Niñas palestinas protestan por contaminación de industria “israelí” en Cisjordania

Estándar
Foto: Yamil Mahmoud Abusada

Foto: Yamil Mahmoud Abusada

Por Danilo Bell, desde Cisjordania.

Yamil Mahmoud Abusada nos cuenta la protesta de las niñas de un colegio de Tulkarem contra la polución cancerígena que una factoría química sionista provoca en la población y toda Cisjordania. Tal como también cuenta Marta, esa industria fue trasladada desde territorio “israelí” a tierras invadidas en el interior de Cisjordania para que los vientos dominantes (excepto los 40 días que cambian de dirección y cierran la producción de la planta química) arrojasen los contaminantes a la localidad, a sus cultivos, y a sus gentes, incrementando los casos de cáncer en la población e imposibilitando la vida en la zona. Para instalarla tuvieron que destrozar repetidamente la granja de Fayez Taneeb y su familia (una familia maravillosa, generosa y ejemplo de resistencia de la que ya hablé en mi muro hace unos días) y apropiarse de dos tercios de sus tierras. La poca que les queda está aprisionada en un pasillo cerrado entre el ilegal muro del Apartheid y la factoría contaminante.

En el complejo operan todas las posibles industrias contaminantes que imaginemos. Geshuri Industries en pesticidas y fertilizantes, Dixon Energy petroquímica, Nesher cementera.

Mirando al Este desde la parcela de tierra de Fayez: el complejo petroquímico. Foto: Danilo Bell.

Mirando al Este desde la parcela de tierra de Fayez: el complejo petroquímico. Foto: Danilo Bell.

 

Mirando al Oeste desde la parcela de tierra de Fayez: el ilegal muro del apartheid. Foto Danilo Bell.

Mirando al Oeste desde la parcela de tierra de Fayez: el ilegal muro del apartheid. Foto Danilo Bell.

Se da la enorme paradoja que debido al alto nivel de desempleo que se sufre en el campo de concentración de Cisjordania, gran parte de la fuerza laboral de estas industrias es palestina, sobreexplotada y precarizada con salarios y condiciones de trabajo que trabajadores israelíes no aceptan.
Hace año y medio el centro industrial sufrió una explosión e incendio cuyo humo asfixió a todos los habitantes de Tulkarem y cuando se aproximaron al complejo a protestar (en su tierra, no lo olvidemos) fueron reprimidos por el ejército sionista con disparos y con más gas…lacrimógeno
Estos centros industriales sionistas situados en tierra invadida están proliferando por distintas zonas de Cisjordania.
La opresión criminal de intentar acabar con Palestina y su población emplea muchos ejes: en este caso el daño a la salud física y psicológica de la población, de la que además, en otro aspecto fundamental de toda ocupación militar, Israel obtiene de retorno un beneficio económico en la explotación laboral de su mano de obra.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.