El largo brazo demoledor del sionismo: Una reflexión sobre el incidente del hostal en la costa uruguaya

Estándar

Este texto, escrito como columna de opinión y más breve, fue rechazado por el periódico la diaria (después de dos días de discusión) y también por el semanario Brecha (por primera vez en siete años de colaboración continua).

Por María Landi, en su blog María en Palestina. 

De pronto la tranquilidad veraniega de un país abotargado por el calor extremo se sacudió, y la temperatura social se elevó aún más. La noticia se hizo viral en los medios informativos y las redes sociales: el dueño de un hostal en el balneario Valizas canceló la reserva de una pareja de israelíes alegando que no está de acuerdo con las políticas de su país, y que ha tenido pésimas experiencias en el pasado con turistas israelíes. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Oriente Medio Estrategia de Israel para 2018: “El boicot puede dañar al Estado mucho más que un ataque militar”

Estándar

Amos Yadlin, director del Instituto para Estudios de Seguridad Nacional de la Universidad de Tel Aviv, con el presidente israelí, Reuven Rivlin, en la presentación del informe

A principios de enero, el Insituto de Estudios de Seguridad Nacional de la Universidad de Tel Aviv presentó, con presencia del presidente israelí, Reuven Rivlin, de la Evaluación estratégica para 2018, con líneas estratégicas sobre Líbano, Siria, Gaza o el movimiento de BDS contra Israel. 

Por Isabel Pérez, Beirut.

A principios de enero el presidente israelí, Reuven Rivlin, acudió a la presentación de la Evaluación estratégica para 2018. El anfitrión fue el Instituto para Estudios de Seguridad Nacional de la Universidad de Tel Aviv (INSS por sus siglas en inglés), un centro dirigido por un general del Ejército israelí ya retirado Amos Yadlin. En presencia de los y las investigadoras israelíes, Rivlin escuchó las exposiciones sobre cuestiones fundamentales para Israel.

Según el INSS, 2017 fue un “año bueno para Israel” y lo fue por varias razones. La más destacada es que su principal aliado, Estados Unidos, cuenta con un presidente que mira “con los mismos ojos” hacia Irán. Su política es, como nunca lo ha sido, positiva para Israel. Así lo demostró el presidente estadounidense, Donald Trump, en su decisión de nombrar Jerusalén (este y oeste) como capital de Israel y trasladar ahí la embajada de EE UU.

Sin embargo, el principal escollo para Israel es que Irán, en el triángulo ruso-iraní-sirio, avanza y el llamado “campo sunní” cada vez es más débil.

“Tenemos que fortalecer nuestra relación con la alianza árabo-sunní —explicaba Amos Yadlin, director del INSS durante la presentación—. El desafío real es con los saudíes. Esta vez hay un príncipe fuerte que ve Irán, y no Israel, como la primera amenaza. Aquí tenemos una oportunidad”.

El “campo sunní práctico” es el apelativo israelí a los países de la región que mantienen una posición de amistad, o incluso de paz, como es el caso de Egipto y Jordania. Arabia Saudí mostró públicamente el pasado año la normalización de relaciones con Israel, pero existen también otros en el Golfo Pérsico que Israel añade como elementos óptimos para conducir la región hacia otra ecuación. Desde aquí se abordan tres escenarios: uno en Siria, otro en Palestina/Israel y el tercero en el Líbano.

Siria

El escenario sirio recoge, como menciona el INSS, la gran victoria de Rusia. No solo derrotó a Daesh, sino que, además, asentó bases militares en el Mediterráneo. Y esto ha sucedido para el beneficio, de un modo u otro, de Irán.

“Vemos un programa a largo plazo. Irán construirá una base de acción contra Israel en Siria. Creará un Hezbolá II, levantará un puente terrestre entre Irán, Iraq, Siria y el Líbano”, asegura el INSS en su evaluación.

Las intenciones israelíes son entonces impedir que Irán se establezca en Siria y, para ello, deberán promover la caída de Bashar al-Asad. “Es todavía temprano hablar del fin de la guerra [en Siria]. Es posible que dure los próximos años”, argumenta el instituto israelí.

