Todo palestino es sospechoso para los soldados israelíes

Estándar

Yehuda Shaul

Por Bostjan Videmsek (DELO).

“La situación en Israel nunca ha sido peor. La mayoría de la gente sigue a ciegas lo que dice y hace el Estado. Nadie cuestiona nada, mucho menos duda. Lo más preocupante es el nivel de obediencia. El de odio está creciendo cada día. Los sentimientos negativos hacia todo aquel que piensa diferente son enormes. No sólo los sentimientos. La gente que se manifiesta en la calle contra la guerra es golpeada. La policía se muestra indiferente ante estos actos y no hace nada. Es una señal pésima sobre el futuro de este país”, dice Yehuda Saúl, fundador de la ONG israelí Breaking the Silence (romper el silencio), una organización de veteranos del Ejército que sirvieron desde la segunda intifada. Tomaron como misión denunciar a la opinión pública israelí la realidad de la vida cotidiana en los territorios palestinos ocupados.

“Intentamos fomentar un debate público sobre el precio que pagamos por una realidad en la que los jóvenes soldados tienen que controlar la vida de esa población”, afirma el grupo sobre su actividad.

Esos soldados que sirven en los Territorios (palestinos) cambiarán por completo a causa de esas operaciones militares: “Los casos de abusos a palestinos, con saqueos y destrucción de la propiedad, han sido la norma durante años, pero aún se explican como si fueran casos únicos y extremos. Lo que muestran nuestros testimonios es que revelan una imagen deprimente y distinta en la que el deterioro de los niveles morales de actuación se hace patente en las órdenes y normas de combate, que se justifican en nombre de la seguridad de Israel. Los soldados y jefes militares conocen esta realidad, mientras que la sociedad israelí mira a otro lado y niega lo que se hace en su nombre”, dice el manifiesto de la ONG.

Hasta hoy, la organización ha recogido más de 950 testimonios de soldados que representan a toda la sociedad israelí y a casi todas las unidades militares desplegadas en los Territorios. Afirma que los testimonios publicados han sido revisados y contrastados, y los hechos son verificados y cruzados con los testimonios de otros soldados y con los archivos de otras organizaciones de derechos humanos.

“Cada soldado que da su testimonio a Breaking the Silence conoce los objetivos de la organización. La mayoría de los soldados prefiere permanecer en el anonimato a causa de las presiones que reciben de los militares y de la sociedad en general”, explica.

“En noviembre de 2011, Israel lanzó una operación militar en Gaza llamada Amud Anan. La traducción literal sería Pilar de Nubes. Pero el nombre oficial en inglés (y español) pasó a ser Pilar de Defensa. Hace un par de semanas, lanzamos otra operación (la actual en Gaza) llamada Acantilado Poderoso, que ahora oficialmente se llama Límite Protector. Ambos nombres tienen una connotación de defensa”, dice Yehuda Saúl, que sirvió como oficial en Cisjordania hace una década y que es básicamente un testigo.

El gabinete de seguridad israelí abordará hoy los esfuerzos diplomáticos para un alto el fuego

Los soldados israelíes parten de la base de que todos los palestinos son sospechosos.

“Cuando oigo los nombres que dan a las operaciones militares en Gaza, especialmente las versiones elegidas para la audiencia internacional, me recuerda a mi servicio militar en el Ejército, cuyo nombre oficial, tanto en hebreo como en inglés, es Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, en sus siglas en inglés). Me recuerda la diferencia que descubrí en la época de mi servicio militar entre lo que representa el nombre y la realidad de las operaciones que llevábamos a cabo en Cisjordania. Oficialmente, la misión que teníamos era defensiva. Realizábamos operaciones “preventivas”. Pero mis amigos y yo descubrimos que la “prevención” no era otra cosa que un nombre en clave para definir operaciones ofensivas de todo tipo. Bogui Ya’alon, entonces jefe de las FFAA y ahora ministro de Defensa, nos pedía que “quemáramos la conciencia palestina”. Para conseguirlo, nos enviaban a intimidar y castigar a la población civil de forma sistemática. Partían de la presunción de que dejarían de rebelarse si eran heridos, oprimidos o asustados. Una conciencia asustada es, en otras palabras, una “conciencia quemada”, cuenta Saúl, que ha trabajado sin parar en las últimas semanas.

