Archivo de la etiqueta: Palestina

Israel realiza una conferencia internacional contra el BDS

Estándar

Alrededor de 200 expertos de veinticuatro países se reunieron ayer en Jerusalén en la primera Iniciativa de Red Legal (LNI, en sus siglas en inglés) para establecer contactos a fin de combatir las campañas de boicot contra Israel.

Manifestación a favor del BDS [McGill Daily / Flickr]

El gobierno israelí celebró ayer una conferencia internacional contra el movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), informó Quds Press.

El sitio de noticias informó que el Ministerio de Asuntos Estratégicos organizó la conferencia en cooperación con el Colegio de Abogados de Israel y el Instituto Judicial Internacional.

Los medios israelíes señalaron que 200 expertos legales de 24 países fueron invitados a la conferencia para desarrollar estrategias “para contener la creciente influencia del movimiento”.

Según Quds Press, entre los asistentes se encontraban, el ministro de Asuntos Estratégicos israelí, Gilad Erdan, el ministro de Justicia Ayelet Shaked, la presidenta de la Corte Suprema, Esther Hayut, el presidente de la Knesset, Yuli Edelstein, y el líder de la oposición, Isaac Herzog.

En un comunicado, los organizadores describieron la conferencia como “otro paso en el cumplimiento de nuestra política para desafiar la ofensiva contra aquellos que buscan destruir a Israel como un Estado judío y democrático”.

Los participantes fueron informados sobre “métodos efectivos utilizados para aprobar legislaciones en 24 estados de los EE. UU., Francia, Alemania y otros lugares” y “obtuvieron herramientas y mejores prácticas, al tiempo que agilizaron sus tácticas contra los esfuerzos para obstaculizar al Estado judío”.

Inspirado por la campaña global contra el apartheid en Sudáfrica en la década de 1980, el   movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) se lanzó en 2005 como una campaña no violenta para presionar a Israel a respetar el derecho internacional y poner fin a su ocupación del territorio que los palestinos buscan un estado.

Ya varios artistas han boicoteado a Israel, incluyen al líder de Pink Floyd, Roger Waters y Elvis Costello.

El gobierno de derecha del primer ministro Benjamin Netanyahu ha realizado una campaña durante mucho tiempo contra el movimiento BDS, describiéndolo como antisemita y de intentar borrar la legitimidad de Israel.

Israel holds international conference against BDS

Fuente: Palestina Libre.

Anuncios

Israel debate ley que impedirá devolver Jerusalén a Palestina

Estándar

Jerusal-n

El Parlamento de Israel dio el pasado miércoles su aprobación inicial a un proyecto de ley destinado a evitar que el gobierno entregue a los palestinos partes de Jerusalén en un futuro acuerdo de paz.

El proyecto de ley superó su primer obstáculo luego de que los legisladores lo aprobaran en una lectura preliminar con una mayoría de 58 frente a 48. La votación significa que el proyecto de ley ahora debe pasar tres rondas más antes de ser aprobado, difundió Xinhua.

La legislación propuesta estipula que cualquier acuerdo de paz que incluya un retiro de tierras en Jerusalén o del anexado Jerusalén Oriental requerirá el apoyo de una mayoría especial de 80 legisladores del Parlamento de 120 escaños.

La promotora del proyecto, Shuli Moalem-Refaeli del partido de extrema derecha Hogar Judío, dijo que el objetivo del proyecto “es evitar concesiones como parte de acuerdos diplomáticos.”

“Jerusalén nunca estará en la mesa de negociación”, sostuvo en un comunicado.

“El Estado de Israel no permitirá el establecimiento de un Estado palestino que tenga como capital a Jerusalén. Tengan en mente que Jerusalén es la capital del pueblo judío y que seguirá siendo la capital del pueblo judío por toda la eternidad”, señaló.

Israel se apropió de Jerusalén, Cisjordania y la Franja de Gaza en 1967. Posteriormente se anexó Jerusalén Oriental, en una acción que nunca fue reconocida internacionalmente. Israel afirma que ambas partes de la ciudad son su capital “eterna e indivisible”, mientras que los palestinos ven a Jerusalén Oriental como la capital de su futuro Estado.

