Archivo del Autor: losotrosjudios

¿Cómo pueden las mujeres ‘actuar por la paz’ sin hablar de la ocupación?

Estándar

Palestina en el corazón

Mujeres del movimiento “Women Wage Peace” participan en el acto final de la marcha por la paz en Jerusalén. 8/10/17. (Yonatan Sindel/Flash90)


Orly Noy*

Un mitin reciente organizado por ‘Women Wage Peace‘ puede haber parecido un evento trascendente, si no hubiera ignorado 50 años de ocupación militar, al tiempo que reciclaba los mismos viejos tropos sobre el papel de la mujer en los conflictos violentos.

Llegué temprano y con muchas reservas al mitin organizado por “Women Wage Peace” en el Parque de la Independencia de Jerusalén la semana pasada. Era la culminación de una “Ruta hacia la Paz” de dos semanas, en la que miles de mujeres israelíes y palestinas marcharon por Israel y Cisjordania para exigir una solución pacífica al conflicto. Había estado siguiendo al grupo desde que se formó después de la guerra de Gaza de 2014. Por un lado, un movimiento masivo de…

Ver la entrada original 1.579 palabras más

Anuncios

La visita del Che a la Franja de Gaza

Estándar

Che gaza

CHE GUEVARA: Palestina se convierte en causa mundial.

Por Salman Abu Sitta, Cubadebate/ Resumen Latinoamericano/ 15 de Sept. 2017 .-

(Nota publicada el 30 de Julio 2015)

La visita del Che Guevara a Gaza en 1959 fue la primera señal de la transformación de la colonización sionista de Palestina de conflicto regional a lucha mundial contra el colonialismo. El disparador fue la conferencia de Bandung en 1955 y el resultante Movimiento de Países No Alineados, cuyos miembros acababan de deshacerse del yugo de la dominación extranjera. La estatura de Nasser, como líder mundial en la lucha contra el imperialismo y el colonialismo, llevó a líderes mundiales a ver por sí mismos las devastadoras consecuencias de la limpieza étnica de Palestina, claramente demostrada en los campamentos de refugiados de Gaza.

La Franja de Gaza se convirtió en el símbolo de Palestina. Esta pequeña astilla de tierra (el 1,3% de Palestina) era el único lugar donde se seguía izando la bandera palestina. Soportó una gran parte de la carga de Al-Nakba cuando se convirtió en el refugio temporario para los habitantes de 247 aldeas, expulsados de sus casas del sur de Palestina. Las aldeas del sur fueron sometidas a la limpieza étnica por la operación militar israelí “Yoav”, también llamada “Las Diez Plagas”, en octubre de 1948. No quedó en pie ni una sola aldea palestina. Este acto de limpieza étnica total fue impulsado por varias masacres perpetradas en Al-Dawayima, Bait Daras, Isdud, Burayr, entre otras.

Los refugiados, ahora acorralados dentro de la Franja de Gaza, no eran inmunes a los ataques israelíes, incluso después de ser expulsados. El hospital Al-Majdal fue bombardeado en noviembre de 1948, y también la cercana aldea de Jura, que estaban en la zona de la antigua Asqalan y de la cual surgirían muchos futuros líderes de Hamas. En enero de 1949, los israelíes bombardearon centros de distribución de alimentos en Dair Al-Balah y Khan Yunis en horas pico, dejando más de 200 cuerpos diezmados por ataques aéreos. Estos ataques llevaron a la generalmente recatada Cruz Roja a describirlos como “escena de horror”.

La ocupación de la tierra palestina y la expulsión de su población dieron lugar a un movimiento de resistencia, conocido entonces como los fedayines. Estos combatientes de la resistencia cruzaron la línea de Armisticio para atacar a los ocupantes de su tierra.

Para detener las incursiones de los fedayines y eliminar la idea de resistencia, Israel atacaba continuamente los campamentos de refugiados de la Franja de Gaza. En agosto de 1953, la Unidad 101, comandada por Ariel Sharon, atacó el campamento de refugiados de Al-Bureij asesinando a 43 personas en sus camas. En agosto de 1955, Israel, otra vez con la dirección de Ariel Sharon, hizo estallar la estación de policía de Khan Yunis asesinando a 74 policías. El mismo año, los israelíes asesinaron a 37 soldados egipcios en la estación de trenes de Gaza y a otros 28 que se dirigían a defenderlos. El último ataque cambió el curso de la historia en la región.

