Cómo Israel tortura a los palestinos

Estándar
El boceto muestra una de las diversas posiciones de estrés que usan los oficiales de prisión israelíes contra los detenidos palestinos (Addameer)

Por Tamara Nassar, Electronic Intifada.

Israel está cometiendo crímenes contra la humanidad al torturar a detenidos palestinos, sugirió el grupo de derechos de los prisioneros Addameer en un reciente informe.

La negativa de juicios justos a los prisioneros palestinos, por parte de Israel, también puede constituir crímenes de guerra, afirmó el grupo.

Addameer ha estado recopilando evidencia sobre el uso de tortura y malos tratos por parte de Israel contra detenidos palestinos desde finales de agosto.

Se descubrió que los oficiales de la prisión habían maltratado a unos 50 detenidos, estudiados por el grupo de derechos de los prisioneros, de los cuales aproximadamente la mitad fueron torturados.

Entre los detenidos había mujeres, estudiantes universitarios, trabajadores sindicales, defensores de los derechos humanos y legisladores palestinos.

Un tribunal israelí en Jerusalén emitió una orden de mordaza el 10 de septiembre que prohibía a Addameer y al público en general publicar información sobre casos de palestinos detenidos en el Compuesto Ruso, un notorio centro de detención israelí en Jerusalén.

El tribunal renovó la orden dos veces después de eso, hasta que expiró el 7 de diciembre.

Tortura

«Desde su creación, el Estado ocupante desarrolló, aplicó leyes y prácticas que condujeron a ambos: el uso sistemático de la tortura y la impunidad absoluta para el autor de este crimen», escribe Addameer en un informe que detalla algunas formas de torturan que realizan los funcionarios de prisiones israelíes.

Estos incluyen golpizas, privación del sueño, posiciones de estrés, acoso sexual y otros.

Más de 70 palestinos han muerto después de la tortura bajo custodia israelí desde 1967, según la investigación de Addameer.

Este número incluye a 23 prisioneros que murieron después de que Israel se ratificó en la convención de las Naciones Unidas contra la tortura en octubre de 1991.

Aun así, ni una sola persona o entidad fue considerada responsable.

En general, unos 220 palestinos han muerto bajo custodia israelí desde 1967.

Golpizas

Los oficiales israelíes «golpearon, abofetearon, pegaron, magullaron (con los dedos) y patearon a los detenidos», en algunos casos causándoles lesiones que ponen en peligro la vida.

Para empeorar las cosas, los oficiales a veces vendan a los detenidos sus ojos «para que no esperen la golpiza o no sepan de dónde viene», según el informe.

Las golpizas a veces duraban docenas de horas y las realizaban más de cinco oficiales diferentes a la vez.

No se debe ignorar la complicidad de los médicos israelíes en los delitos de tortura, subrayó Addameer.

En algunos casos, los médicos israelíes falsificaron las evaluaciones médicas de los detenidos, calificándolos para un nuevo interrogatorio a pesar de que existían claros signos de tortura en sus cuerpos.

Posiciones de estrés

Para maximizar el dolor y la presión, los oficiales israelíes a veces obligan a los detenidos a tomar posiciones de estrés antes de golpearlos.

Las posiciones de estrés no solo imponen dolor físico a los detenidos, sino que también son medios para aplicar presión psicológica.

En casi todas las posiciones de estrés, señala Addameer, los detenidos se ven obligados a mantener una posición diseñada para hacerlos perder el equilibrio, dando lugar para que los oficiales israelíes los golpeen.

Una de esas posiciones tiene las piernas del detenido esposadas a las patas de la silla y las manos al otro lado, forzando su espalda a arquearse sobre el asiento de la silla.

Los interrogadores pueden sentarse o golpear el abdomen del detenido.

Addameer publicó en Twitter un boceto de la llamada «posición del plátano», junto con otras posiciones similares:

La silla palestina

Los oficiales israelíes enseñaron este método de tortura a las fuerzas de ocupación estadounidenses en Iraq que torturaban a detenidos en la prisión de Abu Ghraib. Allí, la posición de estrés ganó otro nombre, «la silla palestina», según Eric Fair, un exinterrogador estadounidense en la prisión.

«Lo llaman la silla palestina», escribió Fair en sus memorias «Consecuencia», refiriéndose a dos sargentos del ejército estadounidense.

“Dicen que los israelíes les enseñaron cómo utilizarla durante un ejercicio de entrenamiento conjunto. Supongo que se llama la silla palestina porque fue quien se vio obligado a sentarse en ella”, escribió.

«Dicen que todos se fracturan en la silla».

Un bosquejo de la «silla palestina» o la posición de «plátano», en la cual las manos y piernas de los detenidos están atadas a las patas de una silla, mientras los interrogadores ejercen presión sobre su cuerpo, causando dolor severo en el abdomen.  Imágenes de Mahmoud Nasser APA

En sus memorias, Fair describe el disgusto con el que pasó a vivir al presenciar a un detenido torturado en la silla palestina.

“Ser testigo de la tortura de un hombre en la silla palestina requiere que el testigo busque justicia o se cubra la cara…. Pasaré el resto de mi vida cubriéndome la cara «, escribió.

«Habiendo visto la silla palestina es imposible negar que todo ha estado mal».

Cooperación estadounidense-israelí

Otras tácticas compartidas entre los interrogadores y ocupantes israelíes y estadounidenses incluyen la privación del sueño y una variedad de torturas psicológicas, incluidas amenazas de violación.

La cooperación entre los Estados Unidos e Israel también se extiende a capacitaciones policiales conjuntas.

La agencia de espionaje nacional de Israel, el Shin Bet, practica la tortura «como procedimiento operativo estándar en un enfoque sistemático y a gran escala contra los detenidos palestinos», que Addameer afirma que podría constituir un crimen de lesa humanidad.

Mientras que el tribunal superior de Israel supuestamente prohibió la tortura en 1999, dictaminó que Shin Bet puede usar la tortura en supuestas circunstancias como una forma de «bomba de tiempo» para investigar a los prisioneros palestinos.

“Bomba de tiempo” es vacío legal de Israel que fue citado por la agencia de inteligencia exterior de Estados Unidos la CIA para justificar su régimen de tortura – una investigación del Senado de Estados Unidos reveló en 2014 – otro ejemplo de cooperación siniestra entre los dos estados en materia de tortura.

Impunidad

Otra consecuencia compartida de los crímenes estadounidense e israelí es la impunidad.

Desde 2001, se presentaron unas 1.200 denuncias contra interrogadores israelíes, según el Comité Público contra la Tortura en Israel.

Cada caso se cerró con cero acusaciones.

«Esta ocupación ilegal israelí ha violado todos los elementos legales de una ocupación según el derecho internacional», concluye el informe Addameer.

No hay medios legales internos para buscar justicia, agrega, ya que los cómplices son parte y parte del sistema legal y del gobierno de Israel.

«De hecho, las agencias cómplices de esos crímenes incluyen la agencia de inteligencia, el tribunal militar, el enjuiciamiento militar, el Tribunal Supremo e incluso el personal médico que participó en la prestación de atención médica y evaluación para los detenidos sometidos a tortura y malos tratos».

A medida que aumentan las pruebas de crímenes de guerra israelíes, también lo deben hacer las investigaciones y acusaciones de la Corte Penal Internacional.

Fuente original: How Israel tortures Palestinians

Fuente: Tamara Nassar, The Electronic Intifada /  Palestinalibre.org

Traducción: Palestinalibre.org

Los comentarios están cerrados.