El encarcelamiento de Juani Rishmawi y el uso del covid contra Palestina

Estándar

Por Daniel Lobato | Liliana Córdova | Jaldía Abubakra.

La trabajadora de la salud Juana Ruiz, Juani Rishmawi, española y palestina, lleva desde el 13 de abril encarcelada por Israel junto con otras dos compañeras de los Comités de Trabajo de la Salud (Health Work Committees). Tras varias semanas sin cargos, Israel ha desvelado el esperpento, y la va a acusar de dirigir una trama financiera terrorista. Juani ha conseguido fondos de ONG y gobiernos autonómicos españoles para que los centros de atención primaria palestinos hayan podido seguir tratando la salud básica en Palestina durante estas décadas, y especialmente durante la pandemia de COVID.

El contexto que motiva este grosero montaje judicial es la posición cada vez más acorralada de Israel en distintos planos, aunque pueda parecer lo contrario si nos guiamos por los publirreportajes que los medios occidentales hacen de Tel Aviv. Un acorralamiento progresivo en lo geopolítico, a pesar de sus acuerdos y fotos con las monarquías feudales del Golfo, y un acorralamiento creciente en lo político y social, a pesar del cabildeo de sus lobbies en los gobiernos y tribunales de occidente. La acusación de ser un régimen de apartheid ya llega incluso por una ONG como Human Rights Watch: y el crimen de apartheid es un delito de lesa humanidad. Un apartheid sistémico que se ha manifestado con todo su sadismo durante la pandemia del covid-19, utilizando el virus como un arma contra Palestina. Eso sí es terrorismo de Estado junto a otros crímenes israelíes que ya están en la Corte Penal Internacional.

Pero antes de entrar a detallar este castigo colectivo israelí a la población palestina con el virus, del que forma parte el encarcelamiento de Juani, hay que conocer la maquinaria represiva que se ha arrojado sobre ella.

Israel ha seguido el procedimiento aplicado a las personas palestinas: detención de madrugada, por un destacamento militar, sin cargos, sin juicio, sin asistencia legal, sin visitas, con traslados inesperados entre centros de detención a cualquier hora y en malas condiciones, y en muchas ocasiones con tortura física o psicológica. Hasta que los tribunales militares deseen. A Juani quizá la liberen mañana, o quizá dentro de seis meses o dos años.

Porque Juani, al igual que los cinco millones de civiles palestinos y palestinas de los guetos de Cisjordania y Gaza, está sometida a las decisiones arbitrarias de los tribunales militares israelíes en esos territorios. Con un índice de condenas del 99,7% en caso de ir a juicio. Para ser preciso, lo tienen aún peor los palestinos encerrados en el gueto de Gaza contra su voluntad (y contra la legalidad internacional): toda la población de Gaza, incluidos las niñas y niños, pueden ser considerados “combatientes ilegales” por los tribunales y se les aplican leyes aún más duras.

La desinformación o manipulación de la mayoría de medios de comunicación nos hace pensar que en los guetos de Cisjordania y Gaza debería regir la administración indígena subcontratada por Israel y occidente para esas reservas nativas, llamada Autoridad Palestina. Quien manda de verdad en esos territorios es el gobernador militar israelí designado en cada momento por Tel Aviv, y que siempre está en el anonimato mediático. Esos gobernadores militares han promulgado durante décadas órdenes militares sucesivas, que son aberrantes bajo la lupa de la legalidad internacional, las cuales han erigido los muros jurídicos de la dictadura militar que es la administración colonial israelí sobre los guetos. A la par, también se construía el ilegal muro de hormigón que encierra Cisjordania y Gaza. 800.000 personas palestinas han sido encarceladas o arrestadas de esta forma desde 1967, y 80.000 en los últimos 20 años. Una media de más de 10 personas al día. Siempre hay entre 150 y 200 menores encarcelados, también por tribunales militares. Lee el resto de esta entrada

Israel acusa formalmente a Juana Ruiz de pertenecer a una organización ilegal

Estándar

Juana Ruiz Sánchez, la trabajadora humanitaria detenida hace más de tres semanas por Israel, fue acusada hoy formalmente de cinco cargos, entre ellos, “pertenencia a organización ilegal” y, de momento, seguirá en prisión.

Su abogada confirmó a Efe que la fiscalía militar imputó hoy a Ruiz Sánchez, de 62 años y detenida el pasado 13 de abril, y que el próximo lunes se celebrará una nueva audiencia, la séptima, en la que la defensa pedirá su liberación mientras transcurra el juicio.

