Israel y Palestina: la desesperación y la crueldad en la vacunación desigual

Estándar

Hebrón, en Cisjordania, donde MSF ha estado apoyando el tratamiento de pacientes con COVID-19. Foto: Tali Feld Gleiser

Matthias Kennes es enfermero titulado y referente médico de la respuesta COVID-19 de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Hebrón, Cisjordania. Escrito el 22 de febrero de 2021.

Como trabajador sanitario, estoy sorprendido. El éxito de la vacunación para el COVID-19 de Israel, aclamado internacionalmente, tiene un lado oscuro, cuyas consecuencias se sienten cruelmente en Cisjordania donde trabajo, y en la Franja de Gaza bloqueada donde trabajan mis colegas de Médicos Sin Fronteras (MSF).

Israel ha logrado vacunar a casi 4,2 millones de personas con una primera dosis – eso es alrededor del 50 por ciento de la población – y 2,8 millones de personas con las 2 dosis completas – eso es más del 30 por ciento de la población.

Mientras tanto, solo varias miles de dosis están disponibles en Cisjordania, y según se informa, una entrega de 20.000 dosis llegó el fin de semana pasado a Gaza pero apenas raspa la superficie de las necesidades. Con un máximo generoso, asumiendo que las 35.000 vacunas Sputnik y Moderna reportadas estén disponibles, eso sería alrededor del 0,8 por ciento de la población palestina.

Para que quede claro, hay 60 veces más probabilidades de vacunarse en Israel que en Palestina. Israel tiene la responsabilidad como potencia ocupante de garantizar los suministros médicos de la población ocupada, incluida la “adopción y aplicación de las medidas profilácticas y preventivas necesarias para combatir la propagación de enfermedades contagiosas y epidemias” en “la mayor medida de los medios disponibles para eso.” [1]

Vine a Hebrón con un equipo de MSF para ayudar con la respuesta al COVID-19. En diciembre del año pasado, cuando la segunda ola golpeó en Cisjordania, el hospital de Dura donde estamos apoyando la asistencia médica estaba lleno de pacientes con COVID-19. En su mayoría, teníamos personas mayores, muchas con afecciones subyacentes como diabetes u otras enfermedades crónicas. Los pacientes murieron. Pacientes enfermos de COVID-19 han muerto en hospitales de todo el mundo, pero estos pacientes murieron bajo mi supervisión, y eso me duele.

En ocho de las 11 gobernaciones de Cisjordania, el número de casos de COVID-19 está aumentando nuevamente. En Hebrón, este aumento ha sido lento y constante durante las últimas cuatro semanas. No quiero ver a más pacientes muriendo de hipoxia. La vacuna es mi esperanza para evitar esto. También es una fuente de desesperación.

A pocos kilómetros de distancia, en Israel, todos los grupos vulnerables han sido vacunados y planean vacunar a adultos y jóvenes sanos, que son menos vulnerables a complicaciones graves. Aquí en Cisjordania hay alrededor de 10.000 dosis, lo que es suficiente para que se vacunen 5.000 personas. En el hospital donde trabajo, al personal se le ofreció la vacuna, perolas dosis disponibles no alcanzan para cubrir a los trabajadores de salud, y mucho menos a los ancianos y personas con condiciones médicas que los hacen susceptibles a morir por COVID-19.

Si me preguntan por qué no se puede vacunar a las personas vulnerables en Palestina, no sé cómo responder. Es inexplicable e increíble. Peor que eso: es injusto y cruel.

Escuchamos información sobre vacunas adicionales que llegan a Palestina a través de mecanismos de donación, pero no están aquí ahora. Y a media hora en coche, Israel tiene montones de vacunas y se está moviendo hacia la vacunación hacia grupos no vulnerables.

Estoy indignado, pero mis colegas en Gaza lo están aún más. No siempre ha sido fácil, pero el hospital Dura en Hebrón donde he estado trabajando pudo obtener la mayoría de los suministros necesarios para el COVID-19, y el equipo de MSF pudo brindar capacitación y entrenamiento en el trabajo para impulsar la capacidad del personal para atender a pacientes graves y críticos, todos ellos necesitados de oxígeno. Pero en Gaza tienen una escasez mucho más grave de suministros médicos y farmacéuticos porque el bloqueo es muy estricto. Su capacidad para el tratamiento con COVID-19 es menor, por lo que su necesidad de la vacuna es aún mayor. Y la reciente entrega de 20.000 vacunas no será suficiente para proteger a los trabajadores de la salud y a las personas más vulnerables con necesidades de atención médica COVID-19 crítica.

Israel es una potencia ocupante y tiene millones de vacunas. Palestina es el territorio ocupado y apenas tiene unas miles de vacunas. Como trabajador sanitario, realmente no me importa quién resuelva esto. Como trabajador sanitario, me preocupa profundamente que se dé prioridad a los más vulnerables. Me quedo con este pensamiento vergonzoso resonando en mi mente: hay 60 veces más probabilidades de ser vacunado en Israel que en Palestina, y las personas más vulnerables de Palestina siguen sin protección…

[1] Cuarto Convenio de Ginebra

Fuente: MSF-UY.

Los comentarios están cerrados.