Descubierta una tumba palestina colectiva en una popular playa israelí, confiesan los veteranos

Estándar
Vista aérea de la playa de Dor y su estacionamiento, construido sobre la fosa común de las víctimas de Tantura. Crédito: Tomer Appelbaum.

Los veteranos israelíes de la batalla de 1948 en la aldea de Tantura finalmente aclaran la matanza masiva de árabes que tuvo lugar después de la rendición de la aldea.

Por Adam Raz.

20 de enero de 2022

“Lo silenciaron”, dice el excombatiente Moshe Diamant, tratando de ser parco en sus palabras. “No hay que contarlo, podría causar todo un escándalo. No quiero hablar de eso, pero sucedió. ¿Qué puedes hacer? Sucedió».

Han pasado veintidós años desde que estalló el furor por el relato de lo ocurrido en la Guerra de la Independencia durante la conquista por las tropas israelíes del pueblo de Tantura , al norte de Cesárea en la costa mediterránea. La controversia surgió a raíz de una tesis de maestría escrita por un estudiante israelí graduado llamado Theodore Katz, que contenía testimonios sobre las atrocidades perpetradas por la Brigada Alexandroni contra los prisioneros de guerra árabes. La tesis condujo a la publicación de un artículo en el periódico Maariv titulado “La masacre de Tantura”. Finalmente, una demanda por difamación presentada contra Katz por veteranos de la brigada lo indujo a retractarse de su relato sobre una masacre.

Durante años, los hallazgos de Katz se archivaron y la discusión del episodio tomó la forma de un debate profesional entre historiadores. Hasta ahora. Ahora, a la edad de 90 años o más, varios soldados de combate de la brigada de las Fuerzas de Defensa de Israel han admitido que, efectivamente, tuvo lugar una masacre en 1948 en Tantura, la popular Dor Beach de hoy, adyacente al kibbutz Najsholim. Los ex soldados describen diferentes escenas de diferentes maneras, y no se puede establecer el número de aldeanos que fueron asesinados a tiros. Las cifras que surgen de los testimonios van desde un puñado de personas asesinadas hasta muchas decenas. Según un testimonio, proporcionado por un vecino de Zichron Yaakov que ayudó a enterrar a las víctimas, el número de muertos superó los 200, aunque esta alta cifra no tiene corroboración.

Según lo que dice ahora Diamant, al final de la batalla los aldeanos fueron asesinados a tiros por un «salvaje» con una metralleta. Agrega que, en relación con la demanda por difamación en el año 2000, los ex soldados entendieron tácitamente que ellos pretenderían Ver la entradaque nada inusual había ocurrido después de la conquista del pueblo. “No sabíamos, no escuchamos. Por supuesto que todos lo sabían. Todos lo sabían”.

Otro soldado de combate, Haim Levin, relata ahora que un miembro de la unidad se acercó a un grupo de 15 o 20 prisioneros de guerra “y los mató a todos”. Levin dice que estaba horrorizado y habló con sus amigos para tratar de averiguar qué estaba pasando. “No tienes idea de cuántos [de nosotros] han matado esos tipos”, le dijeron.

Otro soldado de combate de la brigada, Micha Vitkon, habló sobre un oficial “que en años posteriores fue un hombre importante en el Ministerio de Defensa. Con su pistola mató a un árabe tras otro. Estaba un poco perturbado, y eso era un síntoma de su perturbación”. Según Vitkon, el soldado hizo lo que hizo porque los prisioneros se negaron a revelar dónde habían escondido las armas restantes en el pueblo.

Otro soldado de combate describió un incidente diferente que ocurrió allí: “No es agradable decir esto. Los pusieron en un barril y les dispararon en el barril. Recuerdo la sangre en el barril. Uno de los soldados resumió diciendo que sus compañeros de armas simplemente no se comportaban como seres humanos en el pueblo, y luego reanudó su silencio.

“Yo era un asesino. No tomé prisioneros”, dice Amitzur Cohen. ¿A cuántos árabes mató fuera del marco de las batallas? “Yo no los conté. Tenía una ametralladora con 250 balas. No puedo decir cuántos”.