Israel acusó hoy a los Comités de Trabajos para la Salud, donde Ruiz Sánchez trabaja desde hace décadas, de desviar fondos europeos a la actividad del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), considerado grupo terrorista por Israel, Estados Unidos y la Unión Europea.

 

Fuente: Deia.

Sigue el calvario de Juani en cárceles israelíes

Estándar

Por Isabel Pérez y Mussaab Bashir Alazaiza.

Juani Rishmawi se encuentra desde el 13 de abril detenida por Israel cuyas fuerzas de seguridad le están sometiendo a continuos interrogatorios que duran hasta 6 horas ininterrumpidas, según ha denunciado su familia. Con 62 años, esta trabajadora humanitaria que ejercía su labor en la Unión de Comités de Salud en Belén, territorios palestinos bajo ocupación, ha sido privada de su libertad sin presentarse cargos claros en un principio. Solo recientemente el Ejército israelí ha afirmado que es “sospechosa de haber cometido delitos de prestación de servicios y blanqueo de capital para una organización ilegal afiliada al Frente Popular para la Liberación de Palestina”. El FPLP es una facción palestina que, como el resto -a excepción de Fatah-, está considerada “terrorista” para Israel.

La familia Rishmawi defiende su inocencia y recuerda que no hay “ninguna norma internacional que autorice la retención, sin cargos, de una persona civil por parte de las autoridades militares en tiempos de paz; siendo, además, Juana ciudadana española”. Por ello, instan a la diplomacia española y europea a dar “un paso decidido para impedir que el Estado de Israel aplique una situación tan injusta y tan falta de soporte jurídico internacional a una ciudadana española, así como a las personas palestinas muchas de las cuales sufren la misma situación durante larguísimos periodos de tiempo”.

Tortura psicológica

Lee el resto de esta entrada

Muerte a los árabes: mi primera noche de vuelta en Jerusalén

Estándar

Por Mohammed Al-Kurd.

Mi primera noche de regreso en Jerusalén: mi amigo y yo estábamos sentados en un parque antes de que más de 200 jóvenes israelíes nos rodearan por todas partes y nos preguntaran si éramos árabes. Dijimos que no en hebreo y empezaron a asegurarse unos a otros que éramos judíos. Unos segundos después, persiguieron a un niño palestino y bajo una lluvia de piedras gritaban "¡Muerte a los árabes!".

Durante unos 10 minutos, algunos de ellos iban y venían pidiéndonos que habláramos en hebreo. Dije que estábamos de visita de los Estados Unidos y uno de ellos nos dio el visto bueno. Otro incluso saludó: "¡América!".

No puedo dejar de preguntarme qué le pasó a ese joven palestino. No pudimos hacer nada para ayudarlo, ya que nos superaron en número. Estaban en busca de sangre, sin duda.


Me di cuenta de que no podríamos continuar con nuestro acto por mucho más tiempo, y es cierto que nos entendieron. Logramos subir a un taxi antes de que nos atraparan. Gritaron "¡Aravim!" (árabes) cuando se dieron cuenta de que nos escabullíamos.

No quiero responder jamás a otra pregunta sobre la coexistencia. La imagen de ellos flotando sobre nuestras cabezas, debatiendo si agredirnos no abandonará mi mente.

¿Qué haces cuando sucede esta mierda? ¿A quién llamas? Ni siquiera a un kilómetro de distancia, la policía de ocupación israelí estaba brutalizando a los palestinos en su camino de las oraciones del Ramadán.

Lo más preocupante de lo que sucedió es que claramente fue un esfuerzo organizado. Se movilizaron, tenían una agenda y corrieron libres como un clan de hienas hambrientas sin preocuparse por las consecuencias.
Los palestinos en Jerusalén ni siquiera pueden atreverse a soñar con organizarse.

Estoy bien. Por favor, no envíes buenos deseos. Solo lo comparto porque pensé que era importante documentar lo que está sucediendo en nuestro país. Escapamos de lo que podría haber sido un asalto brutal por la gracia de un acento pseudoestadounidense y pura suerte. ¿Qué pasa con las personas que no tienen esos lujos?No puedo evitar preocuparme por mis amigos que trabajan en áreas de mayoría israelí de la Jerusalén ocupada, por mi hermana que usa hiyab, por las personas que no pueden escapar de esto usando el cambio de código o una mirada ambigua.

Cada año que vuelvo a Jerusalén es cada vez más tortuoso. Vivimos en una nación de terroristas protegidos por el Estado, a menudo armados con rifles.


Texto original em inglês. 

