Ayayay Vera Schiller, amada maestra judía de mis sueños

Estándar
Vera

Vera

Fesal Chaín.

Ya es hora de llorar amargamente
pues ni todos los ansiolíticos del mundo
pueden impedir este lamento
aunque recubran con su perfecta ingeniería
el núcleo central de de mis afectos
como me enseñaras tú Vera Schiller
amada maestra judía de mis sueños,
ya esa hora de llorar, de aullar, de gritar
de blasfemar al dios del delirio y del castigo
ya es hora de dejar la rutina
y la caminata por el mar de nuestros muertos,
ya es hora Vera amada
de encontrarnos en la sala junto al fuego
y que me continúes diciendo en el silencio
que no te importaban mis ancestros
que no era más que un niño en busca de cobijo
hijo de la humanidad y de su herencia,
ay querida Vera como añoro tu vida en mi vida vagabunda
cuando reconstruiste mi desarme total y al errabundo
sin domicilio fijo ni descanso, sin lugar y sin guarida,
ayayay Vera Schiler sabia rescatadora de mi infancia
perdida como un trompo en el sur de golpe y carabina
ayayay Vera como te requiero madre abuela
cuánto deseo respirar tus piel añosa
cuánto deseo ver tus ojos azules como el cielo
tocar tus manos rugosas de lunares
y abrazar tu cuerpo enjuto de tibieza,
ayayay Vera Schiller despierta de la muerte
para que grites a los tuyos mi holocausto
para que grites que los muertos
en la Gaza aterrada y sin consuelo
son mis abuelos y mis padres
son mis madres y mis hijos,
para que grites que mis muertos
en Auschwitz y Bergen Belsen
en Dachau y Sobibor
en Mauthausen y Treblinka
son mis abuelos y mis padres
son mis madres y mis hijos,
que fueron y son el poeta que yo he sido
que son la humanidad hecha pedazos
desperdigada en los desiertos
o en los oscuros pasadizos del secreto,
ayayay Vera amada linda vieja
cómo quisiera que te levantaras desde la fría tumba
en que los hombres te pusieron
para que apuntes con tu dedo sanador
a tu raza y a tu estirpe,
soplándoles al oído y en sus mentes
como un veloz viento de Al-qabul en torbellino
que si nos matan inclementes como perros
se masacran a sí mismos,
destruyendo la mínima nobleza que les queda
transformando en infierno sin retorno sus anhelos.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.