Archivo de la categoría: Uncategorized

Palestina no está en venta

Galería

El boicot a Israel no es antijudío, el boicot a Sudáfrica no era antiblanco y Ángeles Maestro no es terrorista

Estándar

Por Daniel Lobato.

El 17 de mayo el Parlamento alemán aprobó una resolución que acusa de “antisemita” a la campaña por el Boicot a Israel (BDS) impulsada por la sociedad palestina. Lo que buscaba era acusar de judeofobia a este movimiento. Los palestinos son semitas, pero con esta manipulación de equiparar semitismo a judaísmo Palestina es desposeída incluso de categorías. Oriente es lo que Occidente decida que debe ser Oriente. En todo caso el Bundestag no legisló contra el boicot a Israel, pero su acusación de odio colisiona con la protección que la UE otorga al BDS.

El boicot a la Sudáfrica del apartheid no era un movimiento de odio contra las personas blancas sudafricanas. Todo el mundo tiene claro que era un movimiento contra la ideología de un régimen racista colonial, y que el boicot no buscaba destruir Sudáfrica ni destruir a las personas blancas que gobernaban. Era un movimiento por los derechos humanos de la población nativa africana y un nuevo pacto social para ese territorio. Lee el resto de esta entrada

¿Cuánto cuesta la paz?

Estándar

En la selva, al acuerdo del siglo que ve el yerno de Donald Trump se llama la ley del más fuerte

Por Joan Cañete Bayle.

¿Cuánto cuesta la paz? Según Jared Kushner, de profesión marido de Ivanka Trump y yerno de Donald Trump, 50.000 millones de dólares. Esa es la cantidad prometida a los palestinos en la conferencia de Baréin con la que EEUU empieza a desvelar su plan de paz para palestinos e israelís, conocido hasta ahora, modestamente, como “el acuerdo del siglo” y que en Baréin ha sido presentado como “la oportunidad del siglo”, tal vez para poder seguir colgando a los palestinos el falso sambenito de que nunca pierden una oportunidad de perder una oportunidad.

La propuesta estrella es construir una autopista elevada entre Gaza y Cisjordania. Kushner, al que no se conocen ni experiencia ni conocimientos en política exterior, tal vez debería haber hablado con Condoleezza Rice, que perdió semanas de inútil ‘shuttle diplomacy’ tratando de acordar algo mucho más modesto: un servicio de autobuses entre Gaza y Cisjordania. Fracasó, claro.

Lee el resto de esta entrada

Carta a Milton Nascimento

Estándar

Querido Milton Nascimento:

Tu legado de rebeldía política, defensa de los derechos humanos y la justicia social se comprometerán si decides actuar en Israel. Desde marzo de 2018 se han contabilizado 300 palestinxs asesinadxs, incluyendo niñxs, periodistas y médicxs, y más de 20.000 heridxs. Estos ataques se han hecho contra la población civil desarmada por salir a protestar en defensa de sus derechos fundamentales. En suma, Israel se declaró de facto un Estado de apartheid el año pasado con la ley de “Estado nación judío”. Lee el resto de esta entrada

‘Artwashing’ sobre las ruinas de Palestina (Eurovisión 2)

Estándar
Manifestación contra Eurovisión de Ireland Palestine Solidarity Campaign en Dublín.

Manifestación contra Eurovisión de Ireland Palestine Solidarity Campaign en Dublín

María en Palestina.- Este fin de semana se celebra la final de Eurovisión 2019, y las noticias que llegan de Tel Aviv y otras ciudades son alentadoras. Mientras en varios territorios, desde Gaza hasta Barcelona, se celebran eventos alternativos (presenciales y virtuales) para boicotear el festival, Shahaf Weisbein, activista israelí de la Coalición de Mujeres por la Paz, que ha estado protestando en las calles de Tel Aviv, comparte en su Facebook:

Esta ha sido una semana loca. No hay ningún medio de comunicación importante que no cubra la horrible realidad de la semana pasada. Decimos no al pinkwashing [lavado rosa] de la ocupación: el brillo y las canciones no pueden ocultar una patria ocupada. Esta semana se han llevado a cabo 5 acciones que han tenido una gran repercusión en la prensa. De los 50.000 turistas esperados, llegaron menos de 5.000. Los precios de los hoteles cayeron a un nivel extremadamente bajo porque no había demanda. Las entradas para los eventos se entregan gratuitamente sólo para llenar el estadio. Eurovisión está aquí en Tel Aviv, pero las y los ciudadanos del mundo, y de Europa en particular, no están comprando el espectáculo.”