El presidente egipcio Gamal Abdel-Nasser, que asumió el poder en Egipto en julio de 1952, firmó el primer acuerdo sobre armamentos con el bloque soviético por armas que los británicos le negaban. También autorizó la resistencia de los fedayines organizándolos oficialmente al mando del coronel Mustafa Hafez.

El 29 de octubre de 1956 Israel invadió el Sinaí junto con Gran Bretaña y Francia. Los soldados israelíes atacantes entraron en Khan Yunis el 3 de noviembre de 1956, sacaron de sus casas a todos los varones de entre 15 y 50 años de edad y dispararon contra ellos a sangre fría en el umbral de su propia casa o contra una pared en la plaza principal del pueblo. 520 nombres fueron registrados en la lista de los asesinados. A la semana siguiente otra masacre de refugiados fue perpetrada en Rafah. Hubo un ensordecedor silencio en Occidente sobre estas masacres hasta que el talentoso dibujante Joe Sacco las inmortalizó en su libro “Notas al pie de Gaza”.

Estos trágicos acontecimientos llamaron la atención del mundo cuando Nasser se convirtió en uno de los reconocidos líderes del Movimiento de Países No Alineados que comenzó con la conferencia de Bandung en 1955. La Franja de Gaza y Palestina salieron mundialmente a la luz como el último caso de colonialismo y limpieza étnica.

Como consecuencia de este desarrollo político, el Che Guevara, revolucionario latinoamericano, vino a visitar la Franja de Gaza por invitación de Nasser.
La visita de Guevara fue trascendental. Fue la primera vez que un revolucionario famoso venía a ver de primera mano la devastación producida por Al-Nakba. Fue recibido con gran entusiasmo por los líderes de la resistencia, como Abdullah Abu Sitta, líder de los fedayines y líder del frente sur en la Revuelta Árabe de 1936 (en la foto 1, el primero de la derecha con ropas árabes) y Qassem El-Farra (foto 1, el tercero de la derecha), secretario de la municipalidad de Khan Yunis que llevaba los registros de los fedayines y sus actividades. Ambos eran miembros del Consejo Legislativo Palestino.

Según la evidencia acerca de la visita que he recibido de los contemporáneos, Guevara dijo a los refugiados palestinos que deben luchar para liberar su tierra. No hay otro camino sino la resistencia a la ocupación, dijo. Admitió que su caso era “complejo” porque los nuevos colonos judíos ocuparon sus casas. “El derecho finalmente debe ser restituido”, afirmó. Ofreció suministrar armas y entrenamiento pero Castro quiso que esta ayuda fuera coordinada a través de Nasser.

Mustafa Abu Middain, líder del campamento de Al-Bureij, llevó a Guevara a visitar el campamento y le mostró las situaciones de pobreza y penurias. “Tenemos peor situación de pobreza”, replicó Guevara. “Tienes que mostrarme qué has hecho para liberar tu país. ¿Dónde están los campos de entrenamiento? ¿Dónde están las fábricas de armas? ¿Dónde están los centros de movilización del pueblo?”

Che-gaza1

Nasser mostró gran interés en la visita de Guevara. Se reunió con él en su despacho, lo llevó a funciones públicas y oficiales, le presentó a líderes de la comunidad y le entregó medallas (en las foto). Este fue el comienzo de la muy cercana relación de América Latina revolucionaria con Nasser y los palestinos, [que se mantiene] hasta el día de hoy.

che nasser

Después de la visita, Cuba dio becas a estudiantes palestinos, concedió ciudadanía a palestinos varados y celebró muchas conferencias en apoyo a Palestina.