Estos y otros testimonios aparecen en un impresionante proyecto de documentación del director Alon Schwarz. Su película documental “Tantura”, que se proyectará dos veces este fin de semana en línea como parte del festival de cine Sundance en Utah, parecería deshacer la versión que se arraigó tras la demanda por difamación y la disculpa de Katz. Aunque los testimonios de los soldados en la película (algunos de ellos grabados por Katz, otros por Schwarz) fueron dados en oraciones entrecortadas, en fragmentos de confesiones, el panorama general es claro: los soldados de la Brigada Alexandroni masacraron a hombres desarmados después que la batalla había concluido.

De hecho, el testimonio que recopiló Katz no se presentó ante el tribunal durante el juicio por difamación, que se resolvió a mitad del proceso. Escuchar esas grabaciones sugiere que, si el tribunal las hubiera investigado en ese momento, Katz no se habría sentido impulsado a disculparse. A menudo, lo que los soldados le decían era solo una insinuación y una parte, pero juntos sumaban una verdad inequívoca.

«¿Qué quieres?» preguntó Shlomo Ambar, quien ascendería al rango de general de brigada y jefe de Defensa Civil, el precursor del actual Comando del Frente Nacional. “¿Qué sea un alma delicada y hable en poesía? Me hice a un lado. Eso es todo. Suficiente». Ambar, hablando en la película, dejó en claro que los eventos en el pueblo no habían sido de su agrado, “pero como no hablé entonces, no hay razón para que hable de eso hoy”.

Uno de los testimonios más sombríos de la película de Schwarz es el de Amitzur Cohen, quien habla de sus primeros meses como soldado de combate en la guerra: “Yo era un asesino. Yo no tomé prisioneros. Cohen relata que, si un escuadrón de soldados árabes estuviera de pie con las manos en alto, les dispararía a todos. ¿A cuántos árabes mató fuera del marco de las batallas? “Yo no conté. Tenía una ametralladora con 250 balas. No puedo decir cuántos”.

Los testimonios de los soldados de la Brigada Alexandroni se suman a testimonios escritos anteriores proporcionados por Yosef Ben-Eliezer. “Fui uno de los soldados involucrados en la conquista de Tantura”, escribió Ben-Eliezer, hace unas dos décadas. “Estaba al tanto del asesinato en el pueblo. Algunos de los soldados cometieron los asesinatos por iniciativa propia e independiente”.

Los testimonios y documentos que recopiló Schwarz para su película indican que tras la masacre las víctimas fueron enterradas en una fosa común, que ahora se encuentra bajo el estacionamiento de Dor Beach. La tumba fue cavada especialmente para este propósito y el entierro se prolongó durante más de una semana. A fines de mayo de 1948, una semana después de la conquista de la aldea y dos semanas después de la declaración del estado, uno de los comandantes que estaba destinado en el lugar fue reprendido por no haberse ocupado adecuadamente del entierro de los cuerpos de los árabes. El 9 de junio, el comandante de la base adyacente informó: “Ayer revisé la fosa común en el cementerio de Tantura. Encontré todo en orden”.

Además de los testimonios y documentos, la película presenta la conclusión de expertos que compararon fotografías aéreas del pueblo antes y después de su conquista. Una comparación de las fotografías y el uso de imágenes tridimensionales realizadas con nuevas herramientas hace posible no solo determinar la ubicación exacta de la tumba sino también estimar sus dimensiones: 35 metros de largo, 4 metros de ancho. “Se cuidaron de ocultarlo”, dice Katz en la película, “de tal manera que las generaciones venideras caminaran allí sin saber sobre qué pisaban”.

Descalificado

La confesión de las tropas de la Brigada Alexandroni arroja una nueva luz sobre el funesto intento de silenciar a Teddy Katz. En marzo de 1998, mientras era estudiante de posgrado en la Universidad de Haifa, Katz presentó una tesis de maestría en el departamento de historia del Medio Oriente. Su título: “El éxodo de los árabes de los pueblos al pie del Monte Carmelo Sur en 1948”. Katz, que entonces tenía cincuenta y tantos años, recibió una calificación de 97. Según la costumbre, el artículo se depositó en la biblioteca de la universidad y el autor tenía la intención de continuar con los estudios de doctorado. Pero su plan salió mal.

“Se cuidaron de ocultarlo”, dice Katz en la película, “de tal manera que las generaciones venideras caminaran allí sin saber lo que pisaban”.

