De la aldea palestina Susia a Caetano Veloso

Estándar

save susya

Por Othman Abu Sabha.

Saber de la intención de Caetano Veloso de no volver nunca más a Israel me ha dado esperanza. Esperanza de que haya un entendimiento creciente en el mundo sobre lo que sucede en Palestina. Es bueno saber que la visita de Caetano a Susia, aldea palestina en  Cisjordania, ayudó a mostrar que, detrás de la imagen de un ambiente vibrante de alta tecnología, hay una dura realidad de ocupación y apartheid.

Soy el médico responsable por la clínica local de Susia hace años. Sin embargo, ahora, la clínica y toda la aldea están bajo orden de demolición. Planes y políticas israelíes quieren limpiar étnicamente 60% de la Cisjordania ocupada, comenzando por 86 aldeas rurales y áreas agrícolas que serán destruidas.

susya no demolition

El pueblo palestino está siendo obligado a abandonar Jerusalén: Israel ya ha expulsado a muchos y ha revocado el derecho de residencia en la ciudad de 14 mil palestinos. Aquellos que permanecen enfrentan, diariamente, represión, demolición de sus casas, políticas racistas y linchamientos.

El objetivo es situarnos en las llamadas zonas de traslado que serán rodeadas por un muro de más de 700 kilómetros de extensión y ocho metros de altura.

Si los planes israelíes se llevan a cabo, el pueblo palestino estará confinado a la Franja de Gaza, a las partes restantes de Cisjordania, menos del 12% de nuestra tierra natal histórica, y al exilio, donde más de 5 millones de palestinos refugiados esperan que su derecho al retorno sea respetado. Como dice Caetano, no es esa la paz que queremos.

No es en vano que una nueva generación de palestinos lidere una serie de manifestaciones en más de 50 localidades a lo largo de las tierras controladas por Israel. Esos jóvenes saben que Israel no les permitirá ningún futuro y hoy protestan por su esperanza y dignidad. Alteran la apariencia de normalidad del régimen de apartheid, ocupación y  colonización de Israel.

Israel, por su parte, trata de mantener una cortina de humo para garantizar que las relaciones económicas, políticas y culturales con el resto del mundo se perpetúen de forma normal. Esa es una de las razones por las cuales, hace diez años, a través del movimiento internacional de boicot (BDS), llamamos al mundo para que presione a Israel para que respete sus obligaciones. Es un pedido apoyado ampliamente por los palestinos, porque vincula el mundo a nosotros por medio de una solidaridad efectiva.

Ese llamado no trae ninguna solución final, sino que reivindica tres derechos básicos establecidos por el derecho internacional: el derecho de los refugiados, mayoría de nuestro pueblo, a retornar; el fin de la ocupación y desmantelamiento del muro; e igualdad para los palestinos ciudadanos de Israel. Estoy feliz de que Caetano haya declarado públicamente que esas demandas tienen fundamento.

Para nosotros, palestinos, romper los vínculos y la complicidad económica e institucional con las violaciones de Israel es un elemento imprescindible de nuestra lucha. De Susia a Salvador, el movimiento BDS une a las personas en todo el mundo.

Esperamos que Caetano siga conectado con nuestra aldea y con nuestra lucha por justicia, libertad e igualdad. Invitamos a Caetano y a todos los artistas latinoamericanos a que se unan al BDS y caminen con nosotros rumbo a la paz que queremos.

Othman Abu Sabha, 56, médico palestino, es responsable por la clínica de Susia y director de la Sociedad Palestina de Socorro Médico de l región de Hebrón (Cisjordania)

Traducción: Tali Feld Gleiser.

Fuente: Folha.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.