Han vuelto a matar

Estándar

Por Julio Rudman.

A Raúl Fitipaldi.

Han vuelto a matar

A las 13,35 de hoy, miércoles 31 de agosto de 2016

han vuelto a matar.

Sesenta y un crápulas, rencorosos y corruptos

han vuelto a matar.

A Luiz Carlos Prestes y su Columna libertaria

a Jorge Amado y los subterráneos de la libertad.

a Gabriela, a Doña Flor y sus dos maridos,

a Francisco Julião, el maestro rural.

A Paulo Freire, abrazado a sus discípulos.

A Guimarães Rosa y a su sertón.

A Drummond de Andrade y a su rosa del pueblo.

Han vuelto a matar Antonio Carlos Jobim.

Han matado también al obrero  albañil de Chico Buarque,

han destrozado el andamio de su poesía.

Hoy, a esa hora, murió otra vez Elis Regina.

Mataron a Monteiro Lobato nuevamente

en su rancho del pájaro amarillo.

Mataron a Vinicius, enamorando a la garota en las arenas

de Ipanema..

Han asesinado en vida a Nélida Piñón

y a su corazón andariego.

José Mauro de Vasconcelos volvió a morir

al pie de su planta de naranja lima.

Gilberto Gil llora su propia muerte.

Caetano muere su propio llanto y

María Bethania acaricia un pentagrama mutilado.

Naná Vasconcelos los espera para soñar juntos

que esta pesadilla pasará.

Y que João Ribeiro vuelva a escribir

Viva o povo brasileiro.Viva o povo

 

Matisyahu-Rototom: un año después

Estándar

rototom-e1440000814792El verano anterior a la actuación de Matisyahu en el festival Rototom, el ejército israelí bombardeó Gaza asesinando a más de 2.200 personas. Más de 500 eran niñas y niños. Matisyahu puso su música y su trabajo al servicio de la Asociación de Amigos del Ejército Israelí.

 Matisyahu también apoyó al ejército israelí en el ataque que asesinó a 10 activistas que llevaban ayuda humanitaria a Gaza en la Flotilla de la Libertad en 2010. Tres activistas que participaron en esta misma Flotilla intervinieron en el Foro Social del Rototom. Una de estas personas, el periodista valenciano David Segarra, participó en el Foro Social junto a nuestro grupo en agosto de 2014 mientras las bombas caían sobre Gaza.

Menos de tres semanas antes del concierto de Matisyahu en el Rototom 2015, un colono israelí quemó vivos hasta la muerte a tres personas palestinas de la familia Dawabsha. Un mes después a su actuación en el festival de Benicàssim, Matisyahu se fotografió dándose la mano con un líder de los colonos explicitándole su respaldo.

¿Es ético que alguien que pone su música al servicio de un ejército que masacra a niñas y niños actúe en un festival que tiene como bandera la paz y los Derechos Humanos? Esa fue (y sigue siendo) nuestra pregunta.

La identidad étnica, nacional o religiosa de la persona en cuestión es irrelevante. Hemos participado en iniciativas para que cantantes de múltiples nacionalidades y religiones (como Luz Casal o Carlos Santana) no “limpien” la imagen del Estado de Israel, de manera similar a lo que ocurría en la Sudáfrica del apartheid. Fueron cientos de víctimas judías del Holocausto nazi las que pidieron en agosto de 2014 el “boicot completo a Israel”, es decir, el BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones).

Richard Falk, relator de la ONU para Palestina de origen judío, ha vinculado a Israel con el apartheid y la limpieza étnica. Desde su creación en 1948, el Estado israelí se ha construido sobre las ruinas de Palestina y sobre la expulsión de la mayor parte de su población autóctona no judía, que ahora suman más de 5 millones de personas refugiadas. 68 años de apartheid y limpieza étnica, con episodios de bombardeos masivos que asesinan a cientos de niñas y niños y destruyen hospitales, son posibles gracias a la colaboración militar, económica e institucional de gobiernos y empresas, pero también debido a la complicidad académica y cultural. Israel, así como sus grupos y personalidades afines, utilizan la cultura para “limpiar” los crímenes israelíes. La exministra de Cultura israelí, Limor Livnat, afirmó que “la cultura es la mejor embajadora del Estado [de Israel]”. Israel se presenta como un Estado “democrático” y “moderno”. Matisyahu, como alguien “pacifista” y “apolítico”. Nada más lejos de la realidad. El Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha emitido más condenas oficiales a Israel que al resto de los Estados del mundo juntos. Y un artista “pacifista” y “apolítico” no pone su música al servicio del lobby sionista AIPAC ni al de una asociación que recauda fondos para un ejército que masacra a menores. Tampoco respalda al líder de un movimiento uno de cuyos miembros quemó vivo a un bebé semanas atrás.