El futuro de Jerusalén es uno de los asuntos más polémicos entre israelíes y palestinos.

ASENTAMIENTOS ILEGALES

La aprobación en su fase inicial de esta ley se da un día después de que el presidente de China, Xi Jinping, exhortara a la comunidad internacional implementar de forma efectiva la resolución 2334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y detener de inmediato toda construcción de asentamientos en los territorios ocupados de Palestina.

La resolución, adoptada el 23 de diciembre del 2016, condena los asentamientos de Israel en territorio palestino ocupado por considerarlos ilegales y urge a Israel a cesar la construcción.

Reunido con su homólogo palestino, Mahmoud Abbas, en el Gran Palacio del Pueblo, en Beijing, Xi propuso el establecimiento de un mecanismo de diálogo tripartita con Palestina e Israel para desarrollar importantes proyectos destinados a ayudar a la parte palestina.

China considera a Palestina e Israel socios importantes en la Iniciativa de la Franja y la Ruta propuesta por Xi en 2013, con el objetivo de construir una red de comercio e infraestructura que conecte a Asia con Europa y África.

Por otra parte, Xi anunció que organizará este año un simposio sobre la paz entre Palestina e Israel para aportar ideas con el fin de resolver la cuestión palestina.

 

Fuente: https://es.news-front.info/2017/07/21/israel-debate-ley-que-impedira-devolver-jerusalen-a-palestina/

La mayor empresa de seguridad reduce sus negocios con Israel por la presión del BDS

Estándar
Concentración en Reino Unido por el fin de las relaciones entre G4S e Israel. / boycottisrael.org.uk

Concentración en Reino Unido por el fin de las relaciones entre G4S e Israel. / boycottisrael.org.uk

La mayor compañía de seguridad del mundo, G4S, ha anunciado que va a vender la mayoría de sus negocios en Israel. El anuncio, realizado la semana pasada, responde al “daño en su reputación”, según señala la compañía, causado por la campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) a Israel para reclamar el respeto de los derechos humanos en Palestina.

Desde el Comité Nacional del BDS en Palestina, Rafeel Ziadah ha afirmado que “hemos tenido éxito en presionar a una de las mayores corporaciones para vender uno de sus negocios clave en Israel. Nuestra campaña, coordinada globalmente, ha tenido un impacto real. Vamos a seguir haciendo campaña hasta que G4S acabe toda su implicación con la violación de derechos humanos en Palestina”.

Leer más: Huelga de hambre y maltratos en prisiones israelíes

Multinacionales francesas, como Veolia y Orange, y la mayor empresa constructora de Irlanda, CRH, ya salieron del mercado israelí en septiembre de 2015, en su mayor parte como resultado de la campaña de BDS.

“Ha habido un efecto dominó”, dice Ziadah. “Algunos gestores de fondos de inversión están reconociendo que su responsabilidad fiduciaria les obliga a deshacerse de corporaciones internacionales o israelíes y bancos que están involucrados en las continuas violaciones de la ley internacional por parte de Israel”, continúa.

Guman Mussa, coordinador para el mundo árabe del Comité Nacional del BDS en Palestina, añade que “no todos los días los defensores de derechos humanos consiguen que una gran multinacional como G4S finalice su participación en serias violaciones de derechos humanos a través de una presión estratégica de base y continuada. El BDS claramente está funcionado, y otras, otras multinacionales implicadas, como HP y Alstom, deben tomar nota”.

Mussa dedica esta victoria a “todos los prisioneros políticos palestinos que en 2012 llamaron a un movimiento de BDS para intensificar nuestro boicot a G4S debido a su papel en las prisiones israelíes, en las que abundan los casos de tortura”.

G4S es una compañía británica de seguridad que ayuda a mantener las prisiones en las que son encerrados los presos políticos palestinos sin juicio y sometidos a torturas y malos tratos. También provee de equipamiento y servicios en los puestos de control militares israelíes, a los asentamientos ilegales y a las infraestructuras militares y policiales.

A pesar de la venta de su subsidiaria israelí, G4S seguirá involucrada en las violaciones de derechos humanos en Palestina por parte de Israel a través de Policity, el principal centro de entrenamiento de la policía nacional, de la que es copropietario, y a través del grupo Shikun and Binui.

