El corazón de Palestina

Estándar

Por Antzine Biain.

Cuando pensamos o hablamos de Palestina, siempre vienen a nuestra mente palabras como: violencia, guerra, muerte, tanques, piedras, bombas, destrucción, dolor y como no: fanatismo, religión, machismo y un largo etc.
Nuestro bien instaurado paternalismo occidental nos impide ver más allá de nuestras narices, como siempre.
Hablando de la mujer en particular he visto velos o pañuelos transparentes en mi propio pueblo mucho más sólidos y difíciles  de quitar que la ropa que allí llevan muchas mujeres como símbolo de su propia identidad y hablando de la situación en general veo aquí más vida de la que se pueden siquiera imaginar tener muchas personas que se creen afortunadas en occidente.
Fida Arar. Foto: Tali Feld Gleiser.

Fida Arar. Foto: Tali Feld Gleiser.

Porque Palestina despierta cada día, trabaja, estudia, habla, anda, corre y a veces se cae pero siempre se levanta de nuevo. Nace y muera, canta, ríe y también llora, se enamora, se separa, siente, se emociona, sufre y también disfruta, y se acuesta cada noche… y sueña.
Foto: Tali Feld Gleiser.

Foto: Tali Feld Gleiser.

Pero sobre todo resiste y lo hace con tal intensidad que te estremece, con tanta dignidad, que te conmueve y emociona y eso hace que sientas un profundo y verdadero respeto y admiración por su gente, pero sobre todo un gran amor.
Porque a pesar de lo que vemos y escuchamos sobre ella, Palestina es ante todo amor.  Amor a su tierra, a sus raíces, a su cultura y costumbres, a su identidad, a sus gentes y también a nosotras las que venimos de fuera: amor al otro.
Creo que si queremos de verdad sentir la vida y lo que realmente merece la pena de ella, deberíamos aprender de Palestina: tierra ocupada, lastimada, ultrajada, encarcelada, asesinada pero aun así generosa, solidaria, resistente, valiente y llena de coraje y también de esperanza.
yarmouk
Así pues solo nos queda saber si esta Palestina viva pero dividida política, geográfica, económica y socialmente, fragmentada y herida en lo más profundo de su ser, será capaz de luchar unida contra el mayor de sus enemigos y si nosotros desde este lado del mundo seremos capaces de combatir con ella, Inshalla, Ojalá.
Anuncios

Los comentarios están cerrados.