Palestina/Israel

Israel se ha apuntado un logro importante con Jerusalén en su carrera por presentarse al mundo como una causa sui generis. La “solución final” siempre había retrasado este contencioso punto pero, aunque para EE UU e Israel Jerusalén sea completamente soberanía y capital israelí, para la comunidad internacional y las leyes internacionales Jerusalén Este es territorio palestino ocupado.

Las negociaciones entre Palestina e Israel están congeladas desde hace años, no así las negociaciones entre Hamás y Fatah. En 2017 hubo otro esfuerzo de reconciliación nacional palestina entre ambas facciones, enemistadas desde 2007. La estrategia israelí es, simplemente, esperar a que la reconciliación caiga “por su propio peso”.

“No estamos contentos de que Hamás esté junto a la Autoridad Palestina. Confiamos en que el acuerdo se derrumbe solo —apuntan los investigadores israelíes—. Abu Mazen [Mahmud Abbas] piensa en su legado, no quiere estar mal visto a nivel internacional y Hamás se quedó sin respaldo después de que Qatar fuese boicoteada por el mundo sunní”.

Se refiere, efectivamente, al ya mencionado mundo sunní práctico que ve a Israel como una ayuda frente a Irán. El INSS plantea buscar una oportunidad en la amenaza de la reconciliación, “con la Autoridad Palestina, organizaciones internacionales e incluso Egipto, listos para jugar un papel más significativo que en el pasado”.

Un reto para el Gabinete israelí es la reconstrucción de la Franja de Gaza tras la operación militar de 2014. En el estudio de este punto se vislumbra la instrumentalización del colapso total de la franja que podría llegar este año 2018. O bien dejar que ocurra, logrando redirigir el descontento de la población contra Hamás, o bien relajar en cierta medida el bloqueo sobre la franja. Esto último sería positivo para Israel para evitar que, como Yadlin indicó, “la situación explote en la cara de Israel” porque, citando a Yadlin de nuevo, “las enfermedades, las aguas residuales, no reconocen fronteras”.

Se entiende con estas palabras que la salubridad de la población israelí podría verse afectada por la crisis humanitaria en Gaza. No obstante, sobre cualquier comentario destaca el de la importancia de mantener la legitimidad internacional de Israel.

Legitimidad internacional: desastre humanitario en Gaza y el BDS

En el libro Magos de armas: cómo Israel se convirtió en un superpoder de alta tecnología militar, sus autores subrayan la necesidad de mantener la legitimidad internacional para las operaciones y acciones israelíes. Dicho de otro modo, de nada sirve ser una potencia militar si no posee legitimidad para operar según sus planes.

En otros asuntos, como las armas nucleares e Irán, la cuestión de la legitimidad no es tan complicada. Aunque el propio Yadlin reconoció en la presentación de la evaluación que Irán “está manteniendo el acuerdo nuclear”, demonizar al país persa es bastante más sencillo que ausentarse de sus deberes internacionales como ocupante en lo que respecta a la Franja de Gaza, la molesta piedra en el zapato de la que Israel no logra despojarse.

“Gaza, con su gravedad, es como una pared que puede caernos encima”, comentaba preocupado el presidente israelí durante la exposición estratégica. “Según la comunidad internacional nosotros hemos provocado esa situación”, añadía.

El INSS ha prometido a Rivlin desarrollar un programa de reconstrucción para la Franja de Gaza, de “reconstrucción por prohibición de acumulación de fuerza”. El objetivo doble es que Hamás no pueda adquirir material militar y que la situación se mantenga en calma. De hecho, desde hace más de una semana cualquier persona de la franja con permiso israelí para cruzar el paso fronterizo Beit Hanun-Erez debe responder un cuestionario que, entre otras cosas, pregunta su nivel de bienestar material y psicológico.