Fuente: Diagonal Periódico.

Video: Je suis

Estándar

Dirección: Iñaki de Zaballa Lainez.

Cámara: Manuel Gómez Pastor.

Editor: Pablo García Cabrerizo.

Twitter: @PUTOINHAKO

 

Crónica palestina V: Crónica de otro apartheid

Estándar

(Crónica escrita cuando todavía estaba en Beit Ummar, Cisjordania, y se traspapeló por ahí.)

Texto y fotos: Tali Feld Gleiser.

A pesar de todas las dificultades que tenemos en América Latina, es muy difícil imaginarse lo que es la vida cotidiana de una familia palestina, hasta que se vive en carne propia. Muchos activistas internacionales vienen a Cisjordania a través de distintas organizaciones; no todos viven la experiencia de compartir la vida diaria de las personas como si fueran uno más. Aun así, todas las experiencias son válidas para conocer muy de cerca lo que significa la Ocupación israelí.

La Ocupación es un excelente negocio

 El primer sábado de Ramadán, se acabó la luz a eso de las 7 de la mañana. “Se cortó, se cayó”, me corregirán algunos. Pues no, ni eso ni que Israel había cortado el suministro de energía eléctrica directamente. Lo que sucedió, y acontece cada diez días más o menos, es que los créditos de luz que mi familia adoptiva compró se terminaron, por lo tanto, la luz se cortó de forma automática. La Compañía Eléctrica (empresa estatal israelí) es la que comercia la energía eléctrica en los Territorios Ocupados. Cada casa tiene un contador y una tarjeta con un chip (lo que no sucede en los hogares judíos, según me cuenta Youssef Abu Maria), con lo que se va a la municipalidad de cada ciudad o pueblo y se compra una cierta cantidad de luz (antes de ser consumida). En el caso de la familia Abu Maria, 100 shekels (30 dólares aproximadamente), sirven para unos 10 a 15 días. Es una casa pobre con electrodomésticos básicos como heladera, máquina de lavar vieja que no se usa todos los días, una televisión, una computadora y bombitas de bajo consumo. Después de pagar en la municipalidad se inserta la tarjeta en una ranura del contador e Israel vuelve a hacer posible el milagro de la luz.

 contador de luz2

Dice Youssef que, antes, cuando no existía este tipo de contador “moderno” el gasto de electricidad era mucho menor, lo que hace pensar en una posible manipulación de los números de consumo.

Tarjeta para comprar luz

Tarjeta para comprar luz

Chip de la tarjeta

Chip de la tarjeta

Telefonía móvil

Mi primo, que vive en un kibutz al norte de Israel, se ofreció para hacerme un plan de celular como dependiente del suyo, sabiendo que yo necesitaría internet y estar comunicada. El plan de 3 GB, con llamadas locales libres es baratísimo. Mi único problema era que yo me iría a Cisjordania; pensé que el uso de datos podría aparecer en la cuenta como “roaming” y que la señal no sería tan buena. ¡Qué equivocada estaba! En el medio de la casi nada, en las colinas del Sur de Hebrón, la señal era excelente, mejor que cuando estuve en el kibutz. Me di cuenta inmediatamente de cuál era la razón: la gran cantidad de colonias (todas ellas ilegales de acuerdo con la ley internacional), que tienen todos los servicios básicos garantizados por el estado, servicios de los que no goza la mayoría de los palestinos.

Colinas del Sur de Hebrón

Colinas del Sur de Hebrón

Porque también el espectro radioeléctrico (un bien teóricamente intangible bien tangible) es dominado por Israel. Existen compañías palestinas de telecomunicaciones pero aún están atrasadas. Mucha gente tiene teléfonos “inteligentes”, pero su uso es limitado, pues el sistema 2G no permite el acceso a redes sociales o al envío de correos electrónicos. Hace casi siete años que Israel se niega a concederle a la Autoridad Palestina el espectro electromagnético (controlado totalmente por la potencia ocupante) para utilizar el sistema 3G, aun cuando Israel se prepara para masificar el uso de 4G, que por ahora solo ofrece la empresa Orange. Permitir que 3G funcione en Palestina está lejos de ser una prioridad para Israel. En 2011, el Ministerio de Telecomunicaciones concedió el espectro de frecuencia a dos compañías israelíes: Golan Telecom y Hot Mobile, que un año después lanzaron el sistema 3G. El Ministerio israelí informó a las firmas palestinas que ya no había más frecuencias disponibles y que, si quisieran alguna, deberían alquilarla a empresas israelíes.