Durante la ofensiva israelí contra Gaza en el verano de 2014, Cuba envió toneladas de ayuda humanitaria a Gaza y recibió heridos. El apoyo se extendió a la mayoría de los países de América Latina. El Salvador, Chile, Ecuador, Perú y Brasil retiraron a sus embajadores de Israel en protesta. El presidente de Bolivia, Evo Morales, etiquetó a Israel como “estado terrorista” y restringió la entrada de israelíes al país. El presidente de Venezuela, Nicolás maduro, “condenó enérgicamente las acciones del ilegal estado de Israel contra el heroico pueblo palestino”. La campaña de Solidaridad con Palestina en Nicaragua fue muy explícita tanto en el ámbito oficial como el popular. Los presidentes de Uruguay, Brasil, Argentina y Venezuela emitieron una declaración conjunta llamando al cese de la violencia y el fin del bloqueo a la Franja de Gaza.

En la década de 1950, Guevara no fue la única personalidad reconocida del Movimiento de Países No Alineados en apoyar los derechos de los palestinos en una Palestina libre. Jawaharlal Nehru, primer ministro de la India, también vino a visitar Gaza en la misma época (foto 5). Ese fue el comienzo del apoyo de la India y otros países del Asia a Palestina.

Hoy Palestina es el símbolo de la lucha por la liberación del último y más duradero proyecto colonialista. Es por eso que más de tres cuartas partes de los países del mundo apoyan a Palestina en las Naciones Unidas. Los pocos que no lo hicieron son los restos de los viejos países colonialistas de Occidente que, en primer lugar, son los que crearon el proyecto de colonización de Palestina.

Publicado originalmente en inglés por Middle East Monitor
Título original: Che Guevara in Gaza: Palestine becomes a Global Cause

Fuente: Resumen Latinoamericano.

 

13 cuestiones sobre los orígenes y los objetivos y la guerra contra el BDS

Estándar

boicotPor Ramzy Baroud.

BDS significa “Boicot, Desinversiones y Sanciones”. El movimiento del BDS fue el resultado de varios acontecimientos que dieron forma a la lucha nacional de Palestina y a la solidaridad internacional con el pueblo palestino trasla Segunda Intifada en el año 2000.

Basándose en décadas de tradición de desobediencia civil y resistencia popular, y vigorizados por la mayor solidaridad internacional que demostró la Conferencia Mundial Contra el Racismo en Durban, Sudáfrica, en 2001, los palestinos pasaron a la acción.

En 2004, la Campaña Palestina para el Boicot Académico y Cultural de Israel (PACBI) pidió el boicot del gobierno israelí y de las instituciones académicas por su contribución directa a la ocupación militar y subyugación del pueblo palestino. En 2005, se produjo un gran llamamiento a favor de este boicot por parte de 170 organizaciones de la sociedad civil palestina.

Leer: “La solidaridad internacional fue determinante para traer la libertad a Sudáfrica y lo será para conseguirla en Palestina”

¿Qué es el boicot académico?

PACBI ha servido como medio para articular el punto de vista palestino y presentarlo a la audiencia internacional mediante el uso de plataformas mediáticas, académicas y culturales. Gracias a su continuo esfuerzo y movilización desde 2004, muchas universidades, sindicatos de profesores y artistas de todo el mundo han respaldado al BDS y se han pronunciado a favor del movimiento.

¿Por qué es importante el BDS?

A falta de un mecanismo internacional que acabe con la ocupación israelí del territorio palestino, y a falta del cumplimiento de la ley internacional, expresada en decenas de resoluciones no implementadas de la ONU, el BDS se ha convertido en una gran plataforma para facilitar la solidaridad con el pueblo palestino, ejercer presión y demandar responsabilidades de Israel y aquellos que lo financian o, de algún modo, permiten la ocupación israelí de Palestina.

¿Es el BDS un movimiento palestino o global?

El llamamiento al BDS está a cargo de la sociedad palestina. Esto es importante, ya que nadie tiene el derecho de representar la lucha palestina más que los propios palestinos.

Sin embargo, el movimiento de BDS en sí mismo – aunque centrado en las prioridades de Palestina – es una plataforma inclusiva global. Basada en valores humanitarios, el BDS pretende ganarse a la opinión pública y apela al derecho internacional y a la ley humanitaria para llevar la paz y la justicia a Palestina e Israel.

