Poema: La lección del niño palestino

Estándar

niño-palestino-piedra

Fue en Hebrón

el encuentro.

 

En una calle

de piedras

que bajaba a la mezquita

Mohamed me dijo

que trece años tenía

y en inglés nos comunicamos.

 

Un argentino

de apellido judío,

que no habla hebreo.

Y un niño

palestino,

que sí habla ingles,

con cincuenta años

entre ellos,

compartieron miradas.

 

¿Qué es eso?

pregunté,

al ver una barrera

entre nosotros

y la mezquita

 

Él, seguro que

lo explicó muy bien,

pero yo no sé

tanto inglés.

 

Fue entonces

que el soldado israelí,

casi un niño también,

gritó que yo podía pasar

pero el dueño de casa

no.

 

Volvimos, pues,

por la calle de piedras

¿Y qué piensas de ellos ?

le dije apenado

 Sus manos fueron

al cuello

al suyo, se entiende, ¿no?

 y apretó lentamente

mientras decía

I cannot stand them

y eso sí que lo entendí

 

Es que yo también

alguna vez,

hace como una vida,

tomé una piedra

y puse mis sueños a volar

en ella

 

Igual que los sueños

que vuelan con las piedras

del niño palestino.

 

¿Mohammed triunfará?

¿Quién lo puede saber?

Pero, ahora que reviso

mis bolsillos

veo que alguna piedra sigue

allí.

 

Para volar

con las tuyas Mohammed.

Para volar.

José Schulman

Crónicas del nuevo siglo

Anuncios

Los comentarios están cerrados.