Muchos palestinos tienen líneas móviles israelíes porque necesitan (o pueden pagar) el servicio 3G. Es muy común verlos con varios celulares al mismo tiempo porque el uso de cada uno depende del lugar  a donde se hace la llamada.

 Agua

En la casa de la familia Abu Maria, la presión del agua es casi inexistente. Yo me ducho en el baño familiar (aunque tengo un lavabo solo para mí), que todavía tiene una letrina. Lo hago rápidamente (costumbre que tengo desde niña a ahorrar agua y  luz) pero no es tan fácil, debido a la presión.

Una de las cosas que me llamó la atención cuando pasé al “lado palestino” por el puesto de control de Qalandia, fue la gran cantidad de tanques de agua negros en los techos de las casas, que no se ven del “otro lado”. Pues aprendí que para distinguir una casa palestina de una casa judía en Cisjordania, hay que verificar si tienen tanque de agua (la mayoría se ve a simple vista). Si lo tienen, es palestina. Los colonizadores no necesitan almacenar agua porque cuando abren la canilla, el líquido siempre aparece. Lo que sí tienen muchas de esas casas son calentadores eléctricos de color blanco. Pero las familias palestinas, dueñas del agua, tienen que cuidarla y pagarla a un precio mucho más caro que los israelíes.

Tanques de agua del otro lado del muro de la vergüenza

Tanques de agua del otro lado del muro de la vergüenza

Colonia israelí en las Colinas del Sur de Hebrón. Las casas solo tienen calentadores de agua y no tanques negros para almacenarla.

Colonia israelí en las Colinas del Sur de Hebrón. Las casas solo tienen calentadores de agua y no tanques negros para almacenarla.

Por lo tanto, en Palestina existe otro apartheid, el cual forma parte del apartheid “mayor”, que es el del agua. Israel empezó a desviar las aguas del río Jordán y de Jordania en los años 50. La empresa estatal israelí Mekorot controla la infraestructura del agua en Cisjordania desde 1982, gracias a una orden militar.

El consumo palestino en los Territorios Ocupados es alrededor de 70 litros diarios por persona (la Organización Mundial de la Salud recomienda 100 litros per cápita). El consumo diario israelí es de alrededor 300 litros, casi cuatro veces mayor.

Mekorot “hace efectivas una serie de violaciones israelíes de derechos, incluidos los del Convenio Internacional sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ICESCR por sus siglas en inglés), los del Convenio Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos (ICCPR por sus siglas en inglés), los de la Convención Internacional sobre la Eliminación de Toda Forma de Discriminación Racial, los de la Convención de las NU sobre los Derechos de los Niños (CRC por sus siglas en inglés ), y los de la Convención de las NU sobre la Eliminación de Toda Forma de Discriminación contra las Mujeres (CEDAW por sus siglas en inglés)”.

La Ocupación sionista, la más antigua de la época contemporánea, tiene varias facetas, además del aparato represivo militar, las colonias de los colonizadores judíos (todas ellas ilegales según la ley internacional), el robo de tierras palestinas, las carreteras exclusivas para colonizadores judíos, el muro del apartheid, hay un dominio económico casi absoluto, un gran negocio, que incluye desde el uso de la moneda israelí, la venta de productos de Israel de todos los rubros, el control del agua y sus fuentes, la venta de electricidad, la casi imposibilidad de exportar la producción local, etc. Una de las formas más efectivas de combatir todo eso es el BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones, http://wp.me/p389px-vG.) Además del BDS, la otra arma es la solidaridad efectiva con el pueblo palestino a través de la información, la divulgación de lo que allí sucede no solo cuando hay bombardeos a Gaza, la participación en actividades a favor de los derechos humanos del pueblo palestino y la presión de todas las instancias posibles. El pueblo palestino es un pueblo que solo pide una cosa: Justicia para poder tener derecho a vivir una vida digna y en paz.

Beit Ummar, julio de 2014.

………………………………………..