¿Cuáles son los precedentes históricos del BDS?

El movimiento de boicot fue el núcleo de la lucha sudafricana que terminó derrotando al apartheid del país. Las raíces de este movimiento en Sudáfrica se remontan hasta los años 50 y 60, o incluso antes. Sin embargo, se vio acelerado durante los 80 y, al final, resultó en el fin del régimen de apartheid en 1991.

Existen otros muchos precedentes en la historia. Cabe destacar el Motín del té, que protestaba por la tasación injusta del Parlamento británico; el boicot de los autobuses de Montgomery (que marcó el comienzo del movimiento por los derechos civiles liderado por Martin Luther King Jr.), y la Marcha de la Sal, dirigida por Mohandas Gandhi en 1930 (que inició la campaña de desobediencia civil que fue uno de los principales factores que llevaron a la independencia de India en 1947).

Todos estos son ejemplos de movimientos populares utilizando la presión económica para acabar con la subyugación de un grupo frente a otro. El BDS no es diferente.

¿Cuáles son las principales demandas del BDS?

El movimiento de BDS tiene tres demandas principales. Son:

Acabar con la ocupación y colonización ilegal de Israel de todos los territorios árabes y derribar el Muro de apartheid.
Reconocimiento de los derechos básicos, incluida la completa igualdad, de los ciudadanos árabe-palestinos de Israel.
Respetar y promover el derecho de los refugiados palestinos a regresar a sus hogares y propiedades, como estipula la Resolución 194 de la ONU.

¿De quién recibe apoyo el BDS?

El movimiento de BDS es la expresión colectiva de la voluntad y las aspiraciones del pueblo palestino, que sirven de espina dorsal del movimiento popular y descentralizado.

Adicionalmente, el BDS recibe el apoyo de personas conscientes del mundo, ya sea en facultad de individuos o como representantes de instituciones religiosas o académicas, sindicatos laborales y profesionales, grupos de estudiantes y otras organizaciones.

¿Cuál es el principal argumento de Israel en contra del BDS?

Al igualar cualquier crítica a Israel y su gobierno de derechas con el antisemitismo, los partidarios de Israel acusan al BDS de ser un movimiento antisemita.

Por ejemplo, la Liga de Antidifamación de Israel basa esta acusación en la premisa de que “muchos individuos involucrados en la campaña del BDS están motivados por la oposición de la existencia de Israel como un Estado judío”.

¿Por qué Israel y sus partidarios malinterpretan al movimiento y a sus objetivos?

La anterior es una de las muchas afirmaciones que pretenden confundir la imagen del movimiento de BDS. Estas afirmaciones también quieren confundir y distraer la atención. En lugar de comprometerse con las demandas palestinas de justicia y libertad, respaldadas internacionalmente, los activistas anti BDS abandonan la conversación al acusar de antisemitismo a sus detractores.

Pero, ¿es antisemita el BDS?

En absoluto. De hecho, es justo lo contrario. El BDS se opone a la supremacía de cualquier grupo racial y a la dominación de cualquier religión sobre las demás. Por lo tanto, el BDS desafía al sistema legal israelí, que otorga privilegios a los ciudadanos judíos y discrimina a los palestinos musulmanes y cristianos.

¿Socava el BDS al ‘proceso de paz’?

Conocido apretón de manos entre el líder de la OLP Yasser Arafat y el presidente israelí Isaac Begin durante los acuerdos de Oslo [Foto de archivo]
El “proceso de paz”, que operó en gran medida fuera del marco del derecho internacional, ha demostrado ser un estrepitoso fracaso. Las conversaciones que comenzaron en Madrid en 1991, seguidas por los Acuerdos de Paz de Oslo de 1993, el Protocolo de París en 1994, el Protocolo de Hebrón de 1997, Río Wye en 1998, Camp David en 2002 y demás acuerdos sólo llevaron a la consolidación de la ocupación israelí, que ha triplicado el número de colonos judíos y ha expandido la red de asentamientos israelíes ilegales en los Territorios Ocupados.