Recientemente se añade en la lista de amenazas para la legitimidad de Israel el movimiento de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS). En la presentación de la evaluación hubo un momento clave para entender esto. Yadlin hablaba de poder blando (soft power), de fake news y narrativas que difieren de la que Israel trata de fomentar por todos los medios cuando, de repente, Rivlin interrumpió pronunciando las tres siglas: “B-D-S”. “Este tipo de cosas —le contestó Yadlin— pueden dañar al Estado de Israel mucho más que un ataque (militar)”.

A partir de ahí Yadlin explicó que el INSS investiga las consecuencias del BDS, su efecto en la sociedad civil y los gobiernos en todo el mundo. “Está yendo muy despacio —dice Yadlin—. Pero al igual que tenemos una fuerza que lucha contra las amenazas duras (hard power), hay una fuerza que lucha contra las blandas cuyos soldados son abogados, especialistas en derecho internacional, historiadores, gente de la Hasbará que sabe usar las redes sociales de Twitter o Facebook”.

En este punto se mencionó asimismo a la gente judía de EE UU involucrada en el BDS, a la que Israel ha decidido vetar por ley su entrada al país. “Esta gente está en el foco de un proyecto que nuestro centro está llevando a cabo y parte de la seguridad nacional de Israel”, añadió el director del instituto.

El Líbano o la primera guerra con dos frentes

El escenario de Siria, la presencia iraní en dicho territorio y el reforzamiento de las capacidades militares de Hezbolá podrá provocar una escalada que el INSS ha analizado y expuesto al presidente israelí.

“Uno de los mayores desafíos que se presentarán este año al Estado de Israel es elegir entre dos opciones: actuar para que Irán no se asiente en Siria, aceptando una escalada, o no actuar, dejar que los iraníes se establezcan en Siria y eventualmente estallará una gran guerra”.

No, el peligro más cercano y temido no se esconde en la Franja de Gaza. Dirigiéndose al presidente israelí, Yadlin afirmó que Gaza es “una pequeña granada en comparación con la explosión del norte [El Líbano, Hezbolá]”, que se asemeja a la “explosión de una bomba de una tonelada”.

Con la alianza israelo-sunní y la esperada neutralidad rusa, el INSS advirtió que hay que prepararse con anterioridad, no esperar al último momento para tomar decisiones y tener en cuenta que, aunque el frente sur (Hamás en Gaza) no represente más que una granada, “está prohibido pensar que tendremos una guerra en un solo frente”.

El frente norte, el Líbano, representaría el gran desafío para Israel, que desde 1973 no ha luchado en dos frentes a la vez. A este respecto, es interesante señalar el análisis estratégico del Centro Atlas de Estudios Israelíes, con sede en Gaza, desde donde defienden que Israel no será capaz de bloquear ambos frentes. “Israel neutralizará el sur antes de que Hezbolá se prepare”, apunta el centro gazatí, añadiendo que Hezbolá ha logrado ganar en armamento y en experiencia en Siria en los últimos años.

Lo cierto es que la táctica de la disuasión se lleva experimentando durante meses sobre la Franja de Gaza. Sin resultado. Milicias que no dejan rastro de su autoría han lanzado un número importante de proyectiles contra Israel y este ha usado como represalia la fuerza militar aplastante: bombardeos en cadena sobre zonas militares que no necesariamente están lejos de focos civiles. El plan disuasorio israelí no ha influido en el comportamiento de las milicias.

La “tensión de seguridad” en Israel sigue siendo titular a final de año y el Centro Atlas propone que las expectativas no se alejen de otra opción barajada por Israel: establecer una tregua de varios años para no expandir la guerra. La razón para que este cálculo gane sobre el resto, sobre la probable primera guerra de dos frentes, es que de este modo Netanyahu podrá cumplir sus aspiraciones políticas.

Sionismo antes, ahora y siempre

La tensión de seguridad en Israel existe desde que fue proclamado dicho Estado, hace 70 años, desde que grupos armados del movimiento sionista expulsaron a la población de la Palestina histórica. Desde ese año, 1948, el sionismo se ha internacionalizado más y no pasa un momento en el que deje de analizar o preparar la arena antes de salir a la próxima batalla, no necesariamente armada.

