¿Sionismo religioso? La "izquierda" sionista secular es la madre de la ocupación*

Estándar

Por Gideon Levy.

El sionismo laborista creó una forma opresiva de etnonacionalismo
El sionismo laborista creó una forma opresiva de etnonacionalismo.

Mi colega de Haaretz, Uri Misgav, corrigió al novelista Haim Be’er, quien llamó al sionismo religioso un “crecimiento canceroso”. Misgav dijo que no era correcto llamar al sionismo religioso un crecimiento canceroso, pero tampoco debería llamarse sionismo. Más bien, debería llamarse “antisionismo religioso”. La esencia del sionismo era elevada, tan moral, hasta que llegaron los colonos religiosos y lo arruinaron todo. Nosotros, “el Israel cuerdo”, como lo expresó Misgav, somos lo opuesto a ellos, los locos. Qué hermosos somos.

La “izquierda” sionista vuelve a hacerlo. Se lava las manos, como es habitual, y culpa al otro. Una vez fueron los árabes, ahora son los judíos religiosos. Si no fuera por ese “antisionismo religioso”, estaríamos en un lugar diferente ahora. Si tan solo pudiéramos eliminar a los antisionistas religiosos, tendríamos un Israel justo, moral e igualitario que no ocupó los territorios y no fue colonialista. Es muy fácil y una mentira.

La izquierda sionista secular estableció el sionismo, así como la ocupación y los asentamientos. Es el padre fundador del país y la madre fundadora de la ocupación. El sionismo religioso se volvió loco en el lugar que la izquierda sionista dejó abierto para ello. Agarró lo que pudo. Los gobiernos de izquierda no hicieron nada para evitar esto. Cargan con la culpa quienes lo permitieron, a veces cerrando los ojos, otras espantados, y en la mayoría de los casos con entusiasmo y admiración.

Sí, la empresa de los colonos tiene rasgos cancerosos; Be’er tenía razón en eso, pero no tiene la culpa. Han maldecido a Israel con los asentamientos, pero la mayor parte de la responsabilidad recae en quienes permitieron que la colonización suceda.

Leer más: ‘Redwashing’: discursos de ‘izquierda’ para limpiar los crímenes del Estado de Israel

El sionismo “sano” no era un movimiento inocente que remontándose antes de la ocupación de 1967 se manejaba bien. “La conquista del trabajo”, el reemplazo de los trabajadores palestinos por judíos, comenzó ya en la década de 1920. No fue idea de los religiosos sionistas. El movimiento juvenil Bnei Akiva no lideró el camino en la “redención de la tierra”.

Lo que comenzó entonces continúa hoy sin cesar. Es la misma política, los mismos valores, los mismos principios operativos con la misma visión del mundo, que es principalmente que esta tierra fue designada solo para el pueblo judío. La “izquierda” sionista siempre supo empaquetar este chovinismo en términos atractivos de convivencia y hermandad, sin hacer mucho para darse cuenta de ello. Los sionistas nacionalistas despreciaban esos términos.

La diferencia fue el estilo. Pero nada práctico derivado de 1967 comenzó en 1967. El año 1967 es la continuación directa de 1948, cuando el sionismo religioso jugó un papel marginal, si es que tuvo alguno. El año 2020 continúa a 1948 y 1967. La “izquierda” no ha liderado el país durante años, pero aún opera dentro de las fronteras físicas y éticas que heredó. La derecha fue en realidad el único lado que corrigió algo, al salir del Sinaí y Gaza.

Los colonos y sus ayudantes se han convertido en el lobby más fuerte, uno que sabe cómo extorsionar al gobierno. Puedes entender el retroceso de la “izquierda” sionista frente al modus operandi de los colonos y sus sorprendentes éxitos

Mientras que la mayoría de Israel no está interesada en la ocupación, los colonos han logrado su objetivo principal, la eliminación permanente de la solución de dos Estados de la agenda. Los partidarios de la ocupación de hecho destruyeron la idea sionista de un Estado judío, pero la “izquierda” sionista nunca se opuso realmente a la ocupación más allá de la boca para afuera. Sus gobiernos tampoco otorgaron los mismos derechos a todos los ciudadanos, como Misgav afirma santurronamente.

Sacudirse de los pecados originales del sionismo y retratar una forma de sionismo como muy hermosa y la otra como una locura es hipócrita y autosatisfactorio. El grupo de colonos de Gush Emunim no inventó nada, ni Bezalel Smotrich ni Israel Harel. Estudiaron en el colegio de alienación y expulsión establecido por el partido Mapai, Hashomer Hatzair, el partido Ahdut Ha’avodah, el Palmach y David Ben-Gurion.

No hay buen sionismo ni mal sionismo. Hay un sionismo, que estableció el Estado judío expulsando por la fuerza a los palestinos. Lo hizo en 1948 y en 1967, y lo ha estado haciendo hasta el día de hoy. Se siente tan bien culpar a los colonos, y es tan típico de la “izquierda” sionista.

Traducción: Dardo Esterovich

*Comillas en “izquierda” sionista por nuestra cuenta

Fuente: Espacio Convergencia.

Los comentarios están cerrados.