El arresto de una pareja israelí en Turquía demuestra la hipocresía de Israel

Estándar

Pareja israelí arrestada en Turquía

Por Gideon Levy.

18 de noviembre de 2021 1:15

A veces parece que no hay límites para la hipocresía y el doble rasero; que los israelíes tienen récord en carencia de autoconciencia y los medios israelíes pueden oscurecer y negar la realidad y lavarle el cerebro al público dirigiendo los contenidos a su corazón. Es cierto que el camello nunca ve su joroba, pero se puede suponer que al menos sabe que tiene una. Israel, por sí mismo, no se da cuenta de su propia joroba.

Una pareja de turistas israelíes, aparentemente inocentes, es arrestada en Turquía. Las sospechas son pesadas y la atmósfera está cargada, después de que los informes descubrieran 15 agentes del Mossad en Turquía. Más allá de esto, Turquía no es un país modelo en lo que respecta al Estado de derecho.

Varios días después de su arresto, la pareja logra reunirse con su abogado. El cónsul israelí les trae ropa y comida. Apenas son interrogados, y, ciertamente no son golpeados ni torturados mientras que las condiciones de su confinamiento son aparentemente razonables. Por el momento, esta es una historia triste y quizás kafkiana de arrestos falsos a menos que se demuestre lo contrario, y, se espera, terminará bien.

Ante el cínico rumbo que tomaron los medios de comunicación, esa empresa nacional que trafica emociones y enciende pasiones, Israel está ansioso. No pasará mucho tiempo antes de que todas las ventanas del país estén adornadas con una cinta amarilla en apoyo de la liberación de Natalie y Mordi Oknin.

Ellos son objeto de titulares, informes especiales y noticias de última hora entregados por corresponsales especiales que fueron enviados inmediatamente a Estambul. Y todo el mundo sabe que es Erdogan y lo cruel que es. A veces es conmovedor presenciar la preocupación por una única pareja anónima. Pero a veces resulta desagradable por su loca exageración, y siempre alejada de la realidad.

Israel, y en particular los medios de comunicación israelíes, no tienen ningún derecho moral a desquiciarse por un solo arresto falso. Una sociedad que no se interesa en los arrestos falsos diarios propios y una escena mediática que nunca informa sobre ellos como debería, para no enojar a su clientela, carece de derecho a causar un escándalo por un arresto falso en otro país y a poner a prueba su régimen como lo ha hecho.

Claramente, Turquía está gobernada hoy por un régimen antidemocrático, pero ciertamente no es más dictatorial que el gobierno militar de Israel en los territorios. Además, en ciertos aspectos, el gobierno militar en los territorios es incluso más cruel y totalitario que el reinado de terror de Recep Tayyip Erdogan.

Nuestros Natalie y Mordi son ahora la niña de los ojos de la sociedad israelí. Es esa misma sociedad que nunca se ha preocupado por las masas de Natalies y Mordis que han sido arrestadas en los territorios, en una gran parte de los casos siendo inocentes. Estos sufren una prueba de interrogatorios y humillaciones que Natalie y Mordi nunca experimentarán. Solo podrían soñar con que un cónsul los visitara y les trajera comida y ropa, y a veces son condenados a muchos años de prisión por nada, por un sistema político-militar-judicial obediente que no tiene conexión alguna con hacer justicia.

Sin embargo, la mayoría de la prensa israelí permanece desinteresada en lo que sucede allí al mismo tiempo que envía corresponsales especiales a Estambul que hablan sobre el sistema de justicia turco. A los israelíes les encantan las historias sobre víctimas judías, pero nunca se les ocurriría conducir una hora desde su casa para visitar a un detenido palestino, uno que ha estado en huelga de hambre durante cinco meses en protesta por su detención sin juicio y sin cargos en su contra.

Mordi y Natalie han sido «secuestrados», dicen quienes nunca recurrirían al mismo lenguaje para describir los brutales secuestros que el ejército israelí lleva a cabo todas las noches por orden del Shin Bet. En Israel, siempre se llama arresto y guerra contra el terrorismo.

Si la preocupación por los derechos humanos fuera lo que guiara a la sociedad israelí y a los medios de comunicación israelíes, entonces se podría entender la intensidad del impacto por la detención de los Oknin. “Natalie pidió calcetines”, relató el abogado que la visitó, mientras que en Israel la gente se enjugaba una lágrima.

Pero, ¿qué pasa con los calcetines para Kayed Fasfous, que está muriendo en el hospital en huelga de hambre? Natalie preguntó por sus hijos y lloró. Pero, ¿qué pasa con el llanto de Fasfous y su añoranza por su propia hija, Joan?

La gente en Israel se ha quejado de que los medios turcos no han informado sobre el arresto de los Oknin. Y realmente, ¿cómo es posible que se arreste falsamente a personas inocentes y que los medios propagandistas que hacen las órdenes del gobierno no informen al respecto? Qué extraño, qué impactante.

https://www.haaretz.com/opinion/.premium-israeli-couple-s-arrest-in-turkey-diplays-israel-s-hypocricy-1.10394518

Traducción de J.M.

Los comentarios están cerrados.