Lee más: 

Los tres errores del Rototom en el ‘caso Matisyahu’

Sólo hay paz con justicia: Boicot a Matisyahu en el Festival Rototom Sunsplash

En julio del pasado año, antes de realizar ninguna reivindicación pública, explicamos esta problemática al festival Rototom, que no se quiso reunir con nuestro grupo. Reivindicábamos Derechos Humanos, como reza el eslogan del festival. Reivindicábamos coherencia. Nunca solicitamos nada que tuviese que ver con un supuesto “Estado palestino”. Al mantener en cartel a Matisyahu, nuestra campaña se hizo pública. Y empezaron las amenazas. Cientos de perfiles de redes sociales (muchos creados ex profeso ) nos llamaron “la nueva Inquisición”, “antisemitas” o “nazis”. Varias fuentes nos señalaron que nos estaban “monitorizando” los teléfonos y ordenadores. Empezaron las notas de prensa de gobiernos como los de Rajoy o Netanyahu, así como opiniones de tertulianos y de algunos líderes políticos con poca información o poca cultura de Derechos Humanos. Esperanza Aguirre, Alfonso Rojo o Hermann Tertsch defendieron a Matisyahu a capa y espada. Un editorial y un artículo del diario  El País  violó los principios básicos del periodismo al no preguntar a la principal parte implicada y mintió al decir que esta campaña la dirigía Compromís. Como nos comunicó una persona que estaba trabajando en TVE, el canal de televisión público censuró la aparición de uno de nuestros miembros en un reportaje del telediario. El periodista que lo elaboró se negó a firmar el reportaje.

Lo que muchos medios y dirigentes políticos no entendieron es que el caso de Matisyahu fue una causa de solidaridad popular que adoptaron numerosos movimientos sociales, activistas y artistas de dentro y fuera del Rototom. De dentro, desde La Gossa Sorda, Pallasos en Rebeldía, María Carrión (Fisahara), Hassana Aalia (activista saharaui), Yslem Hijo del Desierto (rapero saharaui) y Fernando García Guereta (director) hasta Enginyeries Sense Fronteres, No al TTIP i Plataforma Anti-Fracking Comarques de Castelló i Plataforma per la Sobirania Alimentaria del País Valencià, entre otros muchos. Numerosas personas no entendieron que el festival quedó en un segundo plano y que lo prioritario era una auténtica defensa de los Derechos Humanos a través de un grito popular que reclamaba no colaborar con quien colabora con un ejército criminal. Este clamor de solidaridad popular hizo cancelar el concierto, pero cuatro días después las amenazas del lobby proisraelí hicieron reinvitar al cantante sionista. El sábado de su actuación, helicópteros sobrevolaron el Rototom mientras se registraban las mochilas a la entrada. Dirigentes del PP como Máximo Buch se hacían fotos con Matisyahu en el  backstage . Pero fue de justicia poética que Matisyahu actuara con grandes banderas palestinas entre el público.

El caso Matisyahu-Rototom puso de nuevo sobre la mesa que la cultura también es política y evidenció las complicidades con el Estado de apartheid de Israel en el ámbito de la música. Podrá cantar a la “paz” (como Franco celebraba los “25 Años de Paz”), pero Matisyahu, como el resto del sionismo, lleva la muerte escrita en la frente.

Fonte: El Diario.es

Israel no puede pasar el examen de la verdad

Galería

Aficionados del Celtic donan 150.000 euros ante la posible multa de la UEFA por mostrar banderas palestinas

Estándar

Desalambre.- Los aficionados del Celtic han recaudado en cuatro días cerca de 150.000 euros (alrededor de 130.000 libras) que donarán a organizaciones benéficas palestinas en protesta contra la inminente multa de la UEFA contra el club escocés, después de que sus seguidores mostrasen decenas de banderas palestinas durante un partido contra el Hapoel Be’er Sheva de Israel.

Después de que las banderas palestinas inundasen parte de las gradas del estadio Celtic Park, la UEFA ha abierto un procedimiento disciplinario contra el equipo escocés por mostrar una “bandera ilegal” y estudiará el caso el próximo 22 de septiembre. La UEFA prohíbe mensajes de carácter “político , ideológico , religioso o de provocación” en sus partidos.

En respuesta ala posible sanción, el grupo Brigada Verde lanzó este domingo la campaña de financiamiento colectivo #matchthefineforpalestine. En cuatro días, las donaciones han sobrepasado el objetivo inicial del grupo y ya superan los 150.000 euros.