Fuentes

http://ugep.cl/palestina-donde-resistir-es-existir-columna-de-opinion/

http://m.forward.com/articles/181138/palestinians-suffer-in-cell-phone-dark-ages-and/?p=all 

http://www.stopthewall.org/es/2014/01/05/la-empresa-de-agua-israel-mekorot-alimentando-el-apartheid-del-agua-en-palestina

Un invierno sin calefacción en Gaza

Estándar
  • Un niño palestino observa a través del agujero de una pared...

Un niño palestino observa a través del agujero de una pared bombardeada. REUTERS

Por Isabel Pérez. Especial para EL MUNDO Gaza.

La compañía eléctrica de Gaza aumentará, durante una semana, el suministro de electricidad de cuatro a seis horas diarias. Quieren ayudar a hacer frente a la ola de frío que se aproxima y que ya ha hecho su primera aparición en la Franja en forma de intensas lluvias y viento.

“Con la ola de frío, la gente necesita más horas de electricidad para poder encender estufas y calentar el agua de las cisternas de la ducha”, cuenta Yamal Addardasaui, portavoz de la compañía de electricidad. “Hemos decidido mantener un generador de los cuatro de la central eléctrica para proveer a las casas con seis horas de corriente diarias. No podemos poner a funcionar la central eléctrica a pleno rendimiento. Si lo hacemos, la cantidad de combustible que tenemos se acabará en dos días”.

La compañía lamenta que no haya una solución eficaz y rápida, que siempre trabajen bajo una “administración de crisis” con cantidades limitadas de combustible. “La situación en Gaza, con el bloqueo y las guerras, ha hecho que la capacidad económica de la gente disminuya y no puedan pagar las facturas. Nosotros no podemos adquirir el costoso combustible israelí”.

Consecuencia de la guerra

En la última guerra en la Franja de Gaza, la red eléctrica resultó gravemente dañada, incluido el almacén de la compañía, situado al este del barrio de Shija’yya. Los tanques de combustible de la central eléctrica también fueron bombardeados.

En la Franja, muchas casas no tienen cristales en las ventanas, estallaron en alguno de los bombardeos. Otras, además, tienenagujeros de obuses en sus paredes y techos. Los tapan con mantas o plásticos, pero el frío y la humedad penetran sin dificultad.

Una mujer aviva el fuego de una pequeña hoguera al lado de su casa.“Me duelen las manos de lavar la ropa a mano y fregar con agua tan fría”. A su lado, su hijo de dos años, Salama, vestido con dos pantalones de chándal, dos jerséis y una chaqueta. Mientras Salama intenta colocarse el gorro de la chaqueta, su madre continúa contando la calamidad de vivir una posguerra y de no tener electricidad.

Sólo tenemos cuatro horas y a veces viene cuando estamos durmiendo. ¿Qué hago? ¿Me despierto para hacer la lavadora? Mi marido se levanta para encender la bomba para que suba el agua a la cisterna. Si no sube agua, no tenemos suministro en casa. Ahora estoy esperando a que venga la luz para poder hacer pan”.

Fuente: http://www.elmundo.es/internacional/2015/01/05/54a9814822601d3b3b8b4576.html

Sarit Jacobsohn, exsoldado israelí: “Israel es el Estado más fascista que conozco”

Estándar

sarit_jacobsohn2

Miguel Hernández.- 3 Ene. 2015 – Sarit Jacobsohn es una artista israelí de 42 años. Sarit proviene de una familia de judíos alemanes, polacos y rusos que llegaron a Palestina mucho antes de la creación del régimen sionista.

En los años 20, debido a los enfrentamientos entre las organizaciones sionistas y la población local, decidieron irse a Chipre, ya que temían sufrir las represalias del pueblo palestino ante los crecientes ataques por parte de las organizaciones sionistas.

Cincuenta años más tarde, en la década de los 70, su madre decidió volver a Palestina. En aquellos tiempos Sarit tenía unos 6 años. Desde entonces vivieron en Tel Aviv.

¿Vives en Israel en la actualidad?

No, actualmente vivo en Tennessee, Estados Unidos. Después de dejar el servicio militar decidí irme de Palestina, ya no quería vivir ahí.