Desde entonces, se han librado varias guerras contra los palestinos, sobre todo en Gaza, asesinando a miles de personas y mutilando a miles más. Sin ninguna presión real sobre Israel, gracias al apoyo de EEUU en la ONU, ni un solo israelí ha sido responsabilizado por lo que los investigadores de la ONU han calificado a menudo como crímenes de guerra contra los palestinos.

En sus primeros meses de su primer mandato, el ex presidente estadounidense Barack Obama intentó reanimar al difunto “proceso de paz”, pero se encontró con la negativa de Israel de detener la construcción de asentamientos ilegales. Finalmente, las conversaciones se detuvieron y aún no han vuelto a retomarse.

Ahora, los palestinos sufren más que nunca desde la ocupación israelí en 1967. Gaza lleva una década bajo un asfixiante asedio; el Jerusalén este ocupado está totalmente aislado de las demás ciudades palestinas, y Cisjordania se ha dividido en varias zonas – Áreas A, B y C – con distintas formas de control del ejército israelí.

¿Qué hacen Israel y sus partidarios para desafiar al BDS?

El gobierno israelí ha organizado varias conferencias para desarrollar una estrategia para desacreditar al BDS y paralizar su crecimiento. También ha trabajado con sus aliados de Estados Unidos y Europa para presionar a los gobiernos para que condenen y prohíban las actividades del BDS y el boicot a Israel en general.

Estos esfuerzos culminaron el 23 de marzo de 2017 con el proyecto de ley S720, que, si se aprueba en su forma actual, haría del boicot a Israel un acto ilegal punible con la cárcel y una gran multa.

Mientras tanto, Israel ya ha promulgado leyes que prohíben a los partidarios del BDS entrar en el país. También se aplica a sus partidarios judíos.

Hasta ahora, ¿qué ha logrado el movimiento de BDS?

Los principales oficiales del gobierno israelí consideran al BDS como su mayor amenaza. Es la primera vez en muchos años que este tipo de acción pacífica a favor de los derechos civiles preocupa tanto a la élite política de Israel.

La enorme campaña en curso para combatir y descreditar al BDS es una prueba del poder del movimiento civil-social. Los palestinos están determinados a, algún día, lograr su propio “momento Sudáfrica”, cuando se venció al apartheid bajo la presión dual de la resistencia interna y del boicot global.

Además, el BDS está consiguiendo incluir a Palestina en el centro de debate. Parece que cuanto más Israel intenta frustrar el boicot, más oportunidades tienen los partidarios del BDS de involucrar a los medios de comunicación y al público general. La accesibilidad de las redes sociales ha demostrado ser fundamental para esta estrategia.

BDS español

¿Por qué se une tanta gente al BDS?

El BDS crece porque es una obligación moral y legal apoyar al pueblo oprimido y presionar a quienes violan las leyes internacionales.

Desde su celda en la cárcel de Birmingham, Martin Luther King Jr. escribió:

“La injusticia en un lugar es una amenaza para la justicia en todas partes”.

Guiado por estos principios moralizantes, el BDS ofrece una plataforma para todo aquel que quiera demostrar su solidaridad con el pueblo palestino, que lleva 70 años luchando por la libertad, la justicia y los derechos humanos.

 

Foto: Reproducción de internet

Fuente: Monitor de Oriente.

​El cineasta galardonado Ken Loach dona todos los ingresos de las proyecciones de su última película al movimientos de BDS

Estándar

Movimiento de BDS en México

05/10/17 Comité Nacional de Boicot, Desinversión y Sanciones de Palestina (BNC)/Reino Unido
El galardonado cineasta británico Ken Loach ha donado todos los ingresos de las proyecciones de su última película en lugares israelíes al movimiento BDS como un gesto de apoyo a la lucha palestina por la libertad, la justicia y la igualdad.


El galardonado cineasta británico Ken Loach ha donado todos los ingresos de las proyecciones de su última película en lugares israelíes al Comité Nacional BDS Palestino (BNC) como un gesto de apoyo a la lucha palestina por la libertad, la justicia y la igualdad.