En Israel, el sionismo impide la solidaridad de clase

Galería

Vacunas y elecciones en el escenario del apartheid israelí

Galería

Expertos publican una nueva definición de “antisemitismo”

Estándar

Jerusalem

Observación de Los Otros Judíos: La palabra empleada debería ser antijudaísmo o judeofobia, ya que los palestinos son semitas y la comunidad internacional suele asociar antisemitismo solo con el odio a judíos y judías.

En un documento denominado “Declaración de Jerusalén sobre el Antisemitismo”, un grupo de más de 200 académicos y expertos ha creado una nueva definición de antisemitismo que excluye el movimiento mundial de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) y varios otros ejemplos incluidos en la definición de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA por sus siglas en inglés), que confunde la crítica a Israel con el odio hacia el pueblo judío.

Entre los firmantes de la “Declaración de Jerusalén sobre el Antisemitismo” se encuentran académicos internacionales que trabajan en estudios sobre el “antisemitismo” y campos relacionados, como los estudios sobre los judíos, el Holocausto, Israel, Palestina y Medio Oriente. El grupo afirmó que el texto publicado por ellos se realizó previa consulta con estudiosos del derecho y miembros de la sociedad civil. Lee el resto de esta entrada

En vivo: Encuentro Literario Internacional por Palestina – Día de la Tierra

Estándar

Encuentro Literario Internacional por Palestina – Día de la Tierra

Estándar

 

Encuentro Literario Internacional por Palestina, evento literario-cultural online en solidaridad con el pueblo palestino por el Día de la Tierraa (conmemorado el 30 de marzo), será realizado el viernes 26 de marzo, a partir de las 20h00 (hora de Brasil, Argentina), en Desacato.info y @losotrosjudios.

El encuentro será presentado por Claudio Daniel, Michel Croz y Tali Feld Gleiser. El presidente de la Federación Árabe-Palestina de Brasil  (Fepal), Ualid Rabah abrirá la transmisión, que tendrá lecturas poéticas y comunicados de poetas y escritores/as, intelectuales y activistas políticos palestinos, brasileños, argentinos, chilenos y del País Vasco, entre ellos/as, Jonatas Onofre, Lígia Dabul, Rafif Ziadah, Rosane Carneiro, Marcelo Ariel, Claudio Daniel, Lina Meruane, Vicente Zito Lema, Koldo Campos Sagaseta, Michel Croz, Robertson Frizero, Yasser Faiad, Vicente Zito Lema y Eda Nagayama.

APOYOS: Centro Brasileño de Solidaridade con los Pueblos y Lucha por la Paz (Cebrapaz), Federación Árabe-Palestina de Brasil  (Fepal), Zunái, Revista de Poesia e Debates, Portal Desacato, Federación de Entidades Argentino-Palestinas, Voz Judía Por la Paz (JVP), Los Otros Judíos, Coplac, Aqui&Allá, Pobres&Nojentas, Kombi Livros Marcelino Chiarello y BDS México.

Israel: partidos religiosos ortodoxos sacudidos por el fallo de la Corte Suprema sobre la ley del retorno

Estándar

El fallo de la Corte Suprema de Israel sobre la aplicación de la Ley del Retorno amenaza con la dilución final del poder político de los partidos religiosos ortodoxos de Israel y, por lo tanto, tiene el potencial de alterar la dinámica de las próximas elecciones.

Por Miko Peled.

05 de marzo de 2021

JERUSALÉN – En una decisión innovadora de ocho a uno, la Corte Suprema de Israel dictaminó recientemente que la Ley de Retorno, que otorga la ciudadanía a cualquier persona judía que venga a Israel, se aplique a cualquier persona que se haya convertido al judaísmo mientras estaba en Israel  a través de una conversión ortodoxa. Este fallo ha creado una gran agitación política y enojo entre los partidos religiosos sionistas y el rabinato oficial del Estado.

En un sistema político como el de Israel, donde los pequeños partidos políticos son cruciales para cualquier gobierno de coalición y, a menudo, son el factor determinante en cuanto a quién será el primer ministro, esta situación es problemática. En la Knesset israelí, los partidos religiosos ejercen una gran cantidad de poder y con frecuencia actúan como reyes, dando sus votos a uno de los dos partidos más grandes y sellando así el destino de la política israelí de una forma u otra. Mover el statu quo en asuntos religiosos antes de las elecciones generales es malo para la política.

Afortunadamente, la Corte Suprema de Israel no es un organismo elegido y no necesita preocuparse por los problemas de la coalición, por lo que sus jueces son libres de emitir fallos como mejor les parezca. Sin embargo, lo que llevó a la corte a esta sentencia en particular fue la falta de capacidad del Poder Legislativo y de las instituciones estatales para pronunciarse sobre este tema tan delicado. Lee el resto de esta entrada