La atmósfera belicista y la falta de iniciativas humanitarias le están pasando factura. Está aterrorizado por lo que está sucediendo en Gaza, que sufre la tercera ofensiva en menos de seis años.

“Incluso después de la retirada de 2005, aún controlamos el espacio aéreo y las aguas territoriales de Gaza, zonas de separación dentro de Gaza, y el movimiento de personas y bienes que entran y salen de Gaza. La población de Gaza está registrada por Israel. Para obtener un carné de identificación con 16 años, se requiere la aprobación de Israel. Y es sólo la punta del iceberg. Una de las consecuencias de este control son las operaciones militares periódicas, que causan un nivel terrible de destrucción, no sólo a la infraestructura paramilitar, sino también a civies, a hombres, mujeres y niños”, dice Saúl.

En su opinión, no es una realidad que se ha impuesto sobre Israel. “Es el resultado de decisiones tomadas por nuestras autoridades todos los días, para mantener el control sobre los territorios palestinos y la población que vive allí. Conozco bien las consecuencias de esas decisiones, porque como soldado y oficial tomé parte en su aplicación. Supe que preservar ese control exige el uso constante de la fuerza. Supe que es imposible aplicar por la fuerza el control de una población de millones durante décadas por un Gobierno extranjero de una manera ética. Dar nombres defensivos a las operaciones en Gaza no cambiará la naturaleza de esas operaciones. El cambio real sólo se producirá cuando acabe la ocupación. De hecho es difícil saber si la amenaza a las ciudades del sur de Israel acabará si se pone fin a la ocupación. Pero sí sabemos que si la ocupación no acaba, estaremos condenados a otra operación sangrienta similar a la actual en un año o dos. La semántica no cambiará la realidad en la que Israel no sólo se defiende, sino que ataca, no sólo en estos días tan difíciles, sino cada día desde siempre. En vez de intentar explicarlo y justificarlo, debemos actuar ya. Tenemos que decir ahora: es hora de acabar con la ocupación”.

“No me malinterprete. Como israelí, no cuestionó el derecho de Israel a defenderse. Hamás es una organización terrorista, sin duda. Los ataques con cohetes desde Gaza han conseguido asesinar a dos civiles israelíes. Es una semilla horrible que no tiene justificación. Amenaza las vidas de hombres, mujeres y niños en todo el país. Pero esos cohetes no convierten a todos los habitantes de Gaza en objetivos legítimos para el castigo colectivo”.

“Mis amigos y yo aprendimos como soldados a ver a cada palestino como a un enemigo, y por tanto un objetivo legítimo. Cuando hacíamos operaciones para “demostrar nuestra presencia”, nuestro objetivo era asustar para que la población civil supiera que estaban bajo nuestro control. Lo conseguíamos con patrullas en las calles y entrando en casas elegidas al azar a todas horas, de día y de noche. No había una información concreta de inteligencia que nos guiara en esas operaciones. Y otras veces “preveníamos” el terrorismo a través del castigo colectivo de palestinos inocentes”.

Breaking the Silence (fundada en 2004) es una voz influyente en favor de la verdad y el realismo en Israel. Su influencia está creciendo y ha servido para abrir los ojos de muchos. Pero el rápido crecimiento de la extrema derecha en la política israelí, con gente como el ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, dejando su huella, han radicalizado la política y la sociedad. Los resultados de esa radicalización son visibles dentro de Gaza, pero no sólo allí. Los exsoldados de esta ONG lo padecen en Israel con reacciones de indiferencia o incluso de odio.

“Nunca lo hemos pasado tan mal en nuestra organización. ¡Nunca! Es muy difícil de soportar, pero resistimos. Espero que esto sea un ciclo natural y que hagamos llegado al fondo, y que a partir de ahora todo vaya en la buena dirección”, concluye Saúl.

Fuente: El Diario.es

Anuncios

Los comentarios están cerrados.