La película de Loach “Yo, Daniel Blake” fue proyectada en Israel contra sus deseos. Nosotros en el BNC estamos muy conmovidos por su gesto de solidaridad y nos alentamos, como siempre, por su apoyo de larga data e inquebrantable a la lucha palestina no violenta contra la ocupación militar israelí, el colonialismo y…

Ver la entrada original 202 palabras más

Video: Marcha de repudio a Netanyahu en Argentina

Estándar

Transmisión de Galeb Moussa vía Facebook.

 

Los Otros Judíos mencionados entre los que repudian la visita de Netanyahu.


Más temprano, una delegación del Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino hacía entrega en Cancillería de una Declaración de Repudio por la visita de Netanyahu al país, en coincidencia con la presencia del primer ministro israelí en el Palacio San Martín. En las inmediaciones hubo un fuerte operativo de seguridad.

Fuente: Federación De Entidades Argentino-Palestinas.

Agentes de Israel reprimen a militantes argentinos en su propio país

Estándar

Comunicado de la Federación de Entidades Argentino-Palestinas – Bs. As. 08/09/17.

Rechazamos que agentes extranjeros repriman a militantes que en su propio país manifiestan públicamente. Nuestra solidaridad con Asambleas del Pueblo, de la que dos militantes fueron reprimidos por guardias israelíes dependientes de la embajada de ese país.

UN APRIETE DE LOS FASCISTAS SIONISTAS EN ARGENTINA CONTRA LAS ASAMBLEAS DEL PUEBLO!!!

HOY, EN HORAS DE LA MAÑANA, DOS COMPAÑEROS DE LAS ASAMBLEAS DEL PUEBLO QUE SE ENCONTRABAN PEGANDO EL AFICHE ABAJO SOBRE LA AVENIDA DE MAYO, FUERON SECUESTRADOS POR CINCO PERSONAS DE CIVIL QUE LOS INTRODUJERON EN LA EMBAJADA DE ISRAEL (Chacabuco y Av. de Mayo).

Net en Arg

ALLÍ, EN EL ESTACIONAMIENTO, FUERON ULTRAJADOS, DESNUDADOS, INSULTADOS, FOTOGRAFIADOS Y AMENAZADOS POR LOS MATONES DE NETANYHAU, QUIENES, ADEMAS, LES ROBARON LOS 2.000 AFICHES E IMPLEMENTOS PARA PEGARLOS QUE TENÍAN EN SU PODER.

DESPUÉS DEL APRIETE, QUE INCLUYÓ AMENAZAS Y CACHETADAS Y, ANTE LA PASIVIDAD ABSOLUTA DEL PERSONAL DE LA POLICÍA DE LA CIUDAD, FUERON
SACADOS A EMPUJONES A LA CALLE, CON LA ADVERTENCIA DE QUE SI LOS VOLVÍAN A VER PEGANDO CARTELES CONTRA ISRAEL SERÍAN BOLETA.

LA INJERENCIA DEL SIONISMO EN NUESTRO PAÍS HA LLEGADO A LIMITES DIFÍCILES DE CREER. ESTOS MATONES SON LOS MISMOS QUE ASESORAN A BULLRICH Y COMPAÑÍA, SON LOS MISMOS QUE PROVEEN DE ARMAS Y TÉCNICAS DE REPRESIÓN AL GOBIERNO REACCIONARIO DE MAURICIO MACRI.

DESDE LAS ASAMBLEAS DEL PUEBLO, DENUNCIAMOS ESTE ATROPELLO, ESTA VIOLACIÓN A LAS GARANTÍAS Y DERECHOS ESTABLECIDOS EN NUESTRA CONSTITUCIÓN Y LA COMPLICIDAD DEL SIRVIENTE GOBIERNO MACRISTA CON LOS ASESINOS FASCISTAS DE ISRAEL.

PERO NO NOS AMEDRENTARÁN: RATIFICAMOS LA CONVOCATORIA A LA MARCHA DEL PRÓXIMO MARTES, A LAS 16 HORAS EN AV. DE MAYO Y 9 DE JULIO, PARA REPUDIAR LA PRESENCIA DE ESTROS GENOCIDAS EN NUESTRO PAÍS Y RECLAMAR LAS SANCIONES QUE CORRESPONDEN A ESTE ATROPELLO.

