Carta abierta a Mordechai Keidar, profesor en la Universidad Bar Ilan

Estándar
"Dr". Mordechai Keidar

“Dr”. Mordechai Keidar

“21 de julio 2014
Académico israelí: ‘Sólo violar a la hermana de un terrorista le puede disuadir’
Dr. Mordechai Keidar , un profesor de literatura árabe en la Universidad Bar Ilan”

En respuesta a sus dichos publicados en varios medios de la web quiero presentarme y decirle.
Me llamo Ana Laura Blejer, soy mujer, argentina, judía, profesional y artista plástica.
Madre, hija y hermana y nieta de varones judíos.
Vivo en un pais donde las mujeres somos libres.
Sin embargo, debo decir también que vivo en un país de lo que se llama el mundo emergente donde las mujeres todavía estamos discriminadas, ganamos menor salario por el mismo trabajo por el solo hecho de ser mujeres y como en el resto del mundo también somos discriminadas por algunos nichos de antisemitismo existentes en diferentes instituciones y sectores.
En la vida me ha tocado ser discriminada como mujer y doblemente como judía, en ámbitos infames como lo fue el llamado proceso de reorganización nacional llevado a cabo por las fuerzas armadas y ayudadas estas por instancias civiles, religiosas, empresariales, económicas, etc.
Sepa usted que las presas políticas durante el proceso fueron brutalmente lastimadas y doblemente lastimadas cuando eran judías.
Como funcionaria judicial, donde me desempeño hace 20 años también fui discriminada por judía .
Trabajo desde muy joven en el campo socio cultual y popular entendiendo desde diferentes lugares lo que es la discriminación.
Señor Kedar, se lo que es la discriminación.
Me avergüenzan sus declaraciones, en mi condición de ser humano sensible, en mi condición de mujer y en mi condición de judía.
Me avergüenza que sus autoridades no le hayan pedido la renuncia después de hacerlas.
Me avergüenza que no haya todavía ningún repudio público a sus declaraciones que ademas de agredirnos a todos los seres humanos que estamos trabajando por la paz, a todas las mujeres en particular , nos agreden a todos los judíos que a partir de sus dichos vivimos un rebrote de antisemitismo global.
Lo repudio y escupo su cara por todas las mujeres palestinas.
Lo maldigo para toda la eternidad por todas las mujeres que hemos sido violadas y discriminadas y tomadas como objeto de cambio o de deshecho en cualquier guerra.
Lo maldigo en nombre de todos los padres, hermanos e hijos de las mujeres a quien va dirigido su odio.
Lo maldigo en nombre de su madre, de su esposa y de su hija que tal vez no se han dado cuenta que lo que uno escupe al cielo, inevitablemente cae sobre uno mismo.
Convoco desde esta carta a todas las mujeres del mundo a repudiar sus dichos, a exigirle un pedido de perdón público a las mujeres palestinas y a todas las mujeres del mundo que hemos padecido lo que usted propone y a todas las mujeres del mundo que empatizamos en la condición femenina.
Convoco desde esta carta abierta a que todos los intelectuales judíos los expulsen de los ámbitos académicos, a que le saquen todos los micrófonos por los que convoca al odio, al disparate y al pecado de soberbia
Y finalmente, me gustaría condenarlo a la soledad de sus ideas y pensamientos.

Carta enviada a Los Otros Judíos por correo electrónico.

Nota de la Redacción de Los Otros Judíos: Sería necesaria una reflexión sobre si ese rebrote global de antisemitismo es tal. Nos consta que, cada vez más, la gente está aprendiendo a diferenciar entre sionistas y judíos.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.