Según han anunciado, los fondos recaudados se dividirán a partes iguales entre la Ayuda Médica Palestina (MAP) y el Centro Lajee, un centro cultural palestino situado en un campo de refugiados a las afueras de Belén.

“Uno de los mayores actos de solidaridad del fútbol”

En concreto, impulsarán un equipo de fútbol de refugiados palestinos llamado Aida Celtic. El Centro Lajee ha realizado un vídeo de agradecimiento a los aficionados del Celtic por lo que consideran “una de las mayores acciones de solidaridad en la historia del fútbol europeo”.

Si finalmente la UEFA acaba sancionando al Celtic por mostrar banderas palestinas en su campo, no sería la primera vez que ocurre. En 2014, la formación fue multada con 18.000 euros por el mismo motivo.

Durante el partido de vuelta de la Champions, celebrado este martes en el campo del equipo israelí, los aficionados del Celtic no mostraron banderas palestinas. La policía de Israel había alertado de que no toleraría los símbolos palestinos en el campo del Hapoel Be’er Sheva.


Fuente: El Diario.es

¿Hola? Me gustaría informar de un activista BDS

Estándar

Rat-on-bds-900x450

El diario israelí Ynet ha informado de que una organización de colonos israelíes sin ánimo de lucro, Lev HaOlam (Corazón del Mundo), ha puesto en marcha una línea directa para que la gente proporcione información sobre activistas internacionales que apoyan al movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS). El principal objetivo de la línea es advertir preventivamente a las autoridades israelíes sobre la llegada de este tipo de activistas al territorio de Israel, para que puedan ser deportados.

Al parecer, cuando una persona llame a ese número, un representante de Lev HaOlam le hará preguntas como cuántos activistas ha visto el informante, qué hacían, cuáles son sus nombres, dónde viven y si han sido vistos usando cámaras o representando a alguna organización. Toda esa información se recogerá en un formulario de quejas, que podrá llenarse en inglés o en hebreo. La línea funcionará cinco días a la semana.

Lev HaOlam tiene el propósito explícito de socavar al movimiento BDS, ya que fue fundada en 2012 «para ser la respuesta al BDS». Además de la línea directa, la organización «sortea boicots internacionales» para comercializar en el resto del mundo productos hechos en los asentamientos israelíes. Lev HaOlam tiene su sede en uno de ellos, Shilo, en Cisjordania.

El movimiento BDS, por su parte, aboga por el boicot, la desinversión y las sanciones al Estado de Israel así como a las empresas que colaboran con el mismo, hasta que Israel respete los derechos de los palestinos y las leyes internacionales.

Haciéndose eco de la afirmación del ministro de Seguridad Pública, Gilad Erdan, que dijo que los activistas del BDS reúnen información en territorio israelí para «deslegitimar» e «incitar» contra Israel, Nati Rom, director ejecutivo y fundador de Lev HaOlam, señala: «Esta es una iniciativa civil, cuyo objetivo es localizar a activistas que llegan aquí como turistas e intentan dañar al proyecto sionista sobre el terreno».

«La línea directa para informantes es esencialmente una respuesta al llamamiento de Erdan», reconoce Nati Rom.

El 7 de agosto, Erdan y el ministro del Interior, Arye Dery, anunciaron la creación de un grupo de trabajo conjunto para deportar a los internacionales que apoyan al BDS desde el interior del territorio controlado por Israel. Dicho grupo, no obstante, debe definir aún «los parámetros bajo los cuales un activista extranjero será marcado para su deportación o se le prohibirá la entrada», así como «las bases legales que se requerirán para ello».

A pesar de la inexistencia de criterios que permitan al gobierno determinar la deportación de activistas internacionales del BDS, Lev HaOlam se compromete a transmitir al grupo de trabajo todo lo que llama «material relevante» obtenido de las entrevistas en la línea directa.

Ese mismo domingo, Erdan intentó incitar directamente a los ciudadanos israelíes a denunciar a activistas internacionales del BDS en su página de Facebook, en la que escribió: «Si tiene usted información sobre cualquiera que finja ser un turista y sea en realidad un activista BDS, díganoslo y lo expulsaremos del país».

Abdulrahman Abunahel, portavoz del Comité Nacional Palestino del BDS, criticó en un comunicado el nuevo grupo de trabajo de Erdan:

«Tras fracasar en el intento de contrarrestar o incluso suavizar el impacto que tiene el BDS en el aislamiento de su brutal régimen de opresión, Israel se está quitando la máscara. Está revelando al mundo su verdadero rostro de Estado paria, belicista y despiadado, que recurre a las mismas herramientas represivas que utilizó la Sudáfrica del apartheid en su última etapa, antes de su colapso final.»