En enero del año 2000, el periodista Amir Gilat tomó prestado el estudio de la biblioteca y publicó un artículo sobre la masacre en Maariv. Desencadenó una tormenta de fuego. Además de la demanda por difamación iniciada por la asociación de veteranos de Alexandroni, la universidad también se puso nerviosa y decidió crear un comité para reexaminar la tesis de maestría. Aunque los revisores originales encontraron que Katz había completado la tesis con excelencia, y aunque el documento se basó en docenas de testimonios documentados, de soldados judíos y refugiados árabes de Tantura, el nuevo comité decidió descalificar la tesis.

El artículo de Katz no está libre de fallas, pero probablemente el objetivo principal de las críticas sea la Universidad de Haifa, que acompañó la investigación y la redacción de manera deficiente, y después de aprobarlo cambió de rumbo y repudió a su estudiante. Eso hizo posible el silenciamiento y la represión de los sangrientos hechos de Tantura durante años. Para Katz, una audiencia en la corte fue todo lo que necesitó para firmar una carta de disculpa en la que declaraba que no había habido una masacre en el pueblo y que su tesis era errónea. Se olvidó el hecho de que solo unas horas después se retractó y que su abogado, Avigdor Feldman, no estuvo presente en la reunión nocturna en la que Katz fue presionado para retractarse. La disculpa enterró los hallazgos que había descubierto la tesis y, a partir de entonces, los detalles de la masacre no se sometieron a un escrutinio exhaustivo.

Los historiadores que abordaron el episodio -desde Yoav Gelber hasta Benny Morris e Ilan Pappé- llegaron a conclusiones diferentes y contradictorias. Gelber, quien desempeñó un papel clave en la lucha por desacreditar el trabajo de Katz, afirmó que unas pocas docenas de árabes habían muerto en la batalla misma, pero que no había ocurrido una masacre. Morris, por su parte, pensó que era imposible determinar de manera inequívoca qué sucedió, pero escribió que después de leer varios de los testimonios y entrevistar a algunos de los veteranos de Alexandroni, “se fue con una profunda sensación de malestar”. Pappé, quien participó en un debate muy publicitado con Gelber sobre la tesis de Katz, determinó que se había perpetrado una masacre en Tantura en el sentido estricto de la palabra. Ahora, con la aparición del testimonio en la película de Schwarz, el debate parecería inequívoco.

En una de las escenas más dramáticas del documental, Drora Pilpel, quien fue juez en la demanda por difamación contra Katz, escucha una grabación de una de las entrevistas de Katz. Era la primera vez que se encontraba con el testimonio recopilado por Katz, cuya precipitada disculpa puso fin rápidamente al juicio. “Si es verdad, es una pena”, le dice la jueza jubilada a la directora tras quitarse los auriculares. “Si tuviera cosas como esta, debería haber ido hasta el final”.

El asunto Tantura ejemplifica la dificultad que tuvieron los soldados en la guerra de 1948 para reconocer el mal comportamiento que se manifestó en esa guerra: actos de asesinato , violencia contra los residentes árabes, expulsión y saqueo. Escuchar el testimonio de los soldados hoy, considerando la posición uniforme que demostraron cuando demandaron a Katz, es captar la potencia de la conspiración del silencio y el consenso de que hay cosas de las que no se habla. Es de esperar que, con la perspectiva de los años, estos temas se aborden más fácilmente. Una señal posiblemente alentadora en esta dirección es el hecho de que la película sobre Tantura recibió fondos de organismos tan importantes como la red de cable Hot y el Nuevo Fondo para el Cine y la Televisión.

Los sombríos acontecimientos de Tantura nunca se investigarán por completo, no se sabrá toda la verdad. Sin embargo, hay algo que se puede afirmar con mucha certeza: bajo el estacionamiento de uno de los sitios turísticos israelíes más familiares y amados en el Mediterráneo, yacen los restos de las víctimas de una de las flagrantes masacres del Guerra de Independencia.

Adam Raz es investigador del Instituto Akevot para la Investigación del Conflicto Israelí-Palestino. El Instituto Akevot ayudó al cineasta desinteresadamente.

https://www.haaretz.com/israel-news/.premium.HIGHLIGHT.MAGAZINE-there-s-a-mass-palestinian-grave-at-a-popular-israeli-beach-veterans-confess-1.10553968

Traducción de J.M.

Los comentarios están cerrados.