Ante la impracticabilidad de la solución de los dos Estados, uno israelí y otro palestino, la solución de un único Estado con el retorno de los y las refugiadas de Palestina, con igualdad para la población, es representada en la Evaluación del INSS como “un iceberg”. “A largo plazo este barco puede golpearse con el iceberg del Estado único. Debemos renovar nuestra legitimidad —afirma Yadlin—, y mantener la opción de dos Estados”.

La meta final no es aplicar la justicia, sino hacer de Israel un Estado para gente judía con características simpatizantes con el proyecto sionista. “Sionismo es estabilizar los alrededores de Israel según creemos que debe ser”, afirmó Yadlin en la presentación. Porque el sionismo parece conocer lo que debe ser para que el sionismo siga siendo, siempre, la base donde se asentó hoy hace 70 años el Estado de Israel.

 

Fuente: El Salto.

Estados Unidos suspende más de la mitad de la ayuda para los refugiados palestinos

Estándar

Las autoridades estadounidenses dijeron que proveerán US$60 millones a la agencia internacional, pero retendrán US$65 millones cuya adjudicación “considerarán en el futuro”.

Trump ya había dicho anteriormente que su país podría recortar la ayuda si los palestinos rechazaban los esfuerzos de paz con Israel.

EE.UU. aporta casi el 30% del presupuesto total de la UNRWA, que provee atención médica, educación y servicios sociales a millones de palestinos dentro y fuera de sus territorios. En 2016, el segundo donante más grande, la Unión Europea, aportó menos de la mitad de la contribución de EE.UU.

Principales donantes para los refugiados palestinos:

  • US$ (millones)

Fuente: UNRWA, Diciembre de 2016

Luego de conocerse la decisión del gobierno de Estados Unidos, un portavoz de la UNRWA, Chris Gunness, dijo a la BBC que esto es algo “lamentable, abrupto y nocivo”.

“Lo que está en juego es la acceso de más de medio millón de niños y niñas a 700 escuelas de la UNRWA. Lo que está en juego es la dignidad y la seguridad humana de millones de refugiados palestinos”, dijo Gunness.

“Atendemos a enfermos, ancianos, moribundos, niños y mujeres vulnerables. Así que eso es lo que está en juego, nada menos que la seguridad y la estabilidad de Oriente Medio”, añadió.

El domingo, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, dijo que no aceptaría ningún plan de paz de EE.UU. después de que este reconociera a Jerusalén como la capital de Israel, en diciembre de 2017.

Abbas acusa a Israel de poner fin a los acuerdos de paz de Oslo, firmados en 1993, que iniciaron el proceso de conciliación entre ambas partes.

Jerusalén
EE.UU. reconoció a Jerusalén como capital de Israel en diciembre, lo que desató numerosas protestas por parte de los palestinos. Reuters

¿Por qué EE.UU. suspende la ayuda?

El anuncio se produce dos semanas después de que el presidente Trump dijera que EE.UU. no recibe “aprecio ni respeto” a cambio de su ayuda.

La portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Heather Nauert, dijo que la suspensión de las donaciones “no tiene como objetivo castigar” a nadie.  Explicó que la decisión se debe al deseo de EE.UU. de ver reformas en la agencia de la ONU.

Un funcionario estadounidense dijo bajo condición de anonimato a Reuters que “la forma en la que opera y en que se financia” la UNRWA debía ser reevaluada.

“Es hora de que otros países, algunos de ellos bastante adinerados, intervengan y hagan su parte para avanzar en la seguridad y estabilidad regional”, agregó el funcionario.

¿Cuánta ayuda entrega EE.UU. a Palestina?

Los US$370 millones que aportó EE.UU. en 2016 opacan la cantidad otorgada por otros donantes.

Este país también donó US$260 millones en ayuda bilateral, y la mayor parte se destinó a proyectos administrados por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

Esos proyectos están a cargo de organizaciones no gubernamentales dedicadas a la asistencia humanitaria, reforma democrática, educación y desarrollo económico. Mientras tanto, Israel recibe más de US$3.000 millones anuales en ayuda militar de EE.UU.