¿Y tu familia? ¿Aún vive en Tel Aviv?

No, mi madre volvió a Chipre y mi hermana mayor vive en Inglaterra. Mucha gente se está yendo de Israel. Sobre todo en el caso de una mujer no es un buen lugar para vivir, hay muchísimas violaciones y lo peor es que el gobierno, el ejército y la seguridad toleran esta violencia contra la mujer. Es parte del proceso de corrupción de la propia sociedad israelí por tantos años de ocupación.

¿Qué idea tenías de los palestinos cuando eras pequeña? ¿Qué sabíaas de la ocupación, el conflicto, etc.?

Cuando era pequeña solo sabía que los palestinos eran una gente que vivía en el mismo país que nosotros y que nuestro gobierno estaba enfrentado con algunas de sus facciones. Y podría decir que tenía miedo de esas facciones de palestinos.

¿Cuál fue la primera experiencia que te hizo pensar que algo estaba mal en Israel?

Bueno, cuando recién habíamos llegado le ofrecieron a mi madre ir a vivir a un asentamiento en Cisjordania. Ahí no pagaríamos impuestos, nos darían una casa enorme pagando muy poco, la comida ahí la venden a menos de la mitad del precio real y más ventajas de este tipo. A pesar de ser muy pequeña le dije a mi madre que no quería, que seguro que había algo mal si nos daban tantas cosas a cambio de vivir ahí. Por suerte mi madre no aceptó. Años más tarde, mi hermana, 8 años mayor que yo, tuvo que ir a hacer el servicio militar obligatorio, y recuerdo que siempre que venía a casa nos contaba las cosas horribles que les obligaban a hacer.

¿Esta fue la experiencia que te abrió los ojos?

No realmente. La experiencia que podría decirse que me abrió definitivamente los ojos fue a los 16 años. Entonces una profesora en el colegio nos dijo que las organizaciones terroristas sionistas que operaban en Palestina antes de la creación de Israel, son las que se convirtieron en 1948 en el ejército israelí. ¡Debió ser muy izquierdista! (risas)

No hay que olvidar que todas estas organizaciones sionistas son el origen del terrorismo moderno.

¿Has estado alguna vez en Gaza o Cisjordania?

Sí, en los dos sitios. Toda la vida me dijeron que no podía ir ahí, que era peligroso y que me querrían matar. Por suerte no les hice caso y fui, una de las ventajas de ser rebelde (risas).

¿Y cómo fue tu experiencia?

Desde el primer momento vi que lo que me habían dicho era mentira. Los palestinos fueron maravillosos conmigo. Y puedo decir que no he conocido a ningún israelí que haya sido recibido con rechazo o violencia por parte de los palestinos en Gaza o Cisjordania, a pesar de todos estos años de opresión, todos los israelíes que conozco que han estado ahí han tenido experiencias parecidas a la mía.

Háblanos de tu experiencia en el ejército.

Fue el infierno. Nunca sentí miedo de ser herida o muerta, pero estaba aterrada ante la idea de tener que hacer daño a alguien. En el campo de entrenamiento nos hacían hacer guardia por turnos, yo lo odiaba, no podía parar de pensar que no quería disparar a nadie.

¿Dónde fue tu entrenamiento?

No lo sé. Nos llevaban de un sitio a otro sin decirnos nada. No sabíamos donde estábamos la mayor parte del tiempo. Un día, de repente, nos dijeron que estábamos en el Líbano y nos ordenaron que cargáramos nuestras armas. Yo no lo hice, no cargué mi arma, y hoy me siento muy orgullosa de mí misma por ello. Simplemente creo que esa no es forma de entrar en el país de alguien.

¿Cuánto tiempo estuviste en el ejército?

Sólo cuatro meses. Desde el momento en que empecé estuve intentando dejarlo. Cada día iba a hablar con el psiquiatra para explicarle los motivos por los que no quería estar ahí. Le daba igual que yo no quisiera hacer daño a nadie. Un día, sin pensar que ese comentario tendría ninguna importancia, le dije que yo amo a los palestinos. Eso le cambió la cara, entonces si decidieron que yo no podía estar ahí y me echaron declarándome demente.

¿Tu caso es excepcional o hay más gente como tú?

