La ‘auctoritas’ israelí en un conflicto muy sencillo

Estándar

Décima Avenida 2.0

Admito que me da pereza ponerme a debatir sobre los argumentos, por llamarlo de alguna forma, con los que Antonio Muñoz Molina ha justificado su decisión de recoger el premio Jerusalén de literatura. Para alguien que dijo que una de las tareas de los escritores es “luchar contra los clichés y los estereotipos”, sus justificaciones son un cúmulo de lugares comunes y frases hechas (esa sociedad israelí tan “abierta y plural”) que me causan eso, pereza. Zanjaré el tema diciendo que no puedo estar más de acuerdo con el extraordinario escritor: en España existe poco conocimiento de Israel y el que hay está lleno de estereotipos. Él es un perfecto ejemplo.

Ver la entrada original 900 palabras más

Anuncios

Los comentarios están cerrados.