ASAMBLEAS DEL PUEBLO
8 de Septiembre de 2017, 12 horas

Almagro, Israel y la mentira como política continental

Estándar

almagro Israel

Por María Landi.

Columna mensual publicada en el portal Desinformémonos.

El Secretario General de la OEA Luis Almagro, no contento con promover la intervención estadounidense en Venezuela -en lugar de tender puentes para reducir la polarización social-, recientemente ha sumado motivos para la indignación popular al visitar Israel y hacer declaraciones que nos ofenden.

Almagro no habló como el representante de un organismo internacional, sino como un simple propagandista de Israel, presentándolo como un Estado normal, progresista y moderno, respetuoso de la democracia y los derechos humanos. Curioso concepto de democracia tiene el Secretario General de la OEA, que según él es compatible con el nacionalismo religioso, la ocupación colonial y el apartheid.

Por contraste, esta semana en una conferencia en la UNAM de Ciudad de México, el historiador israelí Ilan Pappé dejó claro que el Estado de Israel, nacido de la destrucción del pueblo, el territorio y la cultura árabes de Palestina, se sostiene desde hace siete décadas en base a un régimen de limpieza étnica, ocupación militar, colonización territorial y apartheid jurídico.

Ese Estado controla por la fuerza la totalidad del territorio de la Palestina histórica, desde el Mediterráneo hasta el Jordán, manteniendo a la mitad de la población que vive en él (unos seis millones de personas) sin absolutamente ningún derecho (en los territorios ocupados) o con derechos limitados (dentro de Israel) por el simple hecho de no ser judía. Y al tiempo que promueve la inmigración de población judía de todo el mundo, le niega a otros seis millones de palestinos/as el derecho de regresar a su tierra, obligándoles a vivir en el exilio o en miserables campos de refugiados en los países vecinos.

Israel es el Estado que ha desconocido e ignorado más resoluciones de la ONU desde 1948 hasta el presente (incluyendo la Corte Internacional de Justicia y el Consejo de Seguridad). Además de las numerosas resoluciones incumplidas, Israel comete diariamente crímenes de guerra -según el Derecho Internacional Humanitario- contra la población palestina. Entre ellos, desplazamiento forzado, traslado de población ocupante al territorio ocupado, apartheid (como recientemente afirmó la CESPAO, un órgano de la ONU) y genocidio incremental, como llama Ilan Pappé a la combinación de limpieza étnica gradual (en Cisjordania y Jerusalén Este) con ataques y bombardeos periódicos (en Gaza).

Pappé dejó claro lo que hemos dicho en esta columna muchas veces: el llamado “conflicto” palestino-israelí no es una disputa entre dos pueblos por la misma tierra, sino el resultado de una ideología y un proyecto colonial surgidos en Europa a fines del siglo XIX (el sionismo), que se propuso apropiarse del territorio de Palestina, expulsando a su población árabe nativa para sustituirla por colonos (judíos) provenientes de otros países. Los colonos sionistas europeos y blancos que llegaron a Palestina no eran descendientes de las y los palestinos originarios de religión judía, que hasta 1948 convivían pacíficamente con sus compatriotas de religión musulmana y cristiana –en Palestina y en todo el mundo árabe.

En sus declaraciones Almagro afirmó también que los pueblos latinoamericanos tenemos “los mismos principios y valores de respeto a la democracia y los derechos humanos” que Israel. Palabras similares suelen estar en boca de diplomáticos y representantes del régimen sionista en nuestros países. Semejantes afirmaciones deberían ser respondidas categóricamente con una indignación generalizada, pero la verdad es que suelen pasar desapercibidas y hasta toleradas.

A menudo me pregunto por qué los pueblos latinoamericanos, que tenemos siglos de resistencia contra el racismo y el colonialismo, y varias décadas de lucha contra el autoritarismo militar y el terrorismo de Estado, nos dejamos insultar por representantes de un Estado que mantiene la ocupación colonial más larga de la historia moderna (la única que queda en la agenda de la ONU desde su creación) y nos la presenta como “la única democracia de Medio Oriente”.