A principios de agosto, la activista suiza Rita Faye fue deportada desde el aeropuerto Ben Gurión. Poco después, Israel expulsó a cinco activistas estadounidenses que intentaban entrar en el país.

Traducción: Daniel Gil

Fuente: Yebusnet.

500 días de combates en Yemen: La crisis humanitaria es “insostenible”

Estándar

Middle East Eye Staff.

Traducido para Rebelión por Sinfo Fernández.

Una destacada agencia al servicio de los refugiados (el Consejo Noruego para los Refugiados, NRC por sus siglas en inglés) ha advertido de que el Yemen se enfrenta a una situación humanitaria “insostenible” tras cumplirse el 7 de agosto los 500 días desde que Arabia Saudí inició su campaña de bombardeos.

Las cifras publicadas por el NRC exponen la situación humanitaria que vive el país, donde 21 millones de personas –el 80% de la población- necesitan algún tipo de ayuda en medio de una guerra que no se apacigua.

El NRC dijo que, desde que Arabia Saudí formó una coalición militar con el objetivo de reinstalar el gobierno del presidente Abd Rabuh Mansur Hadi, habían muerto al menos 6.500 personas –más de la mitad de ellas civiles- y 32.000 habían resultado heridas.

Riad lanzó en marzo de 2015 su campaña de bombardeos aéreos para hacer retroceder a los rebeldes huzíes, de quienes los saudíes dicen que cuentan con el apoyo de su rival regional, Irán. Los huzíes se hicieron con el control de la capital, Sanaa, en septiembre de 2014, obligando a Hadi a exiliarse en Riad.

Los huzíes, que junto a Arabia Saudí han sido acusados de violaciones flagrantes al derecho internacional durante el conflicto, siguen controlando Sanaa a pesar de los 500 días de bombardeos saudíes, aunque los rebeldes procedentes del norte de la provincia de Saada han sido empujados y obligados a abandonar las zonas sureñas del país.

El NRC ha declarado que el colapso de las conversaciones de paz en Kuwait hunde aún más profundamente a los civiles yemeníes en una situación humanitaria desesperada.

La organización, que tiene su sede en Oslo, expuso que casi 20 millones de yemenitas no tienen acceso al agua potable y que más de 14 millones no disponen de atención sanitaria alguna. Hay tres millones de personas internamente desplazadas.

Más de siete millones de personas sufren “inseguridad alimentaria grave”; al mismo tiempo, según el NRC, el bloqueo impuesto por los saudíes ha dejado “paralizada” la economía del Yemen.

500 días Yemen

Todas las partes en la guerra han sido acusadas de perpetrar crímenes de guerra, aunque la ONU ha señalado especialmente a Arabia Saudí por su campaña de bombardeos y la elevada cifra de muertos que provoca.

El secretario general de NRC, Jan Egeland, dijo que “el tiempo para evitar que la catástrofe sea irreversible está prácticamente agotado”.

Syma Yamil, directora de NRC para el Yemen, añadió: “A pesar de las cifras espantosas de yemenitas normales y corrientes que están sufriendo a causa del conflicto, el mundo exterior ha mantenido los ojos cerrados ante esta crisis. La situación de los yemenitas sigue deteriorándose y es ya insostenible, no podrán soportarlo más tiempo”.

Fuente: http://www.middleeasteye.net/news/500-days-saudi-bombing-yemen-leaves-untenable-humanitarian-crisis-654913421

Rebelión.

Jerusalén, una ciudad tres pueblos

Estándar

Segundo día de las Brigadas a Palestina. La experiencia de vivir en carne propia la ocupación cambia muchas de las percepciones que traemos desde nuestros países.

Reconstruir casas palestinas

Domingo 14 de Agosto.

Segundo día de nuestro viaje. Nos hemos levantado a las 7 de la mañana ya más descansadxs que el primer día, después de un variado y rico desayuno nos hemos puesto en camino a Jerusalén.

No éramos conscientes del día que nos esperaba. En el autobús nos han contado que hoy era el día “Tisha b´Av.” en el que los judíos conmemoran la destrucción del Templo de Jerusalén, lo cual podía llevarnos a vivir momentos de tensión en la ciudad, ya que los judíos habían recibido un llamamiento para concentrarse en la Explanada de las Mezquitas y podía provocar una respuesta de la población palestina. Cuando hemos llegado hemos sentido rápidamente esta tensión por el gran despliegue militar en las zonas de acceso al centro de Jerusalén.

Jerusalem  militar

Hemos comenzado  la visita a la ciudad con un tour alternativo guiado por Ali M. Jiddah, un activista afropalestino…

Ver la entrada original 438 palabras más