Fuente: BBC. Palestina Soberana

 

Bassem, padre de Ahed Tamimi, habla sobre su hija

Estándar

Hay gente que nos acusa de meter a nuestros hijos en la resistencia y enfrentarlos al peligro. No es cierto. Somos madres y padres siempre preocupados por los peligros que pueden hacer daño a nuestros hijos, dice Bassem, el padre de #AhedTamimi

#FreeAhedTamimi #FreeTamimiWomen #FreePalestinianPrisoners

Cuando el sionismo es la esencia de la vida, una ruptura tiene enormes consecuencias

Estándar
untitled

Jacob Israel de Haan fue un escritor judío holandés asesinado en 1924 por la Haganá, la milicia preestatal del yishuv, por actividades antisionistas.

Por Jonathan Ofir, Mondoweiss.

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Romper con el sionismo puede ser una experiencia devastadora.

En Israel la sociedad judía-israelí es en general sionista, en grados que van desde los llamados “sionistas liberales” hasta los sionistas fundamentalistas. No hay realmente ni necesariamente mucha diferencia cuando uno habla de esta experiencia de ruptura en una facción o la otra.

Lo que pasa con el sionismo es que sus seguidores lo ven básicamente como una especie de “esencia de la vida”. El adoctrinamiento sionista enseña que se trata de “nuestra propia existencia”. El “nosotros” generalmente se considera como “la nación judía” o “el pueblo judío” y por lo tanto el individuo se ve como una pequeña parte de esto. Como la supervivencia del todo también abarca al individuo, cualquier ruptura con el sionismo se considera un tipo de traición social que pone en peligro la fuerza e incluso la supervivencia del “todo”.

Las narraciones que desafían la veracidad histórica de la noción de “supervivencia”, como el hecho de señalar la próspera existencia judía en otros lugares, carecen de sentido para los sionistas. Bajo la metanarrativa sionista, esto es todo temporal. La prosperidad judía es temporal y simplemente espera un momento en el tiempo en el que los gentiles de nuevo “se vuelvan contra los judíos”, porque eso es lo que sucede “en cada generación”, como dice el canto de la Pascua.

Y la respuesta sionista a este supuestamente peligroso y eterno estado de cosas es un Estado-nación judío. Entonces, en el paradigma más grande, los sionistas simplemente ven la solución: el Estado-nación judío, como una solución de supervivencia. Por lo tanto no están dispuestos a ver ningún problema resultante, como violaciones de los derechos humanos y un desafío al derecho internacional, como algo más que simples obstáculos o desafíos que enfrenta este “caso especial”: Israel.

Entonces, cuando uno señala estas violaciones, es una irritación para los sionistas, no necesariamente porque no los conozcan, sino porque al señalarlos uno no muestra simpatía por los desafíos que enfrenta el “caso especial” que es Israel para ellos.

Dado que el caso de Israel y el sionismo necesitan una “dispensa especial”, incluso la ruptura emocional de un individuo con el sionismo puede percibirse como un peligro. Y cuando uno rompe con el sionismo es visto en términos altamente emocionales y personales por aquellos para quienes representa la “esencia de la vida”.

Entonces lo que caracteriza este tipo de lealtad a la “esencia sionista de la vida”, resulta una especie de adhesión fascista que recuerda a las sociedades totalitarias y tampoco agrega nada para llegar a una comprensión entre los pares. Simplemente agrega insulto a su herida.

Además la conversación sobre la violación intrínseca de los derechos humanos inherente al sionismo solo es ofensiva para los sionistas. Y aquí particularmente para los “sionistas liberales”, ya que sugiere que toda la gran ideología a la que se suscriben es irreconciliable con los valores de igualdad e incluso democracia. Natasha Roth hace un elocuente resumen de esto en su artículo sobre la reciente lista negra israelí de activistas de BDS. Roth escribe:

  “Al parecer el Gobierno israelí considera que la prohibición a los activistas BDS es un comportamiento aceptable para una democracia y ha cultivado y promovido con mucha diligencia la mentira de que BDS es un movimiento antisemita destinado a destruir a Israel. Esta mentira ha resultado notablemente exitosa, a pesar de la inequívoca declaración en el sitio web oficial del movimiento BDS de que su objetivo es asegurar los mismos derechos humanos y civiles a los palestinos que los de todos los demás que viven en territorio controlado por Israel. Pero si otorgar los mismos derechos a todos los que viven en el territorio controlado por Israel hará que el Estado implosione, entonces seguramente quienes se opongan al BDS por ese motivo ignoran un problema fundamental: que un Estado no puede sobrevivir si todos sus residentes no tienen los mismos derechos y, por definición, no es una democracia”.