Hay muchos casos así. Cada día cuando iba al psiquiatra tenía que esperar durante horas, eso estaba lleno de hombres y mujeres llorando desconsoladamente. Ellos me contaban sobre los crímenes de guerra y las atrocidades que habían cometido, y si yo intentaba consolarlos se ponían aún peor. Era imposible hacer que dejaran de llorar. Se hace muy difícil seguir viviendo cuando te das cuenta de las atrocidades que has cometido y el por qué las has cometido, por eso hay tantos suicidios en las IDF (Fuerzas de Ocupación de Israel), igual que en el Ejército de los Estados Unidos.

¿Cómo puede ser entonces que todas estas cosas sigan pasando? ¿Cómo puede ser que la sociedad israelí lo acepte?

Hay varios motivos, pero el principal es la islamofobia y el racismo que hay en Israel. Desde pequeño te educan para temer a los árabes y a los musulmanes. A mí se me pasó cuando fui de vacaciones a Egipto. De golpe vi que todo eso era mentira y que la sociedad árabe es mucho mejor que la nuestra en algunos aspectos. Desde luego es mucho menos capitalista, para ellos las relaciones humanas son más importantes.

¿Ha sido difícil para ti tener esta posición política y social?

Sí, mucho. Para empezar, perdí a la mayoría de mis amigos. Además se hace difícil aceptar que la gente que querías, tus amigos, tus vecinos, son partícipes de algo tan horrible. Que lo aceptan e incluso colaboran con ello.

¿Cuál es la solución que tú defiendes?

Para mí el problema es de derechos humanos. Para mí no existe el conflicto religioso. Yo me entiendo perfectamente con los musulmanes de todo tipo, poco religiosos, muy religiosos, nada religiosos. Nuestras religiones son muy parecidas y tienen los mismos valores. Por lo tanto yo ni quiero ni creo en la separación de dos Estados. Yo defiendo la solución de un Estado palestino en que todos vivamos en igualdad de derechos. Yo quiero vivir con mis hermanos y hermanas palestinos, porque así es como los veo, como mis hermanos.

Espero un día poder volver a Palestina en esas condiciones. Y desde luego si se dieran los dos Estados iría antes a vivir al Estado palestino que a Israel. Tengo demasiado odio contra la que en teoría es “mi gente” por todo lo que han hecho y siguen haciendo. Creo que no saben nada de lo que es ser judío. A mí cuando estudié la Torá me enseñaron cosas totalmente opuestas a lo que están haciendo los sionistas desde hace casi siete décadas.

¿Crees que hay alguna posibilidad de cambio dentro de la sociedad israelí?¿ O crees que por fuerza el cambio tendrá que venir de fuera?

El cambio tiene que venir de fuera. En Israel hay mucha gente, más de la que parece, trabajando y organizándose por la revolución y por la creación de un Estado con igualdad de derechos, sin embargo, Israel es el régimen más fascista que he visto en el mundo y nunca permitirá un cambio desde dentro. La gente de izquierda tiene miedo incluso de hablar, ya que su opinión les haría perder el trabajo. Por ello el BDS (campaña internacional de Boicot, Sanciones y Desinversiones contra productos, asociaciones e instituciones israelíes) es nuestra mejor arma para acabar con la ocupación y el genocidio en Palestina. También tenemos que hacer entender a la gente que los palestinos son semitas y que son los sionistas los auténticos antisemitas. Otra cosa que la gente tiene que saber y aceptar es que Israel está controlado por los Rothschild, ellos compraron Palestina después de apoyar a los nazis en Alemania y nunca han perdido el poder.

¿Hay alguna otra experiencia de la que quieras hablar?

Sí. Otra de las cosas que me abrieron los ojos fueron las amenazas de muerte. En el momento en que empecé a hablar abiertamente de la ocupación, el robo de tierras, la limpieza étnica y todas estas cosas, automáticamente empecé a recibir amenazas de muerte y demás mensajes horribles de la gente que hasta ese momento eran mis vecinos, mis conciudadanos. Eso me dejó en shock, porque si me hacían eso a mí, que soy judía e israelí como ellos, qué no harían a los palestinos a los que tanto odian y a los que no protege la ley.

Fuente: Correo del Orinoco y http://boltxe.info/?p=69605