Y comparte imágenes y una muestra de artículos de prensa de medios hegemónicos (The Washington Post, The New York Times, The Independent, Al Jazeera) que hablan del boicot al festival, junto con imágenes de las protestas:

Eurovisión ha sido una muestra elocuente de la fortaleza detrás de la estrategia que inspira y mueve al movimiento BDS: pocas veces antes ha quedado tan clara la fractura entre la omisión hipócrita de los gobiernos cómplices de Israel y la voluntad de la gente organizada en todo el mundo de poner en evidencia al régimen de apartheid y ocupación colonial israelí, boicoteándolo, aislándolo y sancionándolo. Aunque los gobiernos sigan tratando a Israel como un Estado normal, los pueblos y la sociedad civil organizada están dejando claro que no están dispuestas a normalizar al único apartheid que persiste en el siglo XXI. Lee el resto de esta entrada

la Nakba es recordada en Florianópolis con la participación del dibujante Latuff

Vídeo

La Nakba, catástrofe palestina de la cual el 15 de mayo se cumplen 71 años, está siendo recordada en todo el mundo. Lo mismo sucedió en Florianópolis, Brasil. (A partir del minuto 15).

Con la participación del dibujante Carlos Latuff. Lee el resto de esta entrada

Eurovisión sobre las ruinas de Palestina

Estándar

Por Jorge Ramos Tolosa.

Era mayo de 1948 en Palestina. El Estado de Israel estaba a punto de crearse. El movimiento sionista lo había impulsado desde las décadas de 1880 y 1890 a través del colonialismo de asentamiento. Entre sus máximas, se encontraba establecer un Estado denominado “judío” en el máximo territorio posible con el mínimo de población no judía. Pero Palestina, que por entonces formaba parte del sultanato otomano, era un territorio dinámico y diverso. Aproximadamente, un 85-86% de su población era musulmana, un 11% cristiana y un 2-4% judía. ¿Cómo conseguir que este histórico territorio, como pretendía el movimiento sionista, se convirtiese en exclusiva o mayoritariamente judío? Entre otros líderes políticos sionistas y entre muchos otros momentos, Jaim Weizmann, que treinta años más tarde se convertiría en el primer presidente del Estado de Israel, proclamó hace 100 años, en 1919, que Palestina debía ser “tan judía como inglesa era Inglaterra”.

El momento clave llegó en 1948. Antes de que se proclamase el Estado de Israel el 14 de mayo de aquel año, la limpieza étnica de Palestina que estaban llevando a cabo las tropas sionistas desde meses atrás ya había supuesto la expulsión de entre 250.000 y 300.000 personas no judías. A finales de 1948, el número alcanzó alrededor de 750.000 palestinas y palestinos. Según las últimas investigaciones, en 1948 las fuerzas sionistas-israelíes destruyeron 615 localidades palestinas. Entre ellas, Deir Yassin, una aldea al noroeste de Jerusalén. Allí, el 9 de abril de 1948, miembros de las organizaciones paramilitares sionistas Irgún y Lehi cometieron una masacre que acabó con la vida de entre 93 y 254 personas. En Deir Yassin también se registraron mutilaciones y violaciones de mujeres palestinas, a algunas de las cuales, embarazadas, se les rajó el vientre. Con posterioridad, y paradójicamente, el Museo del Holocausto de Jerusalén, Yad Vashem, se construyó sobre parte de las tierras de Deir Yassin. En definitiva, 1948 fue el año de la Nakba (“catástrofe” o “desastre” en árabe) para el pueblo palestino, un annus horribilis. Para el movimiento sionista, 1948 fue un annus mirabilis en el que se realizó un sueño asociado a la justicia absoluta y a la pureza moral.

Una cabaña de salvavidas pintada con el logo del Festival de la Canción de Eurovisión en la playa de Tel Aviv (Israel). EFE/ Abir Sultan

Una cabaña de salvavidas pintada con el logo del Festival de la Canción de Eurovisión en la playa de Tel Aviv (Israel). EFE/ Abir Sultan

Lee el resto de esta entrada