En otras palabras, el sionismo deja sin sentido los supuestos valores del “liberalismo”. Es muy posible que los “sionistas liberales” consideren los valores liberales como su objetivo más elevado, pero cuando se trata de la competencia entre el sionismo y el liberalismo, los sionistas conservarán su sionismo. En lo que respecta a los sionistas fascistas más fundamentalistas y más descarados esto no es una afrenta, ya que de todos modos tienen una menor inclinación a respetar la noción ‘liberal’. Pero incluso los fascistas tienden a pensar que sus valores están relacionados con la “libertad” y la “superioridad moral”; simplemente juzgan a los “otros” para que no formen parte del club.

Entonces, cuando ocurre la ruptura, es una ruptura que inevitablemente nos llevará a reconsiderar la totalidad del adoctrinamiento y el conjunto de valores con los que uno fue educado. Uno termina teniendo que cuestionar la naturaleza de esos valores -en la medida en que sostienen esa construcción del sionismo- que resultan ser la esencia de la vida. Si uno hubiera pensado que fue educado en los valores del respeto, tiene que reflejar esa afirmación contra la falta de respeto intrínseco del sionismo hacia los “otros” nativos: los palestinos. Si este espejo no refleja la imagen, si esta falta de respeto -genocida, recordemos- no se puede conciliar con “respeto”, el espejo se rompe. Uno tiene que reeducarse y volver a armar su conjunto de valores para establecer un concepto nuevo y real de respeto. Este ejemplo pertenece a una larga lista de valores.

Por lo tanto la ruptura con el sionismo se convierte en un núcleo que se rompe a sí mismo con un sistema de valores completo con el que uno se crió. La familia y los compañeros registran que la distancia no es meramente “política”. Es, inevitablemente, sobre la naturaleza esencial del ser personal. Los sionistas perciben esto como una sugerencia de que ellos, los sionistas, son considerados como “otros” de valores menores e instintivamente registran esa consideración como una ofensa, incluso los arrojan de nuevo a la idea “antisemita” de los judíos como seres inferiores (aún cuando se trata de un judío rompiendo con el sionismo). Esto es ofensivo para todo el ser sionista, que en muchos niveles inevitablemente sentirá una aversión natural hacia la persona que atravesó ese proceso.

La solución a esta aversión, si la gente todavía quiere tratarse entre sí, podría simplemente evitar el tema tanto como sea posible. Pero el asunto estará allí. Será como un elefante en la habitación del que no podemos hablar: el sionismo.

Las personas que están en tal sociedad, la que defiende y consagra el sionismo, saben todo esto instintivamente. El precio de romper con él puede ser alto. No es solo una ruptura con la sociedad, es una ruptura con el pasado. Para la mayoría de las personas dicho precio se considera simplemente demasiado alto. Pero aquellos que se han dado cuenta de que los palestinos están pagando y han pagado un precio incomparablemente alto por el sionismo pueden encontrar el precio muy tolerable y digno. La negación sionista intrínseca y general del sufrimiento palestino es parte de este mecanismo. Si lo niegas y no puedes sentirlo, entonces puedes mantener la máscara, mantener tu autoengaño y mantener la creencia de que el sionismo es el único camino.

Fuente: http://mondoweiss.net/2018/01/zionism-essence-consequences

Rebelión.

untitled

Jacob Israel de Haan fue un escritor judío holandés asesinado en 1924 por la Haganá, la milicia preestatal del yishuv, por actividades antisionistas.