La dura verdad es que América Latina -al igual que otras regiones del llamado Sur Global- se está convirtiendo en la retaguardia estratégica de Israel, ante el deterioro acelerado de su legitimidad en el hemisferio Norte como consecuencia del avance de la campaña mundial de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS). El sionismo está desplegando en nuestro continente una preocupante ofensiva diplomática, económica y mediática, buscando incrementar su influencia, especialmente a través de la OEA y el BID.

Detrás de su interés en “cooperar” con nuestros países en cuestiones como tecnología agrícola y de irrigación (desarrollada tras décadas de despojo de sus recursos hídricos a las comunidades palestinas, mediante un verdadero apartheid del agua), Israel esconde su codicia por nuestros recursos estratégicos (por ejemplo, el acuífero Guaraní en América del Sur) y también su intención de exportar a nuestros países su modelo de Estado segurocrático, militarizado y represivo.

Aprovechándose de una coyuntura mundial donde aumentan el miedo al terrorismo y la islamofobia, de la impunidad que le ofrece la Era Trump y del giro hacia la derecha en nuestros países, Israel ve una oportunidad única para vendernos su industria de seguridad y armamentística (con el valor agregado de “probado en terreno”, es decir, en los cuerpos palestinos), así como su experticia en la lucha contra “el terrorismo” -que no es otra cosa que la represión brutal de la población palestina, que resiste mayoritariamente por medios no violentos al despojo de su tierra.

Quienes sufrimos el terrorismo de Estado reconocemos a un Estado terrorista, y debemos rechazarlo. Así como rechazamos la incitación de Almagro a la intervención externa en Venezuela, debemos rechazar su trabajo de blanqueo (‘whitewashing’) para normalizar los crímenes de Israel. No tiene nada de ‘normal’ un régimen que desde hace siete décadas viola sistemáticamente todos los derechos humanos del pueblo palestino, asesinándolo extrajudicialmente, encarcelándolo indefinidamente sin cargos ni juicio, apresando a sus niños por tirar piedras al ejército de ocupación y juzgándolos en tribunales militares, robándole y negándole su agua, expulsándolo de sus tierras, demoliendo sus casas, escuelas y hospitales como castigo colectivo o para vaciar la tierra y entregársela a colonos judíos, y permitiendo que éstos roben, destruyan y quemen cultivos, casas y propiedades palestinas con total impunidad.

Los pueblos latinoamericanos no tenemos ningún valor ni principio en común con Israel. Por el contrario, estamos por el fin de toda ocupación militar, de todo régimen colonial, racista y supremacista (basado en la superioridad de un grupo de población sobre otro, como es el caso de la etnocracia israelí), y por la autodeterminación de los pueblos, la misma que se le niega al pueblo palestino.

El paradigma de los derechos humanos y la democracia en el siglo XXI no admite que dos grupos de población viviendo en el mismo territorio sean gobernados por dos sistemas legales y jurídicos distintos en función de su origen étnico o religioso (civil para la población judía, militar para la población palestina), o que la población no judía sea discriminada por más de 50 leyes. Eso se llama apartheid, no democracia.

La mejor respuesta a las mentiras de Almagro como vocero del sionismo la dio Ilan Pappé al concluir su exposición en la UNAM: “Debemos entender que Palestina es un asunto de justicia social y moral. No es el peor conflicto que hay en el mundo, ni el movimiento sionista es el más cruel que ha existido en la historia. Pero es el relato más fabricado de nuestro tiempo. Es la historia más mentirosa del mundo. Y es la que muestra como ninguna otra la hipocresía y el doble rasero de Occidente. Hay muchos regímenes malos en el mundo, pero nadie los describe como positivos, o como “complejos”. El conflicto Palestina-Israel no tiene nada de complicado: es un caso clásico de colonialismo de asentamiento. Y la única solución es la descolonización de Palestina. Eso va a ocurrir cuando el mundo le diga a los sionistas: ‘No les creemos más su relato fabricado. Sabemos demasiado para creerles. ¡Dejen de mentir!’”