convertido los asentamientos en una versión confortable de los suburbios. Esto ha sucedido junto con la expropiación y la toma de posesión de cantidades masivas de tierra palestina, incluyendo desalojos y demoliciones de hogares palestinos. Es decir, los asentamientos se construyen y amplían a expensas de las comunidades palestinas, que se ven obligadas a concentrarse en extensiones cada vez más pequeñas de tierra. Lee el resto de esta entrada

Descubierta una tumba palestina colectiva en una popular playa israelí, confiesan los veteranos

Estándar
Vista aérea de la playa de Dor y su estacionamiento, construido sobre la fosa común de las víctimas de Tantura. Crédito: Tomer Appelbaum.

Los veteranos israelíes de la batalla de 1948 en la aldea de Tantura finalmente aclaran la matanza masiva de árabes que tuvo lugar después de la rendición de la aldea.

Por Adam Raz.

20 de enero de 2022

“Lo silenciaron”, dice el excombatiente Moshe Diamant, tratando de ser parco en sus palabras. “No hay que contarlo, podría causar todo un escándalo. No quiero hablar de eso, pero sucedió. ¿Qué puedes hacer? Sucedió».

Han pasado veintidós años desde que estalló el furor por el relato de lo ocurrido en la Guerra de la Independencia durante la conquista por las tropas israelíes del pueblo de Tantura , al norte de Cesárea en la costa mediterránea. La controversia surgió a raíz de una tesis de maestría escrita por un estudiante israelí graduado llamado Theodore Katz, que contenía testimonios sobre las atrocidades perpetradas por la Brigada Alexandroni contra los prisioneros de guerra árabes. La tesis condujo a la publicación de un artículo en el periódico Maariv titulado “La masacre de Tantura”. Finalmente, una demanda por difamación presentada contra Katz por veteranos de la brigada lo indujo a retractarse de su relato sobre una masacre. Lee el resto de esta entrada

Palestina 2021: el año en que el apartheid se volvió mainstream

Galería

Jean-Paul Sartre y el problema de ser «progresista excepto para Palestina»

Estándar
El filósofo francés Jean-Paul Sartre era famoso por sus posiciones anticoloniales, pero titubeó cuando se trataba de la ocupación israelí de Palestina. ¿Por qué luchó por ser coherente, y qué nos dice eso sobre los intelectuales “progresistas excepto para Palestina” de hoy?
Por Ruqaiyah Zarook.
 
En 1979, Edward Said, relativamente joven, conoció al legendario filósofo Jean-Paul Sartre y quedó muy decepcionado. Todo lo relacionado con su encuentro fue diseñado para ser impresionante: tuvo lugar en un coloquio organizado por la revista francesa Le Temps Modernes, en la casa “austera y crudamente blanca” del propio filósofo Michel Foucault. Cuando Said recibió la invitación (de Sartre y de la igualmente famosa Simone de Beauvoir) no la creyó: en un ensayo de London Review of Books, publicado 21 años después, Said reflexionó: “Al principio pensé que el cable era una broma de algún tipo. Bien podría haber sido una invitación de Cosima y Richard Wagner para venir a Bayreuth, o de TS Eliot y Virginia Woolf para pasar una tarde en las oficinas del Dial».
 
En este punto de la carrera de Said, era profesor de literatura comparada en Columbia y acababa de publicar su famosa obra Orientalismo, piedra angular de los estudios poscoloniales. Y así, en el coloquio, al principio sintiéndose abrumado por la compañía («Recuerdo haber presentado a Foucault de manera bastante innecesaria e idiota a [Sartre]»), Edward Said esperó a que Sartre dijera algo profundo y significativo sobre el tema (tan amablemente descrito como «paz en el Medio Oriente”) que atrajo a tanta gente al evento. Pero cuando Said finalmente exigió que el silencioso Sartre hablara, todo lo que hizo el anciano filósofo radical fue “alabar el coraje de [el presidente egipcio] Anwar Sadat” –quien había participado el año anterior en los acuerdos de Camp David con el primer ministro israelí Menachem Begin– «en uno de los lugares comunes más banales que se pudieran imaginar». Las perogrulladas ensayadas por Sartre eran «tan informativas como un despacho de Reuters».

Lee el resto de esta entrada