Israel demanda a una familia palestina por los daños causados al vehículo que mató a su hijo

Estándar

jeep-israel-gaza-696x403Al igual que hicieron los nazis con los judíos tras la «Noche de los cristales rotos», Israel reclama 28.000 dólares a una familia palestina por los daños que se causaron en un vehículo militar que aplastó a su hijo

Por José Antonio Gómez.

En un movimiento sin precedentes y extraño, el Ejército israelí está demandando a una familia palestina por los daños causados ​​a un vehículo militar que chocó contra una pared mientras perseguía a su hijo a gran velocidad y que terminó con la muerte del palestino empotrado contra el muro.

Abdullah Ghneimat, de 22 años, un joven palestino de la aldea de Kufr Malik, al este de Ramallah, fue perseguido por un Jeep militar en la madrugada del 14 de junio de 2015 cuando regresaba a casa del trabajo. Se sorprendió al ver a los soldados en su aldea y, por lo tanto, se escapó, lo que provocó que los soldados lo persiguieran.

Ghneimat se escondió detrás de una pared, pero el Jeep chocó contra la pared, volcó y cayó sobre él, matándolo. Además, los soldados también abrieron fuego contra una excavadora que los residentes del pueblo habían llevado para levantar el vehículo del ejército para liberar el cuerpo de Ghneimat y se negaron a sacar el Jeep durante tres horas.

La familia quería demandar al Ejército por matar a su hijo de esa manera salvaje y cruel. La abogada Naela Attiyeh presentó una demanda contra el Ejército en un tribunal militar con la esperanza de que se hiciera algo de justicia.

Sin embargo, tanto la abogada como la familia se sorprendieron cuando hace tres días recibieron un correo electrónico informándoles que el Ejército había demandado a la familia de Abu Ghneimat por 28.000 dólares para pagar los daños causados ​​al vehículo del ejército que mató a su hijo.

«Esta es la primera vez que el ejército demanda a una familia de un palestino que sus fuerzas han matado exigiendo una compensación financiera. Lo asesinan y luego piden compensaciones», denunció Naela Attiyeh.

Iyad, el padre de Ghneimat, afirmó que «si quieren reparaciones, primero deben devolvernos a nuestro hijo. Se trata de un caso de extorsión. Quieren presionarnos para que retiremos la demanda contra ellos, pero insistimos en ello porque no nos importa el precio, aunque sabemos que el Ejército israelí y el Tribunal son dos caras de la misma moneda».

Cuando parece imposible, Israel se supera en sus niveles de crueldad aunque aprendieron bien de lo ocurrido en Europa en los años 30 del siglo XX cuando se obligó a los judíos a pagar los desperfectos que se ocasionaron en la «Noche de los cristales rotos».

 

Fuente: Diario 16.

Judíos árabes: Víctimas de la ocupación israelí

Estándar
000054604

Las familias Kadoori, Hamias y Ashram se sientan a una mesa de cena imporvisada al lado de sus casas demolidas en el barrio de Givat Amal, Tel Aviv, Israel, septiembre 19, 2014. (Shiraz Grinbaum/Activestills.org)

Por Eitan Bronstein Aparicio.

AnnurTV .- Es bien sabido que desde los primeros días de la inmigración sionista a Palestina, el Estado israelí y sus diversas ramificaciones han destruido cientos de aldeas y pueblos palestinos y sirios, que se consideraban enemigos del Estado. El mapa de la nueva “Destrucción colonial” , publicado por De-Colonizer , un centro de investigación alternativo sobre Palestina/Israel, incluye comunidades de judíos orientales -alrededor de la mitad son yemeníes- que fueron destruidas por las autoridades sionistas antes de la fundación de Israel y por el Estado israelí después de 1948.

El término “destruir” se refiere a las comunidades que fueron eliminadas contra su voluntad, a menudo a través de la violencia física, y siempre con la ayuda de la violencia legal y económica. Otras ciudades y vecindarios, como los barrios de Mahlul y Nordia en Tel Aviv o el campamento de transición de Neve Amal en Herzliya, también fueron destruidos, aunque finalmente se ofreció una compensación a sus residentes.

